GAS O CONDENSADO QUIÉN DA MÁS

GAS O CONDENSADO QUIÉN DA MÁS

Como fórmula para evitar que en el futuro se generen nuevas discusiones jurídicas y técnicas entre el Gobierno y las multinacionales sobre los alcances de los hidrocarburos hallados, Ecopetrol decidió perfeccionar la cláusula que ha causado toda la controversia con la British Petroleum en el contrato de asociación Piedemonte.

22 de junio 1997 , 12:00 a. m.

La cláusula 14.2.3 del contrato de asociación standard decía que al encontrarse en un mismo bloque varios yacimientos debería tomarse el hidrocarburo principal para repartir la producción entre Ecopetrol y la asociada.

Esta cláusula hizo crisis con el contrato Piedemonte debido a las múltiples interpretaciones que ha recibido, pues las partes no se han puesto de acuerdo en qué es el condensado: si una especie de petróleo o una clase de gas.

Aunque aparentemente la diferencia entre uno y otro es apenas semántica, en la práctica de ella se deriva una rentabilidad que alejaría o acercaría a la BP para seguir explorando y explotando en el bloque Piedemonte, donde ya se encontraron los campos de Volcanera, Pauto y Floreña.

Si es gas, como lo había dicho el Ministerio de Minas en un principio (y luego se retractó), la BP continuaría en el desarrollo de los tres yacimientos y acometería el plan de inversiones que se requieren para extraer las reservas.

Si es condensado, la petrolera británica no solicitaría la comercialidad de esos yacimientos pues considera que el negocio no le es rentable.

Esto último se daría porque el condensado (al ser líquido) haría más rápida la aplicación de una tabla de escalonamiento que en este contrato distribuye la producción que le corresponde a cada una de las partes.

Según esta tabla, cuando el volumen de producción de los tres campos llegue a los 60 millones de barriles, la repartición de la producción ya no sería igual (50-50) para Ecopetrol y BP.

En efecto, después de ese nivel de producción acumulada la balanza se irá inclinando en favor de Ecopetrol y en contra de BP hasta llegar a una distribución de 70-30.

En consecuencia, si se decide que el hidrocarburo principal es el condensado, la tabla se aplicaría más rápidamente en el tiempo y a los pocos años de comenzar la explotación de las reservas la repartición comenzaría a desfavorecer a la multinacional británica.

Sin embargo, si se escoge la opción del gas como el hidrocarburo principal, durante gran parte de los 22 años que le quedan de explotación al contrato la distribución sería 50-50 y solo en los últimos años se llegaría al 70-30.

Por eso, BP le apuesta a esta última alternativa porque recibir la mitad de la producción durante más años significa asegurar un significativo volumen de ingresos por ventas a lo largo de más tiempo.

No obstante, la última palabra podría tomarla el próxima martes la junta directiva de Ecopetrol, luego de analizar los conceptos rendidos por diferentes abogados tanto de su Departamento Jurídico como los externos entre los cuales figuran el ex procurador Carlos Gustavo Arrieta.

Para no seguirse enredando con este tipo de discusiones en el futuro, Ecopetrol decidió redactar una cláusula aclaratoria según la cual cuando en un campo se descubren hidrocarburos líquidos o gaseosos, el principal será aquel que primero llegue a una producción acumulada de 60 millones de barriles.

La cosa parece compleja, pero no lo es. Este nivel de los 60 millones de barriles es el piso a partir del cual en los actuales contratos de Factor R (distintos al de Piedemonte) la distribución de la producción entre Ecopetrol y su socio deja de ser 50-50 y comienza a cambiar a favor de la petrolera estatal de acuerdo con el volumen de las reservas que se vayan extrayendo, pero también según el precio del petróleo y los costos que demande el proyecto.

De esta manera, Ecopetrol busca conjurar en el futuro problemas de interpretación como los surgidos con la multinacional británica en donde diferentes abogados consideran que el hidrocarburo principal es el condensado y otros sostienen que es el gas.

Sin embargo, el vicepresidente de Exploración y Producción de Ecopetrol, Ismael Enrique Arenas, dijo que esta nueva cláusula aclaratoria no se puede aplicar al contrato con la BP toda vez que ello significaría un cambio en un contrato firmado en 1992.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.