EN ENTREDICHO TESTIGO DE LA FISCALÍA EN CASO PINZÓN

EN ENTREDICHO TESTIGO DE LA FISCALÍA EN CASO PINZÓN

La defensa terminó abruptamente ayer de presentar su alegato en el juicio por asesinato que se sigue contra el médico colombiano Ernesto Pinzón, acusado de causar la muerte a uno de sus pacientes.

26 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Durante la intervención de su abogado, la familia de Pinzón se veía confusa y llorosa.

Por un mes, los abogados defensores habían dicho que terminarían de presentar su caso con el testimonio de Pinzón, permitiendo que el médico de 37 años dijera al jurado que solo trataba de aliviar el dolor de un paciente de cáncer terminal, cuando le inyectó dosis masivas de morfina seguida con cloruro de potasio, droga muchas veces usada en ejecuciones con inyecciones letales.

Pero el abogado Bill Fletcher dijo que la defensa cambió de opinión luego de que un testigo dejó en entredicho la credibilidad del principal testigo de la Fiscalía, el forense del condado Highlands.

Qué vamos a ganar poniendo a Pinzón en la silla de testigos? , preguntó un confiado Fletcher.

La defensa sorprendió a la Fiscalía con el testimonio del ex jefe de forenses del condado Broward, Dr. Ronald Wright, quien dijo que despidió al actual forense del condado Highlands, Dr. Stephen Nelson.

Lo despedí por varias razones -testificó Wright-. Pero la razón principal fue deshonestidad .

Entre los incidentes detallados por Wright estuvieron: Nelson varias veces escribió en la casilla destinada al peso de úteros al hacerle autopsias a hombres y luego falsificaba sus notas para corregir sus errores.

El caso final, dijo Wright, fue cuando Nelson concluyó que una mujer falleció de causas naturales, cuando después su esposo testificó que la había estrangulado.

Fue Nelson quien dictaminó que la muerte del paciente de Pinzón, Rosario Gurrieri, de 70 anos, fue un homicidio. Nelson testificó la semana pasada que encontró niveles letales de morfina en Gurrieri.

Gurrieri fue internado en un hospital del condado Highlands en octubre pasado con cáncer pulmonar que se había extendido a su columna vertebral e hígado, al igual que a otros órganos vitales. Su médico personal le había dado solo dos días de vida, cuando Pinzón comenzó a atenderlo.

Gurrieri y su familia rogaron a Pinzón que le dieran suficientes medicamentos para ponerlo en coma.

Fue la enfermedad y no el doctor, lo que mató a Gurrieri, han argumentado los abogados de Pinzón.

El medico colombiano está acusado de asesinato en primer grado y de ser encontrado culpable, pasaría el resto de su vida en la cárcel sin posibilidad de libertad bajo fianza.

Se espera que el jurado inicie hoy sus deliberaciones.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.