COMIENZA LA FINANCIACIÓN DE VIVIENDA A 30 AÑOS

COMIENZA LA FINANCIACIÓN DE VIVIENDA A 30 AÑOS

La fuerte competencia en el sistema financiero y los recientes problemas de algunos deudores del upac están obligando a muchas entidades a ser más ingeniosas y ofrecer nuevas alternativas de financiación que se acomoden a los requerimientos del público.

26 de junio 1997 , 12:00 a. m.

El más reciente producto en salir al mercado es la financiación de vivienda a 30 años, es decir, casi el doble del tiempo del plazo otorgado usualmente en el país que ha sido de 15 años. Algunas corporaciones y bancos ofrecen hasta 20 años de plazo.

Esta es la primera vez que en el país se pone en marcha una alternativa de esta naturaleza que comenzó a ser ofrecida por la corporación social de ahorro y vivienda Colmena, a través del Megacrédito .

El presidente de la corporación, Alberto Gutiérrez, explicó que no existe ningún impedimento para que el sector pueda otorgar plazos mayores a 15 años para la compra de vivienda y afirmó que esta es una decisión que la toma libremente el usuario.

El directivo dijo que frente a las inquietudes que se han presentado en los dos últimos años por parte de los usuarios del crédito, se diseñó un producto que tiene en esencia lo siguiente: el cliente puede escoger el crédito en pesos o en upac, las cuotas se mantienen fijas durante un año, el incremento es un porcentaje del salario mínimo del año anterior, y el saldo del préstamo se puede pagar entre cinco y 30 años.

Explicó que la diferencia sobre el costo de financiación tanto en pesos como en upac no es sustancial, Lo que sucede es que con la financiación en pesos a la gente se le puede decir con mayor seguridad en cuánto se le incrementará su cuota y el saldo de su deuda.

La decisión sobre el aumento de la cuota cada año dependerá de la capacidad de pago del cliente y la manera como quiere amortizar su crédito. Lo que pretendemos es entregarle nuevas opciones a la gente para que tome la decisión que más le convenga .

Colmena, al igual que otras corporaciones, ha disminuido las tasas de interés de los créditos contratados en los dos últimos años. Actualmente están entre 12 y 15 por ciento dependiendo del tipo de vivienda que se haya financiado.

El cliente decide El presidente del Instituto Colombiano de Ahorro y Vivienda (Icav), Guillermo Gómez Estrada, dijo que esta es una decisión lícita y que obedece a una estrategia de mercadeo que puede adoptar cualquier corporación con plena libertad.

Sin embargo, precisó que hay que analizar muy bien los beneficios para la entidad y para el deudor. Si para la corporación es manejable y rentable, entonces el que tiene la decisión es el cliente .

El presidente de la corporación de ahorro y vivienda Davivienda, Efraín Enrique Forero Fonseca, dijo que es evidente la mayor competencia de la banca hipotecaria en Colombia, pero advirtió que no siempre los productos nuevos responden a la expectativa de los deudores del upac.

Se refirió específicamente al producto que el Banco Central Hipotecario (BCH) lanzó al mercado para compra de cartera de otras entidades financieras. Lamentablemente el milagro del BCH no es como lo pintan y muchos de los deudores de Davivienda que se pasaron para el BCH están de regreso, porque se dieron cuenta de que no ganaban nada con el cambio , señaló el directivo.

Dijo, además, que financiar vivienda a 30 años en una economía inflacionaria como la colombiana no tendría un impacto importante en la reducción de las cuotas del upac y, por el contrario, representaría un aumento grande de la deuda total para el poseedor del crédito.

Señaló, sin embargo, que la competencia en el sistema financiero es sana y debe fortalecerse con el ingreso de bancos extranjeros al mercado nacional.

De acuerdo con estudios realizados por el Icav, ampliar el plazo a 30 años representaría una reducción de solo el 17 por ciento en las primeras cuotas.

Este sacrificio no tendría razón de ser para muchos si se tiene en cuenta que tendría que pagar la vivienda en el doble del tiempo programado.

Por eso Gómez considera que lo importante en las financiaciones de muy largo plazo es tener inflaciones y tasas de interés bajas para que el costo del crédito no sea tan oneroso.

De hecho, si en Colombia la tasa total para financiar un crédito fuera del 10 por ciento y no del 33 por ciento efectivo, las diferencias serían grandes (ver cuadro de cifras).

Libre decisión Sin embargo, para otros analistas lo importante es que la gente pueda decidir.

Uno de los primeros en agitar el tema fue el ex codirector del Banco de la República, Hernando José Gómez, quien dijo en un congreso de constructores que si logramos plazos más largos para el crédito hipotecario, de hasta 25 y 30 años que son comunes en otras latitudes y, además, se utilizaran unos sistemas de cuotas con incrementos más cercanos a la tasa de inflación, se estaría permitiendo un acceso a unos segmentos más amplios de la población .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.