QUEJAS POR BAÑO PÚBLICO EN PAMPALINDA

QUEJAS POR BAÑO PÚBLICO EN PAMPALINDA

Los habitantes de la Unidad Cascada I tienen una nueva preocupación: evitar que sus niños se asomen a las ventanas.

21 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Temen que se encuentren con el espectáculo que desde hace dos años se presenta sin que autoridad alguna haya podido encontrarle solución.

Varios taxistas, que vecinos de la urbanización calculan en 200, utilizan la falda del cerro de La Bandera, a la alcatura de la calle primera con carrera 62A, como mingitorio o baño público.

Se ha vuelto costumbre, dicen los vecinos, que estacionen los vehículos y sin mayores reatos procedan a hacer sus necesidades.

Nueve de ellos ya fueron sancionados por la estación de Policía de Siloé. Pero solo se trató de una amonestación, pues orinar en sitio público es contemplado en el Código de Policía como una contravención.

Ni la Administración municipal, ni el Dagma, ni la Cvc, ni la Secretaría de Tránsito han logrado persuadir a estas personas.

Durante dos años, los habitantes de este sector de Pampalinda han ido de un lugar a otro, exponiendo su caso, enviando comunicados a todo tipo de oficinas sin ningún resultado.

Un funcionario del Dagma se comprometió a organizar con las secretarías de Tránsito y de Gobierno y la Policía con el fin de buscar una solución definitiva.

LEYENDA Desde las ventanas de sus apartamentos, los vecinos fotografían a los taxistas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.