EL MINISTERIO DEBE SUMAR Y NO DIVIDIR

EL MINISTERIO DEBE SUMAR Y NO DIVIDIR

Cuando La Chica habla de su hermano, el desaparecido pintor Darío Morales, la voz se le torna un poco grave. Araceli iba a su estudio y jugaba con los pinceles y los colores y el artista le iba explicando las técnicas. Ella era 9 años menor que él.

02 de marzo 2001 , 12:00 a.m.

Cuando La Chica habla de su hermano, el desaparecido pintor Darío Morales, la voz se le torna un poco grave. Araceli iba a su estudio y jugaba con los pinceles y los colores y el artista le iba explicando las técnicas. Ella era 9 años menor que él.

Morales, el de las mujeres desnudas, murió en 1988, en la capital francesa, a los 43 años.

El fue su influencia más importante y fue por él que se empezó a meter en el mundo de la plástica. Estudió en Bellas Artes, dirigió varias galerías y fundó la suya, hace 14 años, en el centro de Bocagrande, el sector turístico de Cartagena.

Hoy es la nueva ministra de Cultura, la cuarta durante el periodo presidencial de Andrés Pastrana, lo que ha generado muchos rumores y sospechas sobre la importancia que tiene el Ministerio en las políticas gubernamentales. Se acusa al gobierno de una falta de coherencia y solidez en ese campo. Sucede a La Cacica Consuelo Araújonoguera, una vallenata que empezó con pie izquierdo su administración al no medir el alcance de sus apresuradas declaraciones.

Araceli Morales López se quiere cuidar de eso y prefiere dedicarse a estudiar el estado de una cartera con escaso presupuesto y con muchos propósitos en la que se depositan todas las esperanzas del sector artístico nacional. Por lo pronto, tiene el consenso general de la mayoría de representantes del sector. A su teléfono han llegado felicitaciones y el respaldo de los ex ministros Ramiro Osorio y Juan Luis Mejía, de Gloria Zea y Fanny Mikey; además, Gloria Triana, ex directora de Colcultura y una de las voces más autorizadas en el tema cultural, es su mano derecha. Eso no lo logró La Cacica .

El Ministerio no es una sola persona sino un equipo, una familia multicultural y multiprofesional. Claro que hay una cabeza, pero lo importante es que esa cabeza esté oyendo a todos los pensantes y que pueda interpretar las directrices que tiene el Presidente. El Ministerio debe ser de suma, de todas las manifestaciones culturales y de todos los sectores. Nunca debe dividir .

Ex reina de belleza de Bolívar en 1977, cuando fue coronada la bogotana Shirley Sánz, algunos han querido hacerla aparecer como falta de perfil y formación para tan alto cargo y hasta la tildan de muchacha provinciana por no haber salido antes de su región.

El sobrenombre del que disfruta se lo puso su familia para diferenciarla de la mamá, que tiene el mismo nombre. Me gusta, me siento rara cuando me dicen Araceli. Lo siento más cariñoso . Juliana, su hija mayor, de 20 años, estudia bellas artes en La Sorbona, de París. Catalina, de 16, cursa 10 grado en Cartagena. A La Chica , desparpajada pero prudente en el hablar, se le nota el compromiso con el sector. Divorciada y rumbera, sonríe cuando se le pregunta por los pretendientes que seguro aumentarán a partir de ahora.

Su último cargo fue el de directora del Instituto de Cultura de Cartagena, creado a mediados del año pasado. Allí estuvo hasta diciembre. En enero, durante un encuentro casual con Pastrana, en Cartagena, le dijo que quería enviarle su hoja de vida para que la tuviera en cuenta; pero jamás se imaginó que la llamada que le hacía el Presidente a un restaurante de Barcelona, donde asistía a un evento turístico internacional, era para ofrecerle el Ministerio.

Se dice que usted es cuota política de Miguel Navas...

Somos amigos de muchos años, además es esposo de una prima mía. Yo no soy política y no quiero matricularme con nadie , le dije cuando me ofreció la secretaría de Educación (de 1995 a 1997) durante su gobernación. Cuando el Presidente me ofreció el Ministerio, lo llamé y le conté. Se sorprendió. El no tuvo nada que ver en esto del Ministerio, fue una cosa directa del Presidente.

Además dicen que no tiene la formación necesaria...

Ante todo soy una mujer trabajadora, positiva y optimista. No tengo postgrados ni PHD, pero puedo mostrar mi trabajo. Estudié en Cartagena, bellas artes y delineante de arquitectura. Nunca vi la necesidad de buscar títulos pero cuando estuve en la secretaría de Educación tuve que legalizar mi titulo.

Lo que sí he hecho es tomar cuanto curso he podido; por ejemplo un diplomado en economía y financiamiento de la cultura en la universidad Dauphine, de París, en 1998. Cuando fui secretaria de Educación adelanté un programa de alfabetización de adultos, que se convirtió en piloto en todo el país y lo expuse en una conferencia mundial de educación en Hamburgo.

Un informe aparecido el fin de semana pasado dice que cambió la destinación de 50 millones de pesos que llegaron al Instituto de Cultura de Cartagena...

En el Instituto había una junta directiva y la directora nunca puede trasladar recursos sin autorización de esa junta. Sería bueno que se investigara.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.