Secciones
Síguenos en:
INDICES DEVIOLENCIA

INDICES DEVIOLENCIA

Cuando hablamos de violencia, nos referimos en gran medida, a aquellos fenómenos que afectan la vida social de un país. De manera general se puede considerar a la violencia como hacer un daño físico, sicológico o económico a un individuo, utilizando instrumentos delictivos, cuando el usarlos no es necesario teniendo en cuenta la estricta definición de supervivencia.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
27 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

Cuando hablamos de violencia, nos referimos en gran medida, a aquellos fenómenos que afectan la vida social de un país. De manera general se puede considerar a la violencia como hacer un daño físico, sicológico o económico a un individuo, utilizando instrumentos delictivos, cuando el usarlos no es necesario teniendo en cuenta la estricta definición de supervivencia.

El hecho de que en Colombia se presenten niveles de criminalidad realmente significativos le ha ocasionado al país altos costos, tanto en el contexto económico como en el social.

Resulta entonces necesario, estimar los costos que acarrea la violencia en aras de lograr definir, de manera correcta, políticas eficientes encaminadas a disminuir los índices delictivos y también generar un grado de conciencia entre la población, del grave problema social y económico que acompaña a los crecientes niveles de violencia, aspecto inexistente en el país, debido a la aceptación y asimilación con cierto nivel de resignación por parte de quienes lo habitan, que en su gran mayoría se acostumbraron a convivir con el problema, y a través del tiempo transcurren su vida con una mirada de indiferencia hacia el entorno de violencia que los rodea y carcome.

Con el fin de estimar los costos económicos que trae la violencia, varios analistas han hecho serias investigaciones de donde concluyen que es importante diferenciar dos tipos de costos que traen consigo los índices de violencia. Por un lado aquellos costos que asume la víctima del delito (físicos, económicos y personales) y por el otro un costo global, en el contexto de país, en el que la violencia logra disminuir el valor agregado o futuro de la economía de la nación.

Entre los principales costos económicos se pueden encontrar la pérdida de productividad laboral, la disminución o desvío de la inversión extranjera directa, la mala asignación de los recursos estatales (se atienden en gran medida los problemas de violencia y se desvía la atención de los problemas de enorme inestabilidad social) y el aumento en los costos de transacción.

Aunque de cierta forma no se pueden atribuir los altos niveles de violencia al bajo grado de desarrollo del país, sí debemos ser conscientes que si queremos mejorar de manera significativa el desempeño de nuestra nación en todos los aspectos económicos y sociales, debemos combinar las políticas gubernamentales con una eficiente política encaminada a reducir los índices de violencia y aumentar los índices de bienestar social, para lo cual es necesario mitigar esa indiferencia política y social por parte de cada uno de quienes habitamos el país, para con los crecientes problemas que presenta nuestra sociedad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.