Secciones
Síguenos en:
NAVEGANTE SUIZO, SIN RENCORES

NAVEGANTE SUIZO, SIN RENCORES

A pesar de que estuvo a punto de morir cuando una horda de nativos del corregimiento de Arroyo de Piedra abordó, saqueó y desmanteló su velero, Philippe Sthioul tiene ganas de quedarse un año en Colombia.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
26 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

A pesar de que estuvo a punto de morir cuando una horda de nativos del corregimiento de Arroyo de Piedra abordó, saqueó y desmanteló su velero, Philippe Sthioul tiene ganas de quedarse un año en Colombia.

Recuperado de las heridas que le causaron la noche del 30 de enero con palos y machetes, aseguró que lo poco que ha visto de Cartagena le ha gustado.

Los verdaderos colombianos son gente extraordinaria admitió, al referirse a las personas que lo socorrieron y que le han brindado todo su cariño en estas tres semanas que lleva en La Heroica .

Con un vaso de jugo en la mano comentó que en Europa nunca hubiera encontrado una ayuda como la que me han dado aquí .

Pero no se refería a alguna clase de autoridad civil o militar, que no se han manifestado, sino a esas personas comunes y corrientes que se apiadaron de su situación.

Gracias a esa familia, que prefiere permanecer en el anonimato, Sthioul descubrió los poderes curativos del matarratón, la frescura del jugo de tamarindo y la dulzura del mamey, el níspero y el caimito, todas frutas nativas de la Costa Caribe.

También probó por primera vez costillas en leche de coco, arroz con fideos y tajadas de plátano maduro.

Esa familia lo atendió esa mañana del 31 de enero cuando logró escapar de su velero en calzoncillos y llegar nadando hasta la playa.

El 30 de enero pasado, después de navegar en solitario desde Curazao, Sthioul se encontraba a 10 millas de Cartagena, pero un cabo que cayó al mar enredó la propela y el timón, y lo hizo encallar en la ensenada de El Gato, al frente de Arroyo de Piedra, un corregimiento a media hora de Cartagena.

Según testigos, varios nativos de este corregimiento, bajo la mirada complaciente de dos policías, desvalijaron el velero, no solo durante la noche del 30 sino durante todo el día siguiente.

Es difícil sentir algo contra ellos, hay sentimientos encontrados, quisiera reaccionar igual pero sus hijos y esposas no son responsables , dijo Sthioul.

Ahora el Misti II , su embarcación de 14 metros, se encuentra enterrada en la ensenada de El Gato. Aunque tenía un valor comercial de 200.000 dólares, en el estado en que se encuentra actualmente, y si lo logran sacar, el velero no valdría más de 40.000 dólares. Lo único que tiene de valor, aparte del casco, es un motor Perkins.

Esto es loco , opina Sthioul cuando habla de su situación. Aunque admite que como navegante siempre estuvo listo para cualquier emergencia, nunca pensó que le pudiera ocurrir algo así.

De contextura delgada, con 65 años a cuestas y un cabello canoso y amarillento por estar expuesto al sol, observa con tristeza su velero lleno de agua y encallado en la ensenada.

En silencio Sthioul ha llorado largamente, pero como buen suizo, orgulloso y práctico, sabe que la vida sigue y por eso no le ha contado nada a su única hija. Quiere esperar primero a sacar el velero o saber que definitivamente quedó encallado.

Mientras recorre lugares que nunca había visitado, en Cartagena, y conoce nuestro país Sthioul asegura que tratará de conseguir otra embarcación para terminar su viaje, que consiste en darle la vuelta al mundo.

FOTO.

A pesar de que su buque fue asaltado y desvalijado cerca de Cartagena, Philippe Sthioul, ciudadano suizo, dice que los colombianos son gente extraordinaria .

Manuel Pedraza / EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.