VETAR LA CLASE POLÍTICA:

VETAR LA CLASE POLÍTICA:

25 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Señor Director Leyendo las promesas de Enrique Peñaloza (semanario Suburbia 12 de junio) se llega a la conclusión de que, para poderlas cumplir, tendría que ser una mezcla de Jesús, Supermán y Mandrake. Mientras subsista un concejo que todo lo obstaculiza, tergiversa y anula, hasta tanto no se le otorguen las costosísimas prebendas burocráticas que exige, toda promesa resulta una utopía, un engaño.

Y así los ciudadanos seguiremos pagando cada vez mayores impuestos, para satisfacer la voracidad de una cada vez más frondosa democracia. La policía seguirá en la misma incapacidad de capturar los rateros de tapas de alcantarilla, como de contener la nube de atracadores que ocasionan la mayor tasa de crímenes a nivel mundial. Los vagos seguirán aterrorizando a las mujeres y niños en todas partes, hasta tanto no dejemos de comulgar con ruedas de molino y vetemos esa eterna clase política que tanto mal nos causa.

César Alfonso Martínez Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.