EN FRANCIA: PEDOFILIA, SUICIDIOS Y ESCÁNDALO

EN FRANCIA: PEDOFILIA, SUICIDIOS Y ESCÁNDALO

La operación contra las redes pedófilas en Francia ha causado una verdadera cascada de suicidios.

26 de junio 1997 , 12:00 a. m.

El sábado pasado, en la ciudad de Burdeos, un profesor de instituto de 40 años, Gilbert Pic, saltó desde el puente de Aquitania a las aguas del río Garonne, con lo que ya son 5 las personas que, en tan solo una semana, han decidido quitarse la vida tras ser acusadas en el marco de la operación antipedófila, bautizada por la Policía con el nombre de Ado 71 .

En los días posteriores a la redada, hecha el 16 de junio pasado, un inspector de Correos de Grenoble, un minusválido de la región de Givors y un ejecutivo de Corze (sur de Francia) decidieron también poner fin a sus días, al parecer por no poder soportar el escándalo público que les supuso formar parte de ese grupo de 323 franceses acusados por poseer material pornográfico con menores de edad -24 de ellos permanecen detenidos-.

Un grupo en el que, dicho sea de paso, se encuentra de todo, pues hay dos sacerdotes, banqueros, directores de colegio y propietarios de centros de vacaciones, entre otros, y que permitió descubrir varias violaciones, pues se encontró el caso de un hombre que se había filmado a sí mismo forzando a varios jóvenes.

El último caso fue el de un maestro de la localidad de Royan (al oeste del país), cuya identidad no ha sido revelada que decidió ahorcarse luego de que la Policía la encontrara en su poder videos pornográficos.

Cuestión de vergenza Los niveles de responsabilidad varían, y según las autoridades francesas 2 de los 4 suicidas habían sido liberados sin ningún cargo, sin que se levantara contra ellos el más mínimo procedimiento judicial.

No fue el caso del profesor de colegio Gilbert Pic, a quien sí se le había abierto un sumario por corrupción de menores y grabación de imágenes de menores de carácter pornográfico , pues al parecer se encontraron en su domicilio numerosas fotografías delatoras.

De cualquier modo, la familia de Pic decidió presentar denuncia contra los investigadores de Ado 71 , pues afirman que nada justifica que una persona sea puesta en la picota de la opinión pública antes de que la justicia se pronuncie, cualquiera sea el delito.

Según dijo el abogado de la familia a la prensa francesa, Pic se suicidó por no soportar que se hiciera la amalgama de su caso con el de los grandes escándalos pedófilos recientes, en especial los ocurridos en Bélgica.

Es tal la dimensión que ha tomado el caso Ado 71 en Francia, que la ministra de Cultura y Comunicación, Catherine Trautmann, dijo a la televisión que se tomarían medidas para limitar la difusión ante la opinión pública de este tipo de acciones, propuesta que confirmó la ministra de Justicia, Elisabeth Guigou, quien afirmó que si bien era necesario reforzar aún más la legislación francesa sobre los delitos sexuales con menores, se debían evitar acciones mediáticas espectaculares, entre otras cosas, señaló Guigou, porque le restan efectividad a la acción de la justicia al servir de alarma a quienes se persigue .

Estos suicidios provocaron una controversia sobre las condiciones en que se realizó la operación, demasiado publicitada según la Liga de derechos humanos (LDH).

El fiscal de Macon (centro-este), centro logístico de la operación, había estimado por su parte que los derechos de los niños mártires tenían prioridad y los gendarmes destacaron que no habían divulgado ninguno de los nombres de las personas detenidas para averiguación de antecedentes.

La oleada de redadas coincidió con el inicio del juicio contra una de pederastas franceses que producía videos pornográficos con niños colombianos. El operativo con el que se desbarató la red Dicho operativo, contó con la colaboración del principal animador del tráfico, el francés Jean Manuel Villaume, detenido en París en julio de 1995 gracias a la cooperación del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS).

En esa ocasión fueron detenidas en Francia 900 personas vinculadas con la comercialización en toda Europa de videos producidos por la compañía colombiana Toro Bravo instalada en Bogotá.

La detención de un número tan amplio se logró gracias al descubrimiento de un fichero compuesto por unos 1.500 nombres de clientes que ya habían hecho pedidos o publicado anuncios a la revista pornográfica Le Gay Pavois.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.