Secciones
Síguenos en:
GUERRA DEL FIN DEL MUNDO SIGUE EN TEXAS

GUERRA DEL FIN DEL MUNDO SIGUE EN TEXAS

La policía del estado de Texas (sur de Estados Unidos) espera la liberación de todos los niños de la comuna de los davidianos , en la localidad de Waco, mientras intenta convencer por teléfono a su líder quien se cree Jesucristo de que se rinda y evite un nuevo tiroteo. Cuatro policías y dos miembros de esta comuna, ubicada en el Rancho del Monte Carmelo en Waco, murieron el domingo, cuando más de cien agentes del orden intentaron detener al jefe de la secta, Vernon Howell, por presunta tenencia ilícita de armas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
02 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

La intensidad del tiroteo confirmó las acusaciones que antiguos seguidores de la secta de los Adventistas del Séptimo Día habían hecho días antes al periódico local, en el sentido de que los seguidores de Howell estaban armados hasta los dientes.

A pesar de que parece que dentro de la comuna hay varios heridos, Howell, quien, según dijo, tiene varios impactos de bala, y sus fieles resisten numantinamente el acoso policial que comenzó el domingo por la tarde. Howell asegura que, en los primeros intercambios de disparos, falleció un niño, pero esta información no ha podido ser confirmado y la policía está dispuesta a esperar la liberación de los menores de la comuna antes de volver a intentar que el jefe del grupo salga por la fuerza.

Vernon Howell ha dejado salir a ocho niños y ha puesto una condición para continuar liberando a los pequeños: cada vez que lean un mensaje suyo por radio o televisión, soltará dos niños. La misiva dice: Mi padre, mi Dios que se sienta en el trono del cielo, me ha dado el Libro de los siete sellos. En Revelaciones 10, versículo 7 de este libro sellado, el misterio de Dios se termina. Como Dios declaró a sus fieles, los profetas, en Revelaciones 22: Yo vengo. Mi recompensa, que es el libro, es dar a conocer a cada hombre los siete sellos . Poder a tiros Con este incomprensible y apocalíptico mensaje, Howell, que se esfuerza en dar espiritualidad a un grupo defensor del amor libre y acostumbrado a dirimir sus diferencias a tiros; el Cristo de Waco , que hasta ahora siempre se había escurrido de la justicia, quiere que le dejen esperar el momento en el que abrirá el libro de los siete sellos .

Pero afuera, más de 250 agentes federales y varias docenas de policías locales dotados de modernas armas y vehículos blindados han creado, en opinión de algunos testigos presenciales, una zona de guerra .

Howell, de 33 años, es un empedernido bebedor de cerveza aficionado a la guitarra, que cree que ha sido el elegido para desencadenar el fin del mundo. El líder de la secta desde 1984 se quedó solo como profeta elegido en 1987, después de defender el puesto a tiros contra el hijo del anterior líder, George Roden, que pretendía quitárselo.

Ahora, tras ser acusado por antiguos seguidores suyos de abusar de los niños, mantener relaciones sexuales con menores y de tener por lo menos 15 esposas, Howell ha vuelto a intentar imponerse por la fuerza. En esta ocasión, la policía de Texas no le va a dejar porque, según el agente especial de policía que dirige la operación, Ted Royster, estamos dispuestos a llegar hasta el final .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.