Secciones
Síguenos en:
DOS AÑOS DE REVOLUCIÓN CHAVISTA EN VENEZUELA

DOS AÑOS DE REVOLUCIÓN CHAVISTA EN VENEZUELA

Hoy se cumplen dos años de la llegada de Hugo Chávez al poder y el consenso entre los analistas es que al mandatario venezolano le ha llegado la hora de empezar a demostrar que no encabeza una revolución de papel , teórica, sino una que es capaz de producir resultados concretos en beneficio de la mayoría de la población. (VER INFOGRAFIA: PERCEPCION Y CIFRAS DE LA ERA CHAVEZ)

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
02 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

Hoy se cumplen dos años de la llegada de Hugo Chávez al poder y el consenso entre los analistas es que al mandatario venezolano le ha llegado la hora de empezar a demostrar que no encabeza una revolución de papel , teórica, sino una que es capaz de producir resultados concretos en beneficio de la mayoría de la población.

(VER INFOGRAFIA: PERCEPCION Y CIFRAS DE LA ERA CHAVEZ).

Desde que asumió la presidencia (el 2 de febrero de 1999), Chávez se dedicó por completo al objetivo de transformar las estructuras políticas fundamentales de su país, y tiene el mérito de haberlo conseguido por vías pacíficas y democráticas. Adicionalmente, el espectacular repunte de los precios del petróleo- hecho en el que influyó el liderazgo que asumió ante los demás países de la OPEP- , permitieron una tímida recuperación en materia macroeconómica.

Pero lo cierto es que Chávez aún no ha logrado trasladar esos triunfos a la vida cotidiana de los venezolanos y esto aparece hoy como su principal desafío.

Lo cotidiano primero.

No creo en revoluciones, sólo quiero tener trabajo y que no me roben o me maten en una esquina para quitarme lo poco que tengo , dice Rafael Villaroel, un ingeniero químico de 45 años, que desde hace una semana maneja un taxi en Caracas, cansado de pasar hojas de vida en un centenar de empresas.

Las palabras de Villarroel reflejan las tres preocupaciones que más agobian a los venezolanos en este momento: la desborda delincuencia, que produce un promedio de 100 asesinatos cada fin de semana; el desempleo, que no logra bajar del 14 por ciento y una pobreza que se mantiene por encima del 80 por ciento.

Y estas angustias han comenzado a reflejarse en las encuestas de opinión, donde la popularidad de Chávez ha pasado 70 por ciento en febrero de 1999, a un 55 por ciento, a la fecha.

El analista político, director de la empresa Datanalisis, Luis Vicente León, explica que si bien el grueso de la población sigue siendo muy afín al mandatario, detrás de ese bajón hay una evaluación negativa de su gestión y un campanazo que tiene que escuchar .

Dos visiones del problema.

Para algunos, a Chávez le ha costado arrancar a gobernar por el peso de una enquistada burocracia estatal que, por ejemplo, bloqueó su intento de reactivar el aparato productivo a través de lo que en agosto del año pasado bautizó como Plan de sobremarcha , y que no era otra cosa que inversiones en infraestructura y prestamos de impulso a la pequeña y mediana industria a partir de los recursos generados por el alza del petróleo.

En cambio, durante ese tiempo, una de cada cuatro empresas cerraron y otras apenas operan a media máquina.

Pero hay otras visiones. .Su soliloquio está agotado. No da soluciones a los problemas. El setenta por ciento del presupuesto no pudo ser ejecutado , asegura el diputado de oposición, Pastor Heydra.

Chávez luce solitario, rodeado de incoherencias y sus colaboradores que se distinguen por ignorar la dimensión de las funciones de Estado , opina por su parte el analista político Manuel Isidro Molina.

En voz baja, algunos de sus allegados reconocen que los dos primeros años de gobierno se le fueron a Chávez en una confrontación política necesaria, pero con altos costos económicos y sociales que quizás no se valoraron en su momento .

Hacer que el pueblo también sienta los éxitos macroeconómicos con la solución de sus pequeños y cotidianos problemas, debería ser el primer punto de la agenda de la Administración Chávez, coinciden fuentes del gobierno y la oposición. Sin embargo, los observadores advierten que eso solo se logrará si el presidente venezolano deja los sectarismos, su estilo pugnaz y se consolida como un hombre que gobierna para todos los venezolanos.

Chávez es un hombre astuto, aunque impredecible, que olfatea hacia donde va la corriente y lo demostró cuando conquistó el poder hace dos años. Ese olfato tiene que funcionarle esta vez porque de lo contrario podría perder a su más importante aliado: el pueblo.

VISION COLOMBIANA.

Socorro Ramírez, experta en relaciones colombo-venezolanas IEPRI.

Hay declaraciones renovadas de los dos gobiernos en el sentido de normalizar las relaciones. Se han convocado las comisiones binacionales y se han ampliado en composición y en los temas que van a tratar. Eso es un síntoma positivo. Sin embargo, es necesario que se profundicen esos acercamientos porque los dos países han vivido en los últimos dos años una de las coyunturas más críticas, derivada de tres factores: El primero, la situación interna de cada país que no es entendida por el otro. Esta situación ha cambiado en Venezuela el personal político, lo que ha hecho que no haya canales entre las elites estatales y políticas de los dos países.

El segundo, es que los gobiernos tienen proyectos políticos discrepantes y opuestos. Mientras Chávez quiere conformar un bloque que le haga contrapeso a la hegemonía de E.U., Pastrana, por la situación del país, busca su apoyo en el país del norte.

Y tercero, hay estilos personales y diplomáticos muy disímiles. Mientras Chávez es un llanero directo, Pastrana es un andino formal. Esto hace que la normalización de las relaciones deba ser acompañada de profundizaciones en otros ámbitos como el académico y el empresarial.

Rodrigo Pardo, ex canciller.

En Colombia no entendemos lo que significa Chávez en Venezuela. Chávez ha tenido éxito en hacer un cambio político que los venezolanos querían y para eso lo eligieron y por eso su gobierno es tan fuerte. Lo que tiene por hacer es mejorar la condición económica de las personas, que es muy mala. Pero en general la gente lo eligió para hacer un cambio político, algo que ya cumplió.

Los problemas para Colombia vienen de la diferencia muy grande en lo que él significa políticamente para los venezolanos y lo que significa el gobierno Pastrana para Colombia. Más popular el de allá y el de aquí más cercano y con más interlocutores en el viejo régimen venezolano. Eso se ha hecho más patente en el asunto guerrillero y en su carácter en Venezuela, por la inestabilidad fronteriza, los secuestros en los estados limítrofes, etc., sumado a un interés de Chávez de participar en el proceso de paz que sobrepasa los límites de lo que el presidente Pastrana quiere. Eso hace difícil la relación.

En el futuro habrá dificultades. El problema de la guerrilla y el papel de Venezuela siguen siendo inciertos y es claro que la definición de interlocutores de los dos países está aún por definir. Antes había muchos interlocutores y ahora ya no hay. Se nota muchísima desconfianza.

FOTO.

Acompañado de su esposa y vestido militar, Chávez inició ayer los festejos de su segundo aniversario. La base de nuestra revolución es la dupla pueblo-ejército , afirmó tras una andanada contra la oligarquía venezolana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.