CUAUHTÉMOC, ADELANTE EN MÉXICO

CUAUHTÉMOC, ADELANTE EN MÉXICO

Es cierto que en materia electoral como en el fútbol, nada está escrito hasta el último minuto. Todo indica, sin embargo, que las próximas elecciones del 6 de julio en México revestirán un indudable significado simbólico para el país. Si las encuestas más recientes reflejan fielmente la realidad, el dirigente opositor Cuauhtémoc Cárdenas será el primer jefe de gobierno electo de la capital mexicana.

22 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Así la administración de la ciudad más grande del mundo pasará a manos de un político de centro izquierda, que lleva diez años combatiendo al gobierno de México, empeñado en la democratización del sistema político mexicano, y que despertará expectativas disímbolas y agigantadas en el seno de la sociedad mexicana.

Las razones del probable triunfo de Cárdenas son tres. La primera consiste en su propia perseverancia, en su obstinación de seguir luchando por los objetivos que se planteó al salir del PRI en 1987. Después de un triunfo del que fue despojado (en 1988), de dos derrotas (en 1991 y 1994) en lides disparejas pero libremente aceptadas por él y por su partido, el PRD. Cárdenas parecía haber agotado su crédito entre los electores mexicanos. No obstante, resolvió presentarse de nuevo ante el sufragio universal, contra muchos vaticinios y consejos. Apostó todo y, sorpresas aparte, ganó: nadie puede regatearle su premio tras un decenio de tenacidad en circunstancias a veces terriblemente adversas.

Una segunda explicación yace en el otro atributo que el electorado mexicano percibe en la personalidad política de Cárdenas: su intransigente e irreversible antisalinismo. Durante todo el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, Cárdenas fue visto por los mexicanos como el verdadero némesis del régimen, como el único dirigente opositor que nunca claudicó ni fue cooptado, como el que se negó de manera terminante a cualquier negociación o acuerdo con el entonces presidente.

Esta postura ni tan aberrante como lo pareció en aquel momento, ni tan acertada como se antoja ahora recibió su recompensa al transformarse Salinas de Gortari en el personaje más odiado de la política mexicana. El peor enemigo (Cárdenas) del peor enemigo (Salinas) del pueblo de México, se convirtió en el mejor amigo de este último. La debacle económica de 1995 y las revelaciones sobre la corrupción desmedida del gobierno de Salinas le dieron la razón a Cárdenas ex post. Mejor tarde que nunca.

Contra el PRI La tercera vertiente explicativa de la esperada victoria del hijo de Lázaro Cárdenas abarca la sorprendente madurez y sabiduría del electorado capitalino en México. Los votantes del Distrito Federal quieren ante todo que el PRI pierda: entre la impopularidad del presidente Ernesto Zedillo y el descrédito de su partido, los habitantes de la ciudad de México han optado, en principio, por cerrarle a toda costa el camino al partidazo .

Cuando comprobaron que el pésimo desempeño del candidato del PAN imposibilitaba su triunfo, y que el único aspirante de oposición capaz de derrotar al PRI era Cárdenas, optaron por el contendiente más susceptible de ganar, no necesariamente por el de su preferencia. Esa sagacidad del electorado encierra, sin embargo, varias contradicciones; una de ellas merece ser subrayada, ya que en ella reside el gran peligro para Cárdenas, para sus probables y futuras aspiraciones presidenciales, y sobre todo, para la democracia en México.

Su elección se deberá, en su caso, a dos electorados distintos: uno, radical y empobrecido, que constituye el voto duro del PRD, y que representa más o menos la mitad del porcentaje probable de votos que Cárdenas alcance. Este sector de la sociedad defeña abriga enormes expectativas en torno al triunfo de su abanderado; las comparte, por cierto, con los millones de mexicanos en los centenares de pueblos visitados por Cárdenas durante los diez años recién transcurridos. Todos ellos esperan que su líder actúe en consonancia con la infinita cantidad de declaraciones y compromisos cardenistas esgrimidos a lo largo de la década concluida.

El otro electorado del candidato del PRD es por definición cuasi panista: moderado, cauteloso, clasemediero, y ante todo antipriísta. Constituirá la otra mitad de los votantes de Cárdenas, y su magnitud justifica interpretar el hipotético resultado de los comicios del 6 de julio como una derrota del PRI, no como un triunfo de Cárdenas. Lo último que estos votantes quieren es que Cárdenas confirme la imagen que tienen de él: extremista, violento, contradictorio, autoritario.

Desean que gobierne como los funcionarios electos del PAN: con honestidad y sin rupturas, ni innovaciones o grandes cambios. Reconciliar las aspiraciones de estos dos electorados, sin desencanto ni demagogia, aparece entonces desde ahora como el reto principal que Cárdenas y su equipo tendrán que enfrentar.

Lo es en todo caso si se considera que el valor simbólico de un triunfo opositor se verá rápidamente rebasado por la calidad de la gestión opositora. Las elecciones recientes en países tan diversos como Francia, El Salvador e Inglaterra, muestran que las fuerzas situadas hacia la izquierda del espectro político, traen el viento en popa, pero también que sus avances dependen de la impresión de competencia y seriedad que han logrado infundirle a la población.

Si Cárdenas gana y gobierna bien, contribuirá enormemente a la transición mexicana y al renacimiento de una izquierda latinoamericana moderna. Pero si gana y gobierna mal, podrá hacer abortar la primera, y coadyuvará a entrar a la segunda. Por ambas razones, hay que desearle suerte.

Foto: Cuauhtémoc Cardenas, candidato del centro izquierdista Partido Revolucionario Democrático, PRD, ha pasado a ser, del peor enemigo del pueblo , a su mejor aliado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.