Secciones
Síguenos en:
QUEREMOS ENTRARLE A LA PAZ

QUEREMOS ENTRARLE A LA PAZ

Tras años de silencio los zapatistas han vuelto a la escena. El gobierno del presidente Vicente Fox les tiende la mano para reanudar un diálogo que permita una salida política al conflicto del sureño y pobre estado de Chiapas. El mandatario ha aflojado el cerco militar a los rebeldes y dio su consentimiento para que los guerrilleros del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (Ezln) puedan- a partir de hoy- , realizar una marcha por el país que desembocará en la capital el próximo 11 de marzo.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
25 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

Tras años de silencio los zapatistas han vuelto a la escena. El gobierno del presidente Vicente Fox les tiende la mano para reanudar un diálogo que permita una salida política al conflicto del sureño y pobre estado de Chiapas. El mandatario ha aflojado el cerco militar a los rebeldes y dio su consentimiento para que los guerrilleros del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (Ezln) puedan- a partir de hoy- , realizar una marcha por el país que desembocará en la capital el próximo 11 de marzo.

Dos periodistas de El Universal, diario de Ciudad de México y socio de EL TIEMPO en el Grupo de Diarios América (GDA, ente que reúne a los diarios más prestigiosos e influyentes de la región), entrevistaron en las selvas de Chiapas al Subcomandante Marcos , máximo líder del Ezln.

Marcos afirma que los zapatistas quieren la paz cuanto antes , pero expresa sus dudas sobre las verdaderas intenciones de Fox.

Creen en la voluntad de diálogo del presidente Fox?.

Tenemos el temor de que la aparente disposición al diálogo de Vicente Fox no sea más que una estrategia mediática. Parece que Vicente Fox quiere usar a Chiapas, el diálogo y a los zapatistas como algo que le sirva para realzar su imagen, sobre todo en un periodo en el que la supuesta transición de terciopelo es muy rasposa. A partir de que el neoliberalismo se vuelve el modelo dominante en el mundo, la imagen internacional es la que más pesa en los gobiernos; y nuestro temor está en que el afán de diálogo de Fox no sea para resolver el conflicto, sino para proyectar una imagen favorecedora en los medios internacionales.

Y ustedes quieren la paz?.

Nosotros queremos entrarle al diálogo y llegar a la paz con acuerdos que se cumplan. Terminar la guerra y dedicarnos a otras cosas como personas comunes y corrientes. Frente a eso, la pregunta primordial es: Quiere Fox, realmente, dialogar con nosotros?.

Por qué este giro de la lucha armada a la negociación?.

Comenzamos levantándonos en armas, pero ahora articulamos todas las estrategias para conseguir nuestras demandas, que es el fin de todo esto. Y si podemos lograrlo sin que haya destrucción ymuerte, tenemos que hacerlo. Seríamos unos dirigentes irresponsables sino lo hacemos! Por eso es que ya no queremosmás guerra. Pero insistimos en las demandas, que es el fondo. Abrannos el camino paraconseguirlo pacíficamente! Y se lo pedimos no sólo algobierno, sino, sobre todo, a la sociedad.

Qué piden en concreto para reanudar el diálogo?.

No estamos pidiendo el retiro de todo el Ejército, sino sólo de siete posiciones. No estamos pidiendo que caiga el gobierno, sólo que reconozcan los derechos indígenas. Tampoco pedimos que nos entreguen ninguna cuota de poder, sino que salgan nuestros presos.Con eso nos sentamos otra vez.

Y cuáles serían sus prioridades en esa negociación?.

Primero, lo que ya se acordó: el asunto de los derechos y la cultura indígena, que queda saldado si se aprueba la ley respectiva en el Congreso. Siguen democracia y desarrollo; luego educación, mujeres y el proceso final denegociación. Qué tan rápido? Mucho, si Fox se decide.

Qué impide la reanudación de los diálogos de paz?.

Vemos el mayor obstáculo en las disputas de la clase política. Está en juego quién va a capitalizar el eventual éxito de la negociación con el Ezln, quién va a salir en la foto.

A quién se refiere exactamente?.

Me refiero no sólo a diputados, senadores y miembros del gabinete, sino al alto clero, que hace política. Pero hay un caso sintomático: oficialmente, el comisionado para la paz es Luis H. Alvarez. Sin embargo, miembros del gabinete están tratando de hacer contacto con nosotros para dialogar.

Cómo quiénes?.

Cómo Jorge Castañeda (canciller) y Adolfo Aguilar Zinser (consejero de seguridad nacional), por ejemplo.

su cuenta o como emisarios alternos del gobierno?.

Por su cuenta, digo yo, porque si fueran enviados, para qué está entonces Alvarez?.

Por qué creen ustedes que ocurre esto?.

Porque están peleando por la silla de Alvarez. Saben que nuestra voluntad es sincera y saben que si hay paz estarían resolviendo un problema de gran impacto nacional e internacional. Además, es claro que quién esté del otro lado de la mesa en el momento de firmar la paz tendrá un capital político importante para el 2006 (próximas elecciones).

Cuál es el objetivo de esta marcha que los llevará a Ciudad de México?.

Lo que proponemos con la salida al Distrito Federal (ciudad de México) es una interlocución primordial con la sociedad civil, para decirle que lo que queremos es que la guerra se acabe y necesitamos que nos ayuden, porque el Gobierno no nos va a dar lo que queremos sin que la sociedad no haga un esfuerzo para que, al mismo tiempo que salda su deuda con las comunidades indígenas, permita que un grupo armado, clandestino, transite a la vida civil.

Qué opina de las críticas y reservas de algunos sectores a la marcha zapatista?.

Unas son honrosas. Por ejemplo, cuando el sector empresarial va a Los Pinos a pedirle a Fox: No dejes salir de Chiapas a los zapatistas , es un gran halago. Significa que uno no es el Ricky Martin de los pobres y del cual no debes preocuparte, porque a uno no le preocupa un personaje mediático. Lo que inquieta, más bien, es que haya revuelo social y eso confirma que los zapatistas son un actor social. En cuanto a los empresarios, ellos solo piensan en un Estado que vele por su seguridad e intereses, por la estabilidad de su bonanza económica, aunque esto implique el empobrecimiento de los demás.

No teme que los arresten durante la marcha?.

Los 24 delegados estamos dispuestos a que nos detengan, a que nos manden un regalo-bomba o nos agarreun francotirador con tal de que el proceso de paz avance. Pero a lo que no estamos dispuestos es a seguir fingiendo el diálogo.

Irán armados?.

No. Iremos desarmados, en señal de que vamos a dialogar. Cuando vamos armados significa que vamos a pelear.

Sienten que la sociedad mexicana está madura para el diálogo?.

Vemos una sociedad muy politizada y sobreinformada. Los medios están muy abiertos, te enteras de muchas cosas. Hoy la gente ya no puede decir: No sé de qué me hablan . No hay ya esa actitud de irresponsabilidad. Y de ahí a la movilización hay un paso. Los zapatistas queremos que esa información sirva para concretar la paz en Chiapas.

Y qué pasaría si la sociedad no les presta mayor atención?.

La ola que hizo posible el 2 de julio (elecciones que marcaron el fin de siete décadas de hegemonía del PRI) está todavía lejos deapagarse. Además, si eso no fuera así, por qué les preocupaque vayamos?.

Si el diálogo no se da, están listos para una guerra?.

Estamos preparados para una guerra de resistencia. Si nos atacan estamos en capacidad de resistir, de no desaparecer, porque no somos aniquilables en términos militares. Pero esto tiene que resolverse en términos políticos.

El movimiento zapatista se convertiría en un partido político si hay paz?.

No. Ni vamos a aspirar a cargos de elección popular.

Cuáles son entonces los caminos?.

Pensamos que es posible construir otra forma de hacer política, y, por lo tanto, otra forma de organización. Podríamos construir una organización política que se decida a organizar a los ciudadanos sin plantearse la toma del poder.

Eso es algo difícil de entender...

Se trata es de subvertir las actuales relaciones de poder, la relación entre gobernante y gobernado. Si se consigue que la sociedad se organice y logre que el gobernante mande obedeciendo, así se subvierte la relación de poder. Es algo que va más allá de la democracia electoral.

Y cuál será el futuro del Subcomandante Marcos si hay paz?.

Primero tenemos que terminar lo que empezamos. Y vamos a lograrlo. Después tendremos que redefinir cada uno nuestro lugar. El símbolo de una lucha termina con ella. Además lo que le da sustento al personaje desaparecería. Honestamente Marcosi no sería Marcos sin las comunidades y sin el Ezln. Nadie me leería si no fuera por eso. Pero ahí donde se pueda y dispongan los compañeros, ahí estaremos, organizando gente, hablando.

FOTO.

Marcos afirma que el mito que encarna morirá cuando desaparezca el Ezln, pero promete seguir organizando gente .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.