Secciones
Síguenos en:
LA MUERTE DE MOLINA DESTAPA PUGNA EN SINDICATO BANANERO

LA MUERTE DE MOLINA DESTAPA PUGNA EN SINDICATO BANANERO

El asesinato del secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agraria (Sintrainagro), Oliverio Molina, destapó una pugna interna entre los miembros del sindicato bananero. Para algunos sectores, los asesinatos de dirigentes sindicales y políticos y reinsertados de Esperanza, Paz y Libertad es el resultado de esa guerra dentro del sindicato bananero.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
01 de marzo 1993 , 12:00 a. m.

Voceros políticos aceptaron que existe una coalición entre el Partido Comunista (PC) y la Unión Patriótica (UP), para minar el poder que ha ganado dentro de los trabajadores el movimiento Esperanza, Paz y Libertad.

Sin embargo, los cuatro alcaldes del eje bananero de Urabá no decretaron el toque de queda propuesto por el Gobierno luego del asesinato el sábado pasado, en Medellín, del dirigente agrario y político.

La autoridades dieron a conocer los retratos hablados de los presuntos asesinos de Molina quien, además, era dirigente de la UP.

El cuerpo de Molina fue trasladado ayer a Ibagué, su tierra natal, donde será sepultado luego del entierro simbólico que se le hizo en Apartadó, bajo la militarización de la población. Pugna por el poder en seno de Sintrainagro En medio del dolor y el vacío que dejó el asesinato del dirigente agrario y político José Oliverio Molina Cardona, a la incertidumbre y el miedo se sumó un interrogante: Se deben los crímenes de dirigentes obreros a la pelea por el poder entre distintos grupos políticos presentes en el sindicato bananero? Durante el velorio del líder en Apartadó, el rumor se intensificó y empezó a caminar paralelo al silencio de todos: nadie se atreve a denunciar ante las autoridades los indicios que se tienen sobre las causas de la violencia que desangra a la zona agroindustrial.

Por otra parte, a pesar de la tensión que produjo la muerte de Molina y de las recomendaciones del Gobierno nacional de implantar el toque de queda, los cuatro alcaldes del Eje Bananero no aceptaron esta medida de excepción.

El cuerpo de Molina, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Agraria (Sintrainagro), y dirigente de la Unión Patriótica (UP), asesinado en Medellín el sábado pasado, fue velado durante la noche del sábado en Apartadó. Ayer fue trasladado a Ibagué, su tierra natal, donde era esperado por sus familiares.

Durante el velorio, al que asistieron los alcaldes de Apartadó, Turbo, Carepa y Chigorodó, la ciudad de Apartadó fue parcialmente militarizada. Se realizaron patrullajes continuos por parte de los soldados del Comando Operativo Número Uno del Ejército y de la Policía.

También se efectuaron retenes en las vías de acceso a Apartadó y se ordenó el sobrevuelo de helicópteros militares sobre el perímetro urbano. Sin embargo, Apartadó vivió una jornada dominical sin alteraciones. Las gentes acudieron a los supermercados. Las cantinas y establecimientos públicos se llenaron y en las calles la vida era normal.

Hoy, trabajadores bananeros, sectores políticos, económicos y sociales de Urabá fueron convocados a una marcha pacífica por la calle principal de Apartadó, que terminará en un acto en el Concejo, en protesta por el asesinato de Molina. Lucha por el poder A pesar de la aparente calma, el asesinato de Molina ha sacado a la luz pública la lucha de los sectores políticos de la zona agroindustrial, por espacio y poder dentro del gremio más poderoso que existe allí: Sintrainagro.

Ayer, mientras el cadáver era sacado de la Casa del Pueblo, para ser llevado al aeropuerto, los comentarios de los dirigentes solo apuntaban hacia ese problema.

Para algunos sectores, los asesinatos de los administradores y trabajadores agrarios, de líderes sindicales y políticos y de miembros reinsertados de Esperanza, Paz y Libertad, es el reflejo de esa guerra por el poder dentro del sindicato.

Voceros políticos han aceptado que existe una coalición entre el Partido Comunista (PC) y la UP, para minar el poder que ha ganado dentro de los trabajadores el movimiento Esperanza, Paz y Libertad. Este esfuerzo es más urgente ahora, cuando se avecina el cambio de la junta directiva del sindicato y las negociaciones de pliegos de peticiones en las fincas.

Para Teodoro Díaz, vicepresidente regional de Esperanza, Paz y Libertad en Urabá, el partido político más golpeado por los asesinatos y que ha acusado directamente a la UP y al PC de ser cómplices de los crímenes, los asesinatos de Molina y de Jesús Alirio Guevara, hace un mes, demuestran que el sindicato viene siendo atacado por fuerzas oscuras.

Hay una confrontación por un espacio político, por unas ideas. Esa pugna es por el dominio del sindicato --dijo el dirigente--. Sin embargo, los crímenes de Guevara y Molina no tienen relación directa con esa lucha y más bien están asociados a las acciones de la disidencia del Epl y los grupos de la Coordinadora Guerrillera, que no apoyan la reinserción. Pero los dos crímenes están íntimamente ligados .

Un vocero de la UP que pidió el anonimato dijo que no es cierto lo de la pugna interior en Sintrainagro. Lo cierto es que hay una fracción del Epl que está en una persecución a muerte contra los exguerrilleros reinsertados. Con la muerte de Molina, se trata de involucrar a la UP para que entre en esa lucha violenta de la disidencia. Eso no lo vamos a permitir. No vamos a aceptar ese juego, rechazamos todo crimen venga de donde venga .

El secretario general del PC en Urabá, Luis Antonio Tapias, dijo que hasta el momento no hay ninguna acusación contra agrupación política o grupo guerrillero por el asesinato de Molina. Sin embargo, ratificó que sí existe una pugna política dentro del sindicato, entre su grupo y Esperanza, Paz y Libertad.

Esa diferencia es a raíz de la desmovilización --explicó--. Nosotros, el PC, la UP y A Luchar, no tenemos diferencias muy grandes sobre los asuntos laborales del sindicato, pero sí con el proceso de paz. Desde su desmovilización en Pueblo Nuevo, saludamos el proceso, pero nunca hemos estado de acuerdo con muchas cosas de la reinserción .

Tapias aseguró que el PC no está sacando provecho de la situación de los reinsertados y dijo que todas estas muertes son producto de la confrontación con la disidencia que comanda Francisco Caraballo. Vamos a pelear porque la unidad de Sintrainagro se salve y porque las convenciones de trabajo se realicen normalmente .

Un comunicado expedido por la junta nacional de Sintrainagro, horas antes del asesinato de Molina, señala que entre los trabajadores existe un estado de anarquía y peligroso debilitamiento de la necesaria disciplina interna debido a dramáticos hechos . Alcaldes: no se necesita el toque de queda Los alcaldes del Eje Bananero descartaron la posibilidad de decretar el toque de queda porque, a pesar del crimen de Oliverio Molina, la zona está en calma.

Señalaron conjuntamente que lo urgente para la zona es que el presidente César Gaviria vea como excepcional el caso de Urabá y reconsidere su decisión de no autorizar diálogos regionales, pues la guerrilla es el peor enemigo de la zona y la que tiene hundidos a sus habitantes en el caos, el miedo y la zozobra.

Los alcaldes de los municipios más afectados por la violencia, Apartadó, Turbo, Chigorodó y Carepa, estuvieron de acuerdo en que la paz en la zona bananera no se logra con medidas de fuerza, sino con políticas sociales y con diálogos entre los sectores políticos y civiles.

La salida concreta señalada por los funcionarios es el diálogo, las medidas de concertación, reformas sociales y programas económicos de desarrollo. Convocaron a sus comunidades a liberarse de comportamientos intransigentes e irreconciliables.

El alcalde de Apartadó, Nelson Campo Núñez, argumentó su insistencia en el diálogo, al señalar al ala disidente del Ejército Popular de Liberación (EPL), que dirige Francisco Caraballo, como el peor enemigo de Urabá. Sin desconocer a otros grupos guerrilleros, la verdad es que los elementos que integran al grupo caraballista son unos verdaderos paranoicos .

Aparte de la violencia con la muerte de dirigentes políticos, sindicalistas, obreros, policías, militares y guerrilleros, también tenemos otro tipo de violencia como la falta de servicios públicos, los problemas educativos, las vías carreteables para que los campesinos puedan sacar al mercado sus productos , dijo Campo.

Pese a su insistencia en las soluciones sociales, Campo señaló que el Gobierno nacional tiene suficiente tropa y fuerza para atacar a esos enemigos de la región. Acabando con los líderes La Guerrilla es señalada como la responsable de la violencia que tienen que soportar los 200 mil habitantes de los seis municipios más importantes de Urabá.

Allí actúan las Farc, con sus frentes 5 y 34; el Eln y dos alas de la disidencia del otrora Epl dirigidas por Francisco Caraballo.

El recrudecimiento de la violencia en los últimos meses se inició con el asesinato de Aristides Caballero Ballesteros, alcalde liberal de San Pedro de Urabá, el 26 de octubre. Los siguientes son algunos de los hechos de más resonancia, la mayoría atribuidos a la guerrilla.

-- El grupo Esperanza, Paz y Libertad ha perdido más de cien militantes en los dos años de reinserción. Entre los asesinados este año están el concejal de Apartadó Pedro Germán Góez Garcés, muerto el 17 de febrero, y John García, que trabajaba por la solución del problema habitacional de las 10 mil familias de la invasión La Chinita, en Apartadó, asesinado el 13 de febrero.

-- El gerente de la Cooperativa Agrícola de Urabá, Francisco Javier Gil Ibargen, asesinado el 9 de febrero en Apartadó.

-- El 8 de febrero aparecieron muertos los agentes del Cuerpo Técnico de Policía Judicial Jaime Benito Parrado y Fredy Martínez Murillo, secuestrados cuatro días antes.

-- El 22 de enero la Coordinadora Guerrillera dejó sin energía a la zona durante tres días.

-- El vicepresidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria del Agro (Sintrainagro), y dirigente de Esperanza, Paz y Libertad, Jesús Alirio Guevara, asesinado el 29 de enero.

-- El secretario del Concejo de Turbo, Mario Valenzuela Aguilar, asesinado el 9 de enero.

-- Afranio Vacca Arango, excandidato liberal a la alcaldía de Chigorodó y expresidente del Concejo, asesinado el 7 de diciembre del año pasado. Su padre, Afranio Vacca Caraballo fue asesinado el 21 de abril de 1991, cuando era alcalde de esa localidad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.