Secciones
Síguenos en:
CUANDO REGRESAN VIEJOS AMORES

CUANDO REGRESAN VIEJOS AMORES

Hay amores que permanecen en el tiempo. No mueren, sino que entran en una especie de período de hibernación y respiran a través de una melodía, una carta, un recuerdo o una posibilidad que nunca se concretó. Y cuando ya se dan por perdidos, retornan y parecen revivir.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
23 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

Hay amores que permanecen en el tiempo. No mueren, sino que entran en una especie de período de hibernación y respiran a través de una melodía, una carta, un recuerdo o una posibilidad que nunca se concretó. Y cuando ya se dan por perdidos, retornan y parecen revivir.

CUPIDO.

A veces prosperan, pero muchos no son más que espejismos, y por ellos se puede resultar más herido o, peor aún, sacrificándose relaciones ya establecidas o proyectos de vida. Por eso, quienes se enfrentan a estas situaciones viven la angustia de " qué hago ahora?".

"Estos reencuentros son comunes cuando a esas relaciones de años atrás se les ha hecho un entierro de tercera", explica la sicóloga clínica especialista en pareja y autora de varios libros Nelly Rojas. "Renacen porque quedó una parte sin resolver, no hubo un cierre total de esa relación ni se elaboró un duelo adecuado y quedaron expectativas posiblemente muy idealizadas".

En su mayoría, son relaciones que se truncaron y, por haber terminado abruptamente por cualquier razón, hace que se idealicen más, añade la también sicóloga de pareja Myriam Alarcón de Soler.

Terreno abonado.

Como las relaciones cotidianas son reales y tienen las frustraciones normales de la vida diaria, a veces la gente se queda pegada sicológicamente a esos recuerdos. Es una manera de refugiarse de las dificultades de una pareja que convive a diario.

Si estos idilios del pasado retornan a la vida de la persona cuando esta ya tiene una relación estable pero que carece de esa idealización, tiene dificultades propias de la convivencia diaria, pasa por una decepción o tiene vacíos en el sexo, el afecto o la comunicación; hay más posibilidades de que esos amores resurjan con fuerza.

Es por esto que cuando acaba una relación debe haber un luto donde se sienta esa desesperanza y se elabore bien el vínculo afectivo. De lo contrario, esas cenizas pueden volver a encender viejas relaciones y alimentar esperanzas en lo que pudo haber sido y no fue.

"Si posterior a la ruptura con un amor no se cierra ese ciclo con un buen proceso de duelo, quedan ligamentos afectivos que funcionan como hilos de esperanza y persisten, inclusive por años, anota la siquiatra experta en relaciones de pareja Ana Millán.

Ni siquiera amigos.

Hay parejas que se reencuentran y hacen click . Se conectan de nuevo y creen que el otro llenará esos vacíos que experimenta su vida afectiva, cuando lo cierto es que no es el otro quien debe llenar esos vacíos, sino es uno mismo quien debe resolverlos, dice Rojas.

Otro aspecto es que tras el rompimiento muchas personas se engañan con la idea de terminar y ser amigos. Pero mientras uno o ambos estén inseguros acerca de que ya no aman al otro ni le necesitan como pareja, esto debe excluirse, al igual que envolverse en otra relación, pues no es cierto aquello de que un clavo saca otro clavo .Hay casos en los que se trata de relaciones simbióticas obsesivas o adictivas -comunes en la juventud- que la persona llega a concebir como el amor de su vida, pero que terminaron mal y con muchas cosas por resolver.

Es por esto que algunos dicen que una persona les mueve el piso cada vez que la ven. Pero la verdad es que es un episodio de su vida aclarar. Por esto, para Nelly Rojas siempre que se haga una correcta vivencia del duelo, no tienen porqué alimentarse esos reencuentros.

Aún así, en ocasiones resurgen con mayor fuerza, pero esto sucede especialmente cuando ha predominado la pasión física y un anhelo muy fuerte, o quedan situaciones sin realizarse.

También hay personas que hacia los 40 años desean revivir las experiencias de la juventud, pero generalmente todo se sustenta más en la parte erótica. En cambio, cuando la base es lo afectivo y la aceptación mutua, puede resultar. Sin embargo, las expertas insisten en que estas relaciones suponen un alto riesgo de fracasar.

Además, el tiempo hace que las personas cambien. Unas veces maduran, pero otras se acentúan sus defectos. Las relaciones que fueron adecuadas en un momento de la vida, no necesariamente lo son en otro.

Para Nelly Rojas, lo común es que estas relaciones no funcionen si no se solucionan previamente los conflictos con la pareja actual. En este caso, lo que se viene encima es otro problema. Si esto se resuelve, o esa situación previa de compromiso no existe, y la nueva relación no es adictiva, puede que funcione.

Aún así hay que evaluar más el hoy y el ahora de esa otra persona, si ha superado aspectos de inmadurez o inestabilidad, y en esto cuenta mucho la capacidad de análisis e intuición que se tenga. Si todo eso persiste, es mejor desechar la posibilidad de volver.

Si se concreta una relación sana, debe quedar claro que llegará el momento en que deben mostrarse socialmente como pareja. Pero, incluso así, en ocasiones estos vínculos deben cargar con el peso de las rupturas de compromisos que ya se tenían y los sentimientos de culpa profundos que ello pueda generar; dificultades con los hijos, frustración o expectativas muy altas acerca de la nueva relación.

Al final, sólo el tiempo esclarece estas situaciones", señala Alarcón. Entonces lo mejor es tener prudencia, cabeza fría y tomarse el tiempo necesario antes de tomar cualquier decisión.

Examen de conciencia.

* Antes de reiniciar una relación con un viejo amor, conviene analizar qué falló la primera vez, si acabó por circunstancias externas o dificultades en el vínculo que tienden a olvidarse con los años, y se pueden repetir.

* Muchas personas no luchan por salvar la relación sino que la plantean como algo desechable ante el primer obstáculo, y se marchan tras un fantasma.

* Estas situaciones ponen en evidencia crisis de la relación actual, pero no son el problema en sí, sólo despiertan conflictos que estaban dormidos.

* Muchas personas de avanzada edad aún sueñan con su primer amor y creen que si hubieran vivido con él, habrían sido más felices. "Porque siempre será más atractiva la realidad no conocida que la vivida", dice Nelly Rojas.

* Si se está sano afectiva y emocionalmente, no hay motivo para rehuir un encuentro. Si no, hay qué preguntarse que está fallando en uno mismo.

* Si se ha elaborado un buen duelo, un reencuentro con un viejo amor produce una emoción natural, pero que no trastorna la vida actual.

* Si, por el contrario, se tienen fantasías y se alimentan sentimientos de culpa hacia la pareja actual, quiere decir que hay algo por resolver.

* Si la autoestima está baja, o hay deficiencias en los ejes de la relación, es decir, en el afecto, la comunicación, el sexo y el dinero, se está expuesto a buscar en otra persona aquello de lo que se carece.

* En el hombre, los vacíos sexuales son la principal motivación para involucrarse en estas relaciones, mientras que para la mujer lo es el hecho de no ser escuchada ni reconocida por su pareja.

* Cuando en la relación existente reina el desafecto, ya no hay nada que hacer, pero antes de involucrarse en una nueva relación se debe cerrar ese capítulo. Esto requiere fortaleza, integridad y una gran voluntad.

* Cabe recordar que frente a un reencuentro romántico, las relaciones estables tienen una desventaja: la cotidianidad reduce el nivel del deseo. En cambio, la improvisación dispara la curiosidad y la pasión.

* La mujer es más dada a alimentar los recuerdos porque sus necesidades afectivas son más románticas, el hombre suele ser más práctico.

Antes de enredarse en otra relación, piense...

- Hay que cuidar lo que se tiene en el presente, con mayor razón si hay una unión formal y con hijos. Esto implica satisfacer las necesidades afectivas, sexuales, de comunicación, del manejo del dinero, de los hijos y profesionales.

- Si estas necesidades están insatisfechas, hay que revisarlas y confrontarse primero uno mismo y luego con la pareja para evaluar cómo cambiar y mejorar.

- Hay que ser asertivo, saber expresar derechos y deberes, mantener la autoestima alta e imponer límites sin ser tirano.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.