Archivo

ASÍ NACIERON LAS CONVIVIR

En septiembre de 1994 con base en el artículo 42 del Decreto ley 356 de 1994, el Gobierno autorizó la creación de las Asociaciones Comunitarias de Vigilancia Rural (Convivir), con la finalidad de crear un nuevo instrumento de participación comunitaria enfocado hacia el logro de la paz y la seguridad en el campo.

14 de julio 1997 , 12:00 a.m.

Las Convivir pasaron a ser las antiguas cooperativas de seguridad rural que operaban en el país. Estas asociaciones fueron diseñadas para cumplir una función defensiva y de apoyo a la Fuerza Pública en labores de inteligencia y de contacto con la gente a fin de vencer los problemas de la criminalidad rural.

La creación de las Convivir, impulsadas por el entonces ministro de Defensa, Fernando Botero Zea, recibió el respaldo de ocho principales gremios del país, que las vieron importantes para reducir los niveles de violencia y generar las bases de seguridad y paz que tanto requieren el campo colombiano .

El gobernador de Antioquia, Alvaro Uribe Vélez, ha sido uno de los principales defensores de las Convivir, toda vez que en su departamento está hoy amenazado por el avance del secuestro, de la extorsión y la violación general de los derechos humanos .

Monseñor Alberto Giraldo Jaramillo, presidente de la Conferencia Episcopal, sostiene que las Convivir son vividas por personas con pecado original. Uno se arma y desvirtúa la convivencia .

Las Convivir han prestado un invaluable servicio a las autoridades por la forma oportuna como informan sobre las situaciones de orden público , dijo en su momento el comandante de la XI Brigada del Ejército, coronel Francisco Ortiz.

Sin embargo, Amnistía Internacional y organizaciones de derechos humanos se muestran preocupadas porque mediante estas asociaciones se podrían legalizar las autodefensas.

Con todo, el Gobierno se comprometió a reglamentarlas y la senadora liberal Piedad Córdoba anunció que presentaría un proyecto de ley para suprimir las asociaciones si el presidente Samper no atendía su petición de acabarlas.

Córdoba considera que estas asociaciones violan el Protocolo II de Ginebra, suscrito por Colombia, y la Constitución. Además, argumenta que si es tanto el deseo de las Convivir de alcanzar la paz deberían de entregar a la Fuerza Pública todo el dinero que gastan en equipos y armas y exigir resultados puntuales en su lucha contra las distintas manifestaciones de violencia.