Secciones
Síguenos en:
SAN ANDRÉS BUSCA CONTROLAR SU POBLACIÓN

SAN ANDRÉS BUSCA CONTROLAR SU POBLACIÓN

La semana pasada, cien personas abandonaron obligadas San Andrés y Providencia, mientras don Tomás Arzuza y otros colombianos más hacen maletas para salir de manera voluntaria de las islas. Aquí nada es como antes y aunque siga siendo un paraíso le toca a uno pedir cacao , dice.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
26 de febrero 2001 , 12:00 a. m.

La semana pasada, cien personas abandonaron obligadas San Andrés y Providencia, mientras don Tomás Arzuza y otros colombianos más hacen maletas para salir de manera voluntaria de las islas. Aquí nada es como antes y aunque siga siendo un paraíso le toca a uno pedir cacao , dice.

La razón de esto tiene que ver con una norma y un programa. En 1991, el Gobierno Nacional al ver el crecimiento desmedido de la población de San Andrés y Providencia, creó, por medio del decreto 2762, normas especiales para controlar el crecimiento acelerado del proceso migratorio hacia las islas.

Por esa época en San Andrés ya habitaban 72.293 personas, de las cuales 40 mil era población flotante. Las condiciones de las islas no permitían semejante superpoblación y entonces el Gobierno tomó la decisión. Se prohibía el derecho a la residencia a cualquier persona, así fuera colombiana, que no hubiera vivido durante los tres años posteriores a la expedición del decreto.

Esa fue la razón de la partida de las personas que salieron la semana pasada , explicó César James Bryan, director de la Oficina de Control Circulación y Residencia (OCCRE).

Ellas primero fueron multadas por no tener permiso de residencia con tres y seis salarios mínimos, pero como no estuvieron en capacidad de pagarlos debieron abandonar las islas en un avión de la FAC rumbo a Barranquilla y Cartagena, de donde era la mayoría. Para llevar a cabo esta operación, OCCRE contó con la colaboración del DAS y la Policía.

Pero no son los únicos que saldrán de las islas. Ochenta y cuatro familias no nativas que sí tienen residencia se inscribieron en la OCCRE en el Programa de Reubicación ofrecido por la Red de Solidaridad, el Inurbe, el Icbf y el Sena.

Ellas son conscientes de que no tienen futuro en San Andrés porque no hay empleo y en cambio sí están deteriorando las islas.

Ese es el caso de Arzuza. El prefiere abandonar la playa, la brisa y el mar a cambio de los 7 150.000 pesos para vivienda que ofrece el Programa de Reubicación, y de la garantía de los tres meses de alimentación y capacitación laboral, para poder regresar con su familia a Barranquilla, su tierra natal.

El objetivo de este programa -explica Bryan- es mejorar la calidad de vida de los isleños e incentivar el progreso. Al salir las personas que no son nativas acabamos la superpoblación .

En esta administración, 150 personas han sido enviadas a su lugar de origen por no contar con la residencia y aún faltan 850.

La preocupación de Silvio Casagrande, delegado de la Red de Solidaridad, es poder asegurar a los que no son sanandresanos las garantías necesarias para su reubicación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.