Secciones
Síguenos en:
DÓNDE ESTÁ EL PILOTO

DÓNDE ESTÁ EL PILOTO

El hecho de que al Presidente lo reciban bien en otros países, no quiere decir que a los demás colombianos también. Falacia de composición es creer que lo que es bueno para uno es bueno para todos. A la mayoría de los colombianos ni les dan visa ni los reciben en ninguna parte. Hasta nuestros vecinos nos quieren cercar militarmente para que evitar que nos salgamos.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
25 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

El hecho de que al Presidente lo reciban bien en otros países, no quiere decir que a los demás colombianos también. Falacia de composición es creer que lo que es bueno para uno es bueno para todos.

A la mayoría de los colombianos ni les dan visa ni los reciben en ninguna parte. Hasta nuestros vecinos nos quieren cercar militarmente para que evitar que nos salgamos.

La imagen de Colombia en el exterior es pésima y en nada han contribuido los viajes del Presidente. Y menos si se va a la India a vender panela. Una cosa es lo que dicen aquí y otra afuera.

Por ejemplo, esta semana la prestigiosa firma de medición de riesgo Standard & Poor s calificó a Colombia con grado de especulación (BB y B en su sistema de códigos) y, lo peor, con pronóstico (Outlook) negativo.

Grado de especulación es más o menos que Colombia es una ruleta. Que no tiene reglas claras, ni certidumbre sobre cifras, ni sobre la supervivencia de sus instituciones políticas o económicas. Quien traiga su plata viene a jugar.

Según el manual de la firma, una calificación BB quiere decir que la deuda de largo plazo enfrenta continuas incertidumbres mayores o que está expuesta a condiciones adversas comerciales, financieras o económicas, que pueden llevar a que el país pierda la capacidad adecuada para cubrir sus obligaciones financieras .

El concepto de Pronóstico (Outlook) se refiere al posible rumbo de esta calificación de largo plazo. Cuando es negativo, como el asignado a Colombia, quiere decir que la calificación puede empeorar .

Pero lo más preocupante es la deuda de corto plazo. La calificación asignada, B, significa una mayor probabilidad de que las adversidades deterioren, no sólo la capacidad, sino también la voluntad del país, para cubrir sus obligaciones financieras.

Y esta firma no es la única. No olvidemos que la revista The Economist, otro punto de referencia internacional, también nos ha dado palo. Por ejemplo, cuando hace poco presentó su famoso índice de creatividad por países, en el cual nos clasificaron de últimos en materia de innovación tecnológica y empresarial; o cuando, en una edición posterior, nos pusieron entre los peores países en un índice de riesgo político y financiero.

Así nos moleste, es mejor aceptar que hay algo de razón en estas malas calificaciones. Tenemos un desempleo que dobla el promedio mundial y un PIB que crece la mitad de lo que dice el gobierno, una banca pegada con chicle, violencia por doquier, y corrupción y confusión en el gobierno. Tenemos que recuperar el rumbo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.