NEUTRALES...

La pluralidad periodística que se ha impuesto en el mundo moderno de la información, es muy diferente de aquella que se practicaba hace algunos años. Los periódicos liberales acallaban las voces de los conservadores y viceversa. Se luchaba por el partido respectivo a todo vapor, sin contemplaciones, y tratando de sacar avante al candidato o los candidatos de la colectividad a la que estuviera afiliado el órgano informativo. Los liberales y los conservadores de cierta edad estábamos tan acostumbrados a esas maneras que algunos todavía se ponen bravos cuando los periódicos rompen la línea tradicional que dio fortaleza muy cierta a las parcialidades políticas. En EL TIEMPO se ha dado publicidad que a veces consideramos excesiva al candidato Pastrana. Y valga la verdad, los pastranistas saben aprovechar la situación copando con su equipo de asesores las informaciones políticas, concediendo entrevistas en las secciones económicas y aceptando con inusitada rapidez la invitación editorial

02 de marzo 1994 , 12:00 a. m.

EL TIEMPO cubre todas las informaciones con generosidad, con la mayor dosis de imparcialidad y con hondo sentido de que al lector hay que informarle en la mejor forma. No quiere decir esto que el periódico se muestre neutral en la contienda presidencial. Tiene su filosofía propia y sigue los lineamientos trazados por el partido liberal aunque muchas de las actuaciones de sus militantes no sean del todo satisfactorias. En esto de la publicidad política, pagada o no, se utilizan todos los trucos. Por ejemplo en una conocida revista, dos candidatos al Senado de la República expresaron sus opiniones al redactor político. Salieron publicadas y ellos hábilmente les colocan el logotipo de EL TIEMPO, agregándoles por quién se debe votar, para aparentar que son candidatos de este periódico.

...pero no indiferentes Todos estos planteamientos sirven de explicación para ciertos lectores desconcertados. La verdad es que no hemos sido ni somos indiferentes en la batalla por el predominio de las ideas liberales. Como bien dijo Eduardo Santos durante la lucha contra el nazismo, somos neutrales mas no indiferentes . Si en órganos conservadores se dedican a agraviar, injuriar y denostar a los liberales, en lugar de informar, en EL TIEMPO se informa, se critica, mas no se insulta. Así son ellos y así somos nosotros.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.