Mujer acepta que mató a amiga por robarle bebé

Mujer acepta que mató a amiga por robarle bebé

02 de febrero 2013 , 12:00 a. m.

Por homicidio agravado y secuestro simple agravado, un juez promiscuo de Garantías de Sopó (Cundinamarca) envió a la cárcel a Mireya González, una mujer de 37 años que mató de 47 puñaladas a su mejor amiga por robarle un bebé de un mes de nacido.

González aceptó en la audiencia de imputación de cargos que le pidió a su amiga Nancy Yazmín Umaña, de 20 años, que la acompañara a reclamar un dinero en el hospital de Sopó. También dijo que llevaba consigo varios frascos de escopolamina, y que después de fingir que había cobrado el dinero, le dio 20 mil pesos a la víctima y la invitó a comer una picada en un sitio desolado, donde la mató y se llevó al bebé.

En la audiencia de legalización de captura, el juez le dictó medida de aseguramiento por los dos delitos y la mandó a la cárcel El Buen Pastor de Bogotá. La Fiscalía pidió 40 años de prisión para la sindicada.

La artimaña de la mujer para robarse el bebé y fingir ante su pareja que era suyo, fue descubierta por el Cuerpo Técnico de Investigaciones (CTI) de la Fiscalía, tras el hallazgo del cadáver de Nancy Umaña en una alcantarilla del municipio de Machetá (Cundinamarca) con 47 puñaladas en su cuerpo.

La historia comenzó el lunes de esta semana, a las 8 de la mañana, en el municipio de Sopó (Cundinamarca) cuando Nancy salió de su casa con su niño en brazos a encontrarse con una vieja amiga, Mireya, con quien había trabajado en un restaurante tiempo atrás. Nancy no volvió a casa esa noche. Sus familiares y el esposo pusieron la denuncia.

Al día siguiente, en el kilómetro 7 de la vía que de la represa del Sisga conduce a Machetá (Chocontá), agentes del CTI encontraron dentro de una alcantarilla el cadáver de una mujer con heridas de arma blanca. Luego de investigaciones, la Fiscalía determinó que se trataba de Nancy. Entonces, el jueves, el CTI se desplazó a la casa de Mireya, ubicada en Briceño, para preguntarle por su amiga, pero ella negó conocer su paradero. No obstante, los agentes entraron a su vivienda y encontraron al bebé. "Estaba muy saludable", dijo uno de los investigadores.

Los agentes iniciaron la operación de rescate y la mujer fue capturada. Según la Fiscalía, Mireya venía simulando un embarazo hacía nueve meses para hacerle creer a su compañero sentimental, Alejandro Cortés, de 21 años, que ese niño era de él. Rafael Umaña, hermano de Nancy, dice que ella era una mujer alegre, rumbera y extrovertida. La Fiscalía pidió una pena de prisión de 40 años. El esposo de la acusada, Alejandro Cortés, fue dejado en libertad, porque al parecer fue engañado por su esposa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.