GRAN CACEROLAZO EN VENEZUELA

GRAN CACEROLAZO EN VENEZUELA

Violentas manifestaciones estallaron ayer en esta capital y por lo menos 25 personas fueron heridas al cabo de tres horas de choques entre la Policía y civiles que protestaban contra el Gobierno, en momentos en que tomaba posesión un gabinete ministerial --que por primera vez en treinta años, incluía ministros tanto del partido gobernante AD como del democristiano COPEI-- que debía restituir la calma en este país. Por la noche, el pueblo venezolano efectuó una masiva y ruidosa protesta popular con entrechocar de cacerolas, apagones, intermitentes sonar de cornetas y fuegos artificiales como rechazo a la política económica del Gobierno. En la capital venezolana, el cacerolazo fue masivo, con miles de personas asomadas a las ventanas de sus casas y algunas manifestaciones callejeras de ciudadanos que lanzaron gritos de protesta contra la subida de los precios de los productos de primera necesidad.

11 de marzo 1992 , 12:00 a.m.

Las emisoras de radio locales informaron que la ruidosa protesta se ha extendido por todo el país y destacaron el registrado en la ciudad de Maracay, a 110 kilómetros de Caracas y en Valencia a 200 kilómetros.

No se registraron hechos de violencia en el cacerolazo , pero la policía, respaldada por la guardia nacional, patrulló la capital por temor a manifestaciones como la que se llevó a cabo más temprano. Viva Chávez! , gritó una persona refiriéndose al cabecilla del frustrado golpe del 4 de febrero, teniente coronel Hugo Chavez Frias. Hubo varios gritos en este sentido.

La manifestación fue calificada por un ex oficial como un plebiscito contra las medidas anunciadas la semana pasada por el presidente venezolano, Carlos Andrés Pérez, para tratar de superar la crisis política.

El presidente venezolano Carlos Andrés Pérez, en busca de superar la crisis de su gobierno, realizó ayer una profunda reestructuración del gabinete en el que incluyó a dos opositores, mientras cientos de manifestantes exigían su renuncia en una protesta ilegal en Caracas.

Sin embargo, a pesar de los cambios, los dos cargos claves del ámbito económico --la presidencia del Banco Central y el ministro de Planeamiento-- no fueron alterados.

No obstante, las protestas durante el día fueron diferentes por su violencia. Un comité de derechos humanos dijo que había por lo menos una docena de personas heridas, entre ellas algunos miembros del Concejo de Caracas, que participaron en la manifestación.

Gastón Guisandes, diputado de OPINA, un pequeño partido centrista, dijo que bandas armadas del partido de Gobierno habían atacado a los manifestantes.

Esto es una reacción popular espontánea que reclama que el presidente Pérez renuncie al cargo , dijo el diputado a las puertas del Congreso, que estaba rodeado de unidades policiales.

Fue la primera vez que se habló de la aparición de tales bandas armadas que provocarían un enfrentamiento entre los manifestantes.

La situación venezolana tiene fuertes repercusiones en Cúcuta, ciudad que estuvo paralizada ayer. El bolívar ha bajado 70 puntos en cinco días, los hoteles están vacíos y las ventas del comercio se han reducido 78 por ciento en el último mes.

Las fuerzas del orden disparaban profusamente gases lacrimógenos y vehículos lanza-agua operaban para dispersar a los manifestantes.

Casi todo el comercio quedó paralizado y los vendedores cerraron sus negocios, lo mismo que bancos y oficinas públicas. Por lo menos dos accesos del tren subterráneo en la zona central fueron cerradas.

La gente estaba desbordada , dijo a un reportero el cabo segundo de la Policía, Eney Fernández, mientras ordenaba a gritos a la gente que despejara una zona céntrica. La peor en años Los disturbios comenzaron cerca del mediodía, cuando centenares de personas se congregaron en la Plaza Bolívar, a sólo 600 metros del Palacio de Gobierno, para protestar contra el Gobierno y exigirle una rectificación total de su política económica, parcialmente modificada la semana pasada.

La asamblea había sido convocada por el Concejo de Caracas, pero el gobernador Antonio Ledezma, del partido de Gobierno socialdemócrata, Acción Democrática (AD), la prohibió pues aún están suspendidas algunas garantías constitucionales.

La suspensión de garantías fue una de las primeras medidas que dictó el Gobierno del presidente Carlos Andrés Pérez tras el fallido golpe militar.

Es la peor manifestación que he visto en años. La Policía disparó perdigones y gas a todos lados , dijo el vicepresidente del Concejo, Darío Vivas, quien había decidido llevar adelante la asamblea pese a la prohibición del gobernador.

El Gobierno debe oír lo que el pueblo reclama y tiene que decir a sus gobernantes , dijo.

La asamblea degeneró en una protesta generalizada contra el Gobierno, unida a reclamos por la libertad inmediata de los militares que se rebelaron entre el 3 y 4 de febrero.

La protesta parecía efectuarse sólo en el centro de la capital, pero la Universidad Central de Venezuela, a unos dos kilómetros al este de la ciudad, fue rodeada por la Policía para impedir nuevos desórdenes y fueron suspendidas las actividades en institutos estudiantiles de la zona cercana a la Universidad.

Un corresponsal de la AP escuchó gritos de manifestantes demandando la renuncia del Presidente. Grupo de duros Sólo dos horas antes Pérez había tomado juramento a un gabinete de coalición, el primero en 30 años de vida democrática en este país, con la incorporación del Partido Social Cristiano (Copei) en dos ministerios.

Los socialcristianos aceptaron asumir responsabilidades en el Gobierno de Pérez en actitud solidaria con el sistema democrático, gravemente debilitado tras el fallido alzamiento que pareció encontrar un amplio respaldo popular.

Copei asumió la Cancillería, a través de Humberto Calderón Berti, experto en petróleo. Calderón anticipó que Venezuela utilizará el petróleo como elemento de negociación en las relaciones comerciales de este país con el resto del mundo.

Otro experto petrolero, José Ignacio Moreno León, asumió la presidencia del Fondo de Inversiones de Venezuela, que tiene rango ministerial.

Pérez también incorporó a su Gobierno a Luis Piñerúa Ordaz, uno de los hombres más prominentes del partido gobernante y considerado un adalid de la lucha contra la corrupción. Piñerúa fue designado Ministro del Interior.

El magistrado José Mendoza Angulo juró al cargo de Ministro de Justicia. Su designación parecía indicar el interés de Pérez por renovar la imagen de imparcialidad y honestidad de la justicia, constantemente acusada de servir a intereses políticos y de dejarse presionar por factores de poder en Venezuela.

José Octavio Andrés fue nombrado Ministro Presidente de la Comisión para la Reforma del Estado (Copre). Es también un independiente.

Nelson José Socorro Calderas fue designado Procurador General de la República. No abrazo cadáveres Pérez afirmó ayer que el país necesitaba la actual crisis para que todos los venezolanos reflexionáramos y para comprender que el único camino es el de preservar el sistema democrático .

Ya basta de oportunismos. Ya basta que los dirigentes no piensen en otra cosa que en sus intereses electorales , dijo a la prensa el secretario general de Copei, Eduardo Fernández.

Nos equivocaríamos terriblemente si nos ponemos a hacer cálculos electorales en función de las eleciones de 1992 o 1993 , dijo Fernández, virtual candidato presidencial de Copei.

Incorporar miembros socialcristianos al gabinete es abrazarse al cadáver de Carlos Andrés Pérez y yo no abrazo cadáveres , dijo el diputado Douglas Dáger.

El precedente más inmediato de un gobierno coaligado en los 34 años de vida democrática venezolana ocurrió a principios de la década de 1960, con el gobierno de Rómulo Betancourt, cuando elementos independientes y de oposición fueron parte del Gobierno. El ingreso de socialcristianos al Gobierno es percibido por algunos observadores como una suerte de retorno al denominado Pacto de Punto Fijo, que en 1958 ofreció un sólido respaldo al naciente sistema democrático a través del reparto del poder entre las tres grandes fuerzas políticas de ese entonces: Acción Democrática, Copei y Unión Republicana Democrática. Militares (r) exigen cambios Caracas (AFP) Un cambio profundo que devuelva a Venezuela la credibilidad, confianza y moral perdidas como consecuencia de la errónea interpretación que los últimos gobiernos han hecho de la democracia , pidieron militares retirados en un documento publicado ayer en la prensa nacional.

Ante la violación sistemática y permanente de la Constitución y la inconsistencia de las reacciones de diversas ramas del poder público , los oficiales en retiro se pronunciaron en torno a la crisis que vive el país desde el intento de golpe de estado del 4 de febrero.

A los tres días de la asonada, los militares en retiro analizaron públicamente sus causas en un documento que causó revuelo entre militares y políticos.

En el nuevo documento, los militares critican al presidente Carlos Andrés Pérez de desconocer que la crisis venezolana tiene antecedentes y causas más profundas que los sucesos del 4 de febrero.

Se expresaron solidarios con las manifestaciones de inconformidad que se han presentado últimamente y apoyaron la convocataria de un referéndum y una constituyente siempre y cuando sus miembros no sean los mismos del actual Congreso .

En otros puntos, los oficiales rechazan las decisiones incoherentes en materia de política exterior del gobierno y la injerencia de organismos políticos internacionales en aspectos fundamentales de la soberanía venezolana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.