Secciones
Síguenos en:
AL PRESIDENTE QUIÉN LO RONDA:

AL PRESIDENTE QUIÉN LO RONDA:

Señor Director:

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
26 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

Señor Director:.

Muy importante su informe del pasado domingo 18 sobre el problema de las finanzas de las Entidades Territoriales. De verdad, ha habido mucha incompetencia y corrupción en los manejos de los recursos económicos por parte de gobiernos departamentales y municipales en años recientes. Como caleño y como vallecaucano, siento verguenza al ver a mi ciudad y a mi departamento encabezando esas listas negras.

Sin embargo, quiero recordarles que el descalabro de las finanzas territoriales es un accidente en un juego de niños si se compara con el del Gobierno Central. La suma de todos los ingresos que corresponden a municipios y departamentos, incluyendo las participaciones en los ingresos corrientes de la Nación y en las regalías que les otorga la Constitución Nacional, es del mismo tamaño que la suma de recursos que maneja el Gobierno Central. No obstante, la deuda de este último es siete veces mayor que la suma de todas las deudas de los municipios y departamentos.

El Gobierno Central y el Congreso llevan varios años poniendo toda clase de jáquimas a los entes territoriales para reducir sus déficit y los riesgos de nuevos problemas. Pero no han hecho nada, fuera de aumentar impuestos, para frenar el desangre en el nivel central del Gobierno.

La Constitución del 91 redujo las competencias y los recursos del Gobierno Central y los aumentó para los municipios y departamentos. Los últimos gobiernos centrales no sólo no redujeron el gasto en las áreas de competencia trasladadas a los otros niveles, sino que crearon tres nuevos ministerios y continuaron aumentando los gastos y la corrupción a un ritmo muy superior al de los ingresos. La cacareada reforma de la burocracia central anunciada desde el comienzo de este Gobierno sigue en veremos.

El proyecto de Reforma Constitucional en curso para modificar el mal llamado régimen de transferencias no es nada distinto a un bail out, un rescate, que hacen pagar a las entidades territoriales, o, mejor dicho, a la educación, a la salud y demás gastos sociales, para reducir el monstruoso déficit del Gobierno Central. El bail out, el rescate, ha sido históricamente una operación en el sentido inverso: el Gobierno Central entra a salvar una entidad territorial que no puede pagar, como en el caso de Medellín con el Metro.

Es bienvenido el celo con el que recientemente se le está haciendo seguimiento al manejo financiero que hacen alcaldes y gobernadores. Pero, parafraseando a Calderón, al Presidente, quién lo ronda? .

Francisco Piedrahíta Plata.

Rector Universidad Icesi

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.