Secciones
Síguenos en:
EL TIEMPO PASÓ RODANDO

EL TIEMPO PASÓ RODANDO

Fue mejor que el año pasado El Día sin Carro para las estaciones de gasolina fue un desastre . Para el comercio el golpe no fue como en el año pasado. Los autopartistas casi quedan en los rines y los limpiadores de panorámicos en los semáforos ni siquiera salieron a la calle.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
02 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

Fue mejor que el año pasado.

El Día sin Carro para las estaciones de gasolina fue un desastre . Para el comercio el golpe no fue como en el año pasado. Los autopartistas casi quedan en los rines y los limpiadores de panorámicos en los semáforos ni siquiera salieron a la calle.

Antonio Espejo, de la estación de gasolina de la calle 26 con 34, al mediodía de ayer solo había vendido 300.000 pesos, cuando en un día normal a esa hora ya tenía en el bolsillo más de 2 millones de pesos. El montallantas Carlos González, que debe hacer 90.000 pesos diarios, no había tenido el primer cliente. Aburridos, ellos y sus compañeros, decidieron armarse de escobas y palas para barrer la plataforma de la estación y limpiar las canales atascadas de las aguas negras.

En la Séptima con 43, Alirio Castillo vivía algo semejante. De 4 millones de pesos que usualmente vendía, ayer en el Día sin Carro solo llegó a 1,2 millones. Unas cuadras más al norte, en la calle 51, Rafael Jiménez compartía el drama: había vendido 400.000 de los 3 millones de pesos diarios.

A las gasolineras, que tienen como clientela natural a los automóviles particulares, se les sumó el hecho de que la gasolina aumentó 2 por ciento, unos 60 pesos el galón.

Almacenes.

Mónica Largacha, gerente de uno de los almacenes Armi en el norte de la ciudad, admitió que el Día sin Carro resultó mejor de lo esperado. El flujo de posibles clientes aumentó 10 por ciento, quizás por tres razones: el transporte fue más fluido, casi todo el comercio está en temporada de rebajas y ayer la gente tenía completala quincenai .

Una clienta del centro comercial Avenida Chile, María del Rosario Guzmán, quien tuvo que dejar su carro por mandato popular, dijo que la pedagogía le enseñaba que uno puede vivir sin carro . Lo harto, ahora, era cargar con los paquetes de las compras. Sin embargo, frente al edificio pudo tomar un taxi para regresar a la casa.

En el centro de la ciudad, a su turno, Luis Viana y Jaime Gómez, quienes venden ropa en Ummaguma y zapatos en Sideral, coincidieron en que el Día sin Carro no les había cambiado el ritmo de los negocios. El volumen de las ventas es el mismo al del miércoles , dijeron. El verdadero problema para ellos es que se demoran en terminar las obras de la carrera Décima. Esto nos redujo un 60 por ciento las ventas , dijeron. Ambos, sin embargo, se mostraron partidarios del Día sin Carro.

Semáforos.

Los tres jóvenes que limpian los vidrios de los automóviles en el semáforo de la calle 22F con carrera 42B, frente a Corferias, ayer no salieron a trabajar. Para qué? Pero a una cuadra de distancia, en la Avenida El Dorado, Blanca Lilia González, decidió probar suerte. Hace 25 años se para ahí a vender chicles, dulces, toallas de manos y cigarrillos.

Ayer, a las 12:10, se persignó, corrió a venderle un cigarrillo a un taxista y completó 4.000 pesos. Normalmente vendo 30.000 pesos, pero hoy ni siquiera completé lo del almuerzo. Tengo que pagar 5.000 pesos por la pieza donde duermo en El Cartucho y guardar para comprar más mercancía , dijo. Miró a uno y otro lado la avenida sin clientela, y se sentó en la acera, como esperando un milagro.

Autopartistas.

La zona de autopartistas del 7 de Agosto, que regularmente está llena de gritos de voceadores y atestada de automóviles que buscan repuestos y bocelería, ayer estuvo silenciosa y en calma. Por lo menos han caído un 80 por ciento , dijo Yolanda Ocampo, administradora de Nissan-Renault, mientras verificaba el monto de sus ventas.

Los demás locales estaban igualmente vacíos. Unos y otros, vendedores y propietarios, armaron pequeñas tertulias para sobrellevar el aburrimiento. Al referirse a este lamentable cuadro, Ocampo puntualizó: El Día sin Carro es bueno para las personas, pero no para los negocios .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.