SIETE HERIDOS POR BOMBAS EN MEDELLÍN

SIETE HERIDOS POR BOMBAS EN MEDELLÍN

Roberto Barrera Posada, un ex trabajador de la Universidad de Antioquia, que ayer aún seguía hospitalizado, fue el herido más tres explosiones ocurridas en la capital antioqueña. El perdió el ojo y el oido izquierdos, y sufrió amputación de la mano izquierda.

26 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Barrera, sufrió estas heridas cuando intentó coger una bandera de las Farc, que estaba colgada en la malla que rodea la Universidad de Antioquia. El hecho ocurrió hacia las dos de la madrugada.

Mecanismos similares a este han sido utilizados por los guerrilleros en otras ocasiones y por eso los estudiantes están advertidos para no tocar ninguno de los elementos que esporádicamente aparecen en el centro educativo, con propaganda subversiva. Alguna vez los insurgentes pusieron el sonido de un casete con propaganda guerrillera, diseñado para explotar en caso de que alguien quisiera apagarlo.

La misma noche del martes, en otro hecho, fue activado un petardo de cinco kilos de dinamita contra la sede del sindicato de Leonisa, donde además funciona la Asociación de Familiares de Detenidos y Desaparecidos (Asfaddes). En el edificio también atendían los sindicatos de trabajadores textileros y de educadores de la Nación.

En ese lugar, ubicado frente al Parque del Periodista, centro de Medellín, resultaron heridos Jariman Rodríguez, de 38 años; María Henao Gutiérrez, 65; Disimaco Montoya Marín, 40; Diego Alonso Gómez Diaz, 39 y Graciela Ocampo, de 36. Las primeras dos personas se encontraban en la edificación a la hora del atentado, ocurrido a las 10:10 de la noche.

También hacia las dos de la mañana explotó una bomba de tres kilos de pólvora negra y metralla, en la vivienda número 56-36 de la carrera 18A, barrio 13 de noviembre, en la zona nororiental de Medellín Una mujer de 72 años, identificada como Emilse Guisao Echeverry, sufrió heridas leves en la frente. El único atentado terrorista sin heridos ocurrió pasadas las ocho de la noche del martes, cuando 12 hombres llegaron en dos vehículos colectivos hasta un lugar del barrio San Javier, conocido como Ladrillera del Socorro, e incendiaron cuatro buses que prestaban el servicio al sector y uno más del barrio Guayabal. En este caso las pérdidas alcanzaron los 135 millones de pesos.

De otra partem en lo que se interpreta como un nuevo ataque contra los bananeros de Urabá, ayer guerrilleros de las Farc provocaron explosiones en dos empacadoras de la comercializadoras de la fruta Probán y Unibán, filiales de la Asociación de Bananeros de Colombia (Augura), cuya sede en Medellín fue dinamitada en la mañana del pasado martes.

Unos 50 hombres llegaron hasta las fincas La Llave y La Represa, ubicadas entre Turbo y Apartadó, y luego de intimidar a los obreros colocaron cargas de dinamita, con pérdidas que se calcularon inicialmente en 300 millones de pesos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.