Secciones
Síguenos en:
EL NACIMIENTO DE UN SUEÑO

EL NACIMIENTO DE UN SUEÑO

La necesidad de integrar el Tolima con Bogotá fue la principal razón que impulsó a varios industriales y comerciantes de este departamento a crear una línea aérea que los conectara también con el resto del país. El plan en esa época fue considerado por muchos como una aventura quijotesca. (VER MAPA: LAS RUTAS DE AIRES).

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

La necesidad de integrar el Tolima con Bogotá fue la principal razón que impulsó a varios industriales y comerciantes de este departamento a crear una línea aérea que los conectara también con el resto del país. El plan en esa época fue considerado por muchos como una aventura quijotesca.

(VER MAPA: LAS RUTAS DE AIRES).

Era el año 1976, cuando Yesid Castaño y Pedro Niño eran el gobernador del Tolima y el alcalde de Ibagué, respectivamente.

Eran días en los que se requerían de 5 horas para ir de Bogotá a Ibagué. Niño resume esta necesidad cuando dice que "Ibagué era como una isla en la mitad del país, mientras que Puerto Inírida (Guainía) terminaba estando más cerca de Bogotá porque contaba con el servicio de Satena".

Eran días en los que la corta pista del aeropuerto de la capital del Tolima estaba abandonada desde hacía más de 10 años y sus instalaciones eran ocupadas únicamente por un celador. Durante la administración de Castaño y Niño, el aeropuerto se reinauguró para recibir tres vuelos semanales del Servicio Aéreo a Territorios Nacionales (Satena) y que cubrían la ruta Bogotá-Ibagué-Medellín, pero que no duró mucho.

Incluso, recuerdan Niño y Leonidas López, otro de los fundadores, que se bromeaba diciendo que el Tolima había empezado a formar parte del territorio nacional porque había llegado Satena, la aerolínea oficial que atendía a los llamados territorios nacionales y que a partir de la Constitución de 1991 empezaron a ser reconocidos como departamentos.

Manos a la obra.

Entusiasmados con la idea aeronáutica para su tierra, los tolimenses contrataron con el ibaguereño Jaime Enrique Varela un estudio de factibilidad para una empresa de transporte aéreo comercial secundaria y que fue patrocinado por la Corporación Financiera del Tolima que aportó cien mil pesos para su elaboración.

En octubre de 1979 el grupo conformado entre otros por Pedro Niño, Yesid Castaño, Alberto Lozano Simonelli, Santiago Meñaca, Roberto Mejía, Carlos Alberto Restrepo y Leonidas López, entonces director de la Asociación para del Desarrollo del Tolima, conocieron los resultados del análisis. Satena movía aproximadamente 5.000 pasajeros al año y cada avión costaba un millón 200.000 dólares, cada dólar a 47 pesos. Después de la presentación del estudio, Roberto Mejía aportó 200.000 pesos.

La idea siguió tomando fuerza y decidieron llamar a varios industriales y gente de negocios del departamento del Huila. En marzo de 1980, tras un incidente aéreo que por poco les impide hacer realidad el sueño (ver nota anexa), representantes del Tolima visitaron a sus potenciales socios en Neiva.

Algunos escépticos pero de pujanza, otros entusiastas y arriesgados decidieron emprender el camino. Entre ellos Rodrigo Ocampo y Floresmiro Azuero, todos liderados por el ex presidente Rafael Azuero que sabía de la necesidad y la importancia de que dos regiones hermanas se unieran.

Desde ese momento y hasta octubre de 1980 se ocuparon de los trámites para obtener la licencia de funcionamiento y el 2 de octubre se firmó la escritura de constitución con un capital de 70 millones de pesos que la Corporación Financiera del Tolima prestó a un numeroso grupo de accionistas que fundaron la empresa.

Hoy, después de 20 años del inicio de ese sueño convertido en realidad, Aires continúa volando para crecer cada día más y seguir integrando las regiones del país.

20 años uniendo a Colombia.

El 23 de febrero de 1981, Aerovías de Integración Regional (Aires S.A.) alzó su vuelo inaugural desde Bogotá hacia Ibagué.

Al día siguiente continuaron las jornadas de inauguración con la ruta Ibagué-Neiva en la que uno de sus pasajeros fue el presidente de la República, Julio César Turbay Ayala. Luego, 24 horas después, el destino fue Neiva-Florencia.

Así Aires empezó a volar por Colombia con una nómina de 85 empleados y dos aviones Bandeirantes de la fábrica brasilera Embraer que hacían 22 vuelos al día.

Con estas dos primeras adquisiciones, Aires inició sus servicios cubriendo las necesidades de traslado aéreo entre Ibagué, Neiva y Florencia con Bogotá, Medellín y Cali.

En su primer año, la nueva aerolínea transportó a más de 77.000 pasajeros, cifra que superó ampliamente las expectativas de sus fundadores.

En 1982 amplió sus rutas a las ciudades de Puerto Asís (Putumayo) y San Vicente del Caguán (Caquetá) y la cifra de personas transportadas fue superado ampliamente con 130.000.

Para 1987 sus usuarios llegaban a ser 200.000 y Aires adquirió su primer Fairchild F-27 para 43 pasajeros, de origen estadounidense. Luego compró tres más de estos aviones.

Antes de cumplir 10 años de operaciones, Aires ya había abierto nuevos destinos, entre ellos Villavicencio y Puerto Leguízamo (Putumayo).

En agosto de 1994, seis aviones Dash 8, series 100 y 300, para 37 y 50 pasajeros, respectivamente, fabricados en Canadá por De Haviland, remplazaron a los F-27.

Nuevos destinos.

El 23 de noviembre de 1998 Aires alzó su vuelo para cubrir rutas hacia la Costa Caribe colombiana y permitirle a esta zona del país su integración interna y con el resto del país.

Con su centro de operaciones en Barranquilla, la compañía empezó a ofrecer el servicio de transporte aéreo de pasajeros y carga, conectando a Cartagena, Santa Marta, Barranquilla, Montería, Apartadó, Corozal, Valledupar, Riohacha, Maicao y Magangué. Además, inició su servicio entre Ibagué y Bucaramanga con Cartagena y Santa Marta.

El 23 de noviembre del año pasado Aires amplió su horizonte cuando cruzó las fronteras nacionales para llegar a Aruba desde Barranquilla en dos vuelos semanales.

La aerolínea trabaja constantemente para ofrecer nuevos destinos y seguir contribuyendo al desarrollo de las regiones, como lo ha hecho a través de sus 20 años de existencia en los que ha promovido la salud, la cultura y la recreación, además de patrocinar actividades regionales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.