Secciones
Síguenos en:
LOS PARAMILITARES QUIEREN VOLVER

LOS PARAMILITARES QUIEREN VOLVER

Aunque muchos en San Rita la ven como ingenua, Miriam Duarte escondió en el baño de su casa la pipeta de gas que mantenía en la cocina.

Aunque muchos en San Rita la ven como ingenua, Miriam Duarte escondió en el baño de su casa la pipeta de gas que mantenía en la cocina.

Así cree conjurar el peligro de que un nuevo enfrentamiento entre guerrilleros de las Farc y las autodefensas de Carlos Castaño, como el ocurrido en el corregimiento el martes pasado, la sorprenda con el cilindro en la cocina, expuesta a los cerros que rodean a Santa Rita.

Es por allí por donde han entrado los guerrilleros, disparando en dos ocasiones, en menos de siete meses, para sacar en estampida a sus enemigos.

Una bala perdida de ese martes, se incrustó en la pipeta cuando aún la tenía en su cocina y prendió fuego a una parte de su casa de tapia y madera.

A su suegra, Mary Echavarría, la coordinadora de las madres comunitarias de Santa Rita, no le importó el abaleo y corrió a echar agua porque le tenía más miedo a morir quemada que fusilada.

Había alcanzado a sofocar parte del incendio cuando otra bala perdida la tumbó al piso, cerca de los dibujos llenos de color que ella misma había pintado para entretener a los 13 niños de su hogar comunitario.

A Miriam, la idea de cambiarle de puesto al cilindro, se le ocurrió después del sepelio de su suegra, en la tarde del miércoles. Echavarría y el campesino de la vereda La Cristalina, Fabián de Jesús Castrillón, fueron la cuota de civiles muertos por las balas de los insurgentes. La de losparasi fue de 30 hombres, sin contar con 18 cuerpos, que según dicen en el pueblo, siguen regados por los alrededores del corregimiento.

No la vuelvo a dejar afuera.

La pipeta se ve rara dentro del baño, pero no la vuelvo a dejar afuera , asegura la muchacha, convencida de que así no dará oportunidad a otro incendio.

Pero otros habitantes de Santa Rita de lo único que están convencidos de que ni con esas precauciones la casa de Miriam y las otras 200 del corregimiento quedarán en pie cuando los paramilitares regresen a vengarse del mal rato que les hicieron pasar unos 800 hombres del bloque José María Córdova de las Farc.

Si la guerrilla nos saca de aquí, volvemos pero a prender el pueblo. Ni para ellos, ni para nosotros, ni para nadie , sentenciaron pocos días antes del ataque.

La amenaza coincidió con los rumores de la cercanía de la gente de las Farc y con el atrevimiento de los insurgentes que incluso les mandaban a los paras boletas escondidas en las canastas de gaseosas, anunciándoles sus planes.

No queremos poder económico, ni político, pero Santa Rita ya es dominio de las Farc , dijeron los subversivos a los pobladores cuando tenían controlado el corregimiento y, tal vez, sin saber de los anuncios de venganza de los hombres de Castaño, que no renuncian al Nudo de Paramillo.

Ya les avisamos de la amenaza de quemar el pueblo al Ejército, a la Cruz Roja Internacional, a la Defensoría y a la Gobernación, pero si no hay Fuerza Pública es imposible garantizarle la seguridad a la gente de Santa Rita , dice muy preocupado Alvaro Londoño, personero de Ituango.

Por el fuego que devoró las casas del corregimiento de El Aro, en 1997, y por las que ardieron entre septiembre y noviembre del año pasado en San Pablo, Riosucio, El Cedral y Santa Lucía, los habitantes de Santa Rita están temerosos por la venganza paramilitar. Poco- como Miriam- creen que lo que viene no pasará de un abaleo, a lo que ella parece estar acostumbrándose por su vecindad con los cerros.

FOTO.

Los habitantes de Santa Rita enterraron el miércoles pasado al agricultor Fabián de Jesús Castillo, que murió durante el ataque de las Farc a un campamento de las autodefensas. En las paredes quedó el signo inequívoco de la presencia guerrillera.

Edgar Domínguez / Enviado especial de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.