Secciones
Síguenos en:
UN PARLAMENTO SIN SUPLENTES

UN PARLAMENTO SIN SUPLENTES

Dentro de las reformas que actualmente se discuten, tal vez la que más despierta el interés de la opinión pública sea la concerniente a la composición y funciones del Congreso, y en particular lo relativo a las prerrogativas de los parlamentarios. No cabe duda de que la abolición de los suplentes es medida favorable para fortalecer el vínculo entre el elegido y los electores y contribuir a hacer más nítidas y claras las responsabilidades recíprocas. El camino más fácil para desligar el mandato popular de los verdaderos objetivos, es permitirles a los principales ser reemplazados según su voluntad, por suplentes que carecen del prestigio popular necesario para desempeñar las funciones legislativas, como para eludir compromisos que el partido, o la conveniencia nacional, les impone.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
20 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

Un régimen de estrictas incompatibilidades de los miembros del Congreso para ejercer cualquier otro cargo público, sea de elección popular o de nombramiento por parte del Ejecutivo, es medida complementaria que conlleva necesariamente la posibilidad de declarar la vacancia del cargo y proceder a la renovación parcial de quienes en tales hechos incurran. En la mayor parte de los países democráticos está prohibido desempeñar simultáneamente funciones de carácter representativo con cargos ministeriales o diplomáticos. Ello no quiere decir que previa la renuncia de la investidura parlamentaria, no puedan ocupar funciones de gobierno, esencialmente distintas.

Todo ello está ligado al sistema de listas electorales que se han convertido en la vía más expedita para obligar a los electores a sufragar por personas desconocidas o sin vínculos verdaderos con las regiones que buscan representar. Aunque progresivamente se ha venido imponiendo en el país la sola elección de quienes encabezan las respectivas planchas, no cabe duda de que el verdadero cambio de las costumbres políticas radica en buscar, por todos los medios posibles, la obligatoriedad del mandato para quienes obtienen las mayorías necesarias.

Cuando se habla y se discurre en torno de las iniciativas que debe analizar la próxima Asamblea Constitucional, no cabe duda de que la vía más rápida para abolir los suplentes en las corporaciones públicas es a través de la circunscripción unipersonal, partiendo de la subdivisión del territorio en Provincias y Distritos Electorales, donde cada uno de ellos solo elija a un miembro del Congreso. Ello no solo contribuiría a identificar a los elegidos con las necesidades de las comarcas, sino que los electores podrían ejercer mayor vigilancia acerca del cumplimiento del mandato político que se les ha otorgado. Igualmente, el poder llenar las vacantes a través de elecciones parciales, ya por faltas absolutas o temporales, contribuirá a que la democracia encuentre caminos expeditos de transformación y cambio.

Cuando por todas partes se reclama el perfeccionamiento del sistema democrático, que le de prelación al cumplimiento de las obligaciones que se desprenden de la investidura parlamentaria, lo más significativo es corregir las frecuentes situaciones de vacío político que se originan en la institución de los suplentes, que en cierta manera toleran la omisión en el cumplimiento de los deberes, y permiten soslayar responsabilidades.

Un parlamento sin suplentes y con incompatibilidades imperativas para ocupar cualquier otro cargo en la administración, será sin duda la manera de ir modificando la conducta política nacional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.