EL ROSTRO NATURAL DEL CARIBE COLOMBIANO

EL ROSTRO NATURAL DEL CARIBE COLOMBIANO

BOLIVAR Isla Grande Cartagena A pesar de la frecuente promoción turística que se le hace al archipiélago Islas del Rosario, existen lugares dentro de este sistema de islotes que no son lo suficientemente conocidos y conservan el encanto de lo primitivo y virginal.

19 de junio 1997 , 12:00 a. m.

La Isla Grande es el islote con mayor extensión del archipiélago del Rosario. A este es fácil llegar en transportes acuáticos, que no tienen un costo superior a los 7 mil pesos por persona.

Una vez en la Isla, el visitante tiene la oportunidad de conocer dos lugares muy atractivos. El primero de ellos es la playa de Majagua, que durante años le sirvió como fuente de inspiración al pintor francés Pierre Daguet, donde el artista tenía su estudio y sitio de recreo.

La blanca arena de la costa de Majagua contrasta con el incomparable mar verde esmeralda que caracteriza al océano en este Archipiélago.

Para disfrutar de Majagua es posible acudir al Hotel Santa Clara, que administra el alojamiento en este lugar. El Hotel ofrece un programa que se llama el tour del día , para ir y volver el mismo día a la Isla, con un costo de 38.500 pesos por persona, con almuerzo incluido.

La salida es a las 8 y 30, en la Marina Santa Cruz y se regresa a las 3 y 30 de la tarde.

Pero también se dispone de trece pintorescas cabañas para pernoctar, que se alquilan por día y que tienen precios que van de 230 mil a 300 mil pesos, con la alimentación incluida.

La playa cuenta con un restaurante especializado en comida marina; el estudio donde trabajó Pierre Daguet y una biblioteca, que también perteneció al artista.

También existe una sede de buceo especializada. Se puede alquilar el equipo para practicar windsurf, sunfish o remo. Una lancha con su piloto hará el recorrido por las islas del Rosario y hasta el acuario.

Otro lugar interesante es la Laguna Encantada, ubicada justo en el centro de la Isla Grande, que durante las noches ofrece la posibilidad de apreciar unas luces en sus aguas que muchas veces pueden haber sido tomadas como un fenómeno sobrenatural.

En realidad se trata de una alta concentración de noctílucas , que fosforecen cuando las aguas son agitadas por la presencia de algo en su interior, produciendo unas luces asombrosas, que hace que el bañista se sienta tomando un baño luminoso.

SUCRE Las cavernas de Toluviejo Con más de 400 años de historia, las Cavernas de Toluviejo, al noroccidente del Departamento de Sucre, son un sitio obligado para quienes visitan esta región.

Son cuatro cavernas que se encuentran ubicadas a pocos pasos de la plaza principal del pueblo fundado hace más de 450 años. Dice la leyenda que las cavernas fueron primero y después nació Toluviejo.

También dice que durante la Guerra de los Mil Días fueron utilizadas por el ejército gobiernista para esconderse de sus rivales y tenderles trampas lo que les permitió inclinar la balance a su favor durante el conflicto armado.

En reseña histórica se comenta que una de las cavernas conducía a Colosó distante 12 kilómetros, sin embargo, el tiempo se ha encargado de ir borrando el camino y actualmente solo tienen 15 metros de largo y dos de ancho, pero continúan siendo una de las principales atracciones turísticas de Sucre.

Otra tiene figura de una Iglesia. En otra más se escucha el sonido musical de guitarra y bajo. En la cuarta tiene la reseña que fue encontrado un barco de oro, tal vez olvidado por un pirata.

A Toluviejo se llega a través de los aeropuertos Los Garzones de Montería, Rafael Nuñez de Cartagena y Santiago de Tolú. Dista 14 kilómetros de la Capital de Sucre, Sincelejo. El desplazamiento desde Sincelejo, en buses domésticos, cuesta 5 mil pesos.

CORDOBA Playas, naturalmente Montería Las playas de San Bernardo del Viento son sencillamente silvestres y plácidas de arenas doradas, menuda y llenas de conchas nacaradas.

Inician en Punta Mestizo y concluyen en la desembocadura del río Mangle. conformando una zona que posee reservas turísticas de envidiable comodidad, centros turísticos-ecológicos situados a 12 kilómetros de la cabecera municipal. Distante de Montería 85 kilómetros por una carretera asfaltada hasta Lorica (59 Kms.).

Allí funciona la hostería Los Tambos del Viento con 20 cómodas cabañas con capacidad para 120 personas, dotadas de todos los servicios esenciales (agua potable abundante, energía y planta de emergencia), restaurante, bar, piscina y amplias playas, con mar tranquilo. En sus alrededores (La Rada, Paso Nuevo e isla Fuerte) hay abundancia de pesca, principalmente submarina.

También está La Caracola un complejo habitacional moderno, con cabañas (y solares para la venta). Estas instalaciones están vecinas a Los Tambos del Viento. El valor del alojamiento por persona en temporada alta es de 40.000 pesos, incluye desayuno, almuerzo y cena. En temporada baja es de 30.000 pesos (reservación en Bogotá teléfono 2551874 y 3455889).

Desde Montería el valor de un taxi hasta Los Tambos del Viento oscila entre 35 y 40 mil pesos. La ruta desde Montería comprende Cereté, San Pelayo, Lorica, puente en la Doctrina sobre el río Sinú, San Bernardo del Viento y Playas del Viento. Sirven a Montería las líneas aéreas Avianca, Aces y AeroRepública.

CESAR Por los caminos de la sierra Valledupar Atánquez, es un corregimiento de Valledupar, ubicado en la zona norte, en estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta y sus habitantes son indígenas de la tribu kankuama y en su mayoría civilizados.

Queda a 45 kilómetros de la cabecera municipal. Se caracteriza por su clima medio (25 grados) y sus principales atractivos son los derivados que hacen de la caña como el alfandoque, panela, también fabrican mochilas de fique en diversos colores, lazos y artesanías de la región en miniaturas como los anteriores sumados a las antiguas planchas a carbón, lámparas de petróleo, etc.

Se le recomienda al turista llevar ropa liviana, botas para caminar bien sus calles empinadas y adoquinadas con grandes piedras. El pasaje desde Valledupar cuesta 2.000 pesos en camperos y camionetas.

Si el viajero le gusta la caminata ecológica puede ir de Atánquez a Nabusímake y Pueblo Bello. El primero es un sitio acogedor donde habita la tribu de los arhuacos, ubicado en estribaciones de la sierra Nevada de Santa Marta, noroccidente de Valledupar. Su carretera es abrupta y hay que recorrer unos 25 kilómetros en vehículos o bestias.

Su temperatura promedia los 24 grados. Llegar hasta Nabusimake es para el viajero una verdadera aventura que está matizada por las sabanas de la región y el constante caminar de los indígenas que transita en diversos sentidos y en su mayoría lo hacen a pie.

Para llegar a este sitio enclavado en una parte alta del macizo colombiano se llega pasando el corregimiento de Pueblo Bello. El pasaje tiene un valor de 3.000 pesos.

El turista debe estar provisto de sabanas y buenos abrigos porque las noches son intensamente frías. Botas para caminar por sus alrededores que presentan altibajos.

Pueblo Bello, corregimiento de Valledupar, que está en la parte noroccidental, a unos 45 minutos de la cabecera municipal.

Se caracteriza por su clima acogedor y su entorno entre las montañas de la sierra Nevada. Se aprecia el verdadero comercio de los indios arhuacos que venden sus productos de pancoger y sus tradicionales mochilas.

Para llegar a este sitio el se debe ir a la estación de Pueblo Bello que está en Valledupar al lado de la Galería Popular. El pasaje cuesta 2.500 pesos y la persona debe llevar franelas, jean, botas medianas y abrigos.

MAGDALENA Para crear naturaleza Santa Marta La reserva natural y arqueológica Masinga, es un destino turístico que se dio gracias al interés de los Hoteles Decamerón Colombia, para desarrollar sus propósitos ecologistas, y guarda un objetivo educacional y de preservación para la conservación de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Se encuentra a 12 kilómetros al nororiente de Santa Marta con temperaturas que oscilan entre los 20 y 25 grados centígrados, donde es palpable a la vista de los turistas y propios vestigios de los antiguos caminos y terrazas taironas. El área está compuesta de 65 hectáreas de bosques de galería en donde se puede sentir la energía y la fuerza de la naturaleza en una de las zonas más rica de fauna y flora tropical de la costa caribeña como es la Sierra Nevada de Santa Marta.

Para visitar a Masinga, se debe tener en cuenta, que se está entrando en un lugar sagrado para los indígenas y por lo tanto merece todo el respeto al silencio y a la fragilidad de la naturaleza.

Con el servicio todo incluido a un costo por persona de 24 mil pesos, el visitante podrá disfrutar de un agradable viaje de 50 minuto en chiva hasta la reserva. Allá lo espera un sancocho servido en vasija de barro, bebidas típicas como jugos tropicales, guarapo o gaseosas, además del bar abierto, servicio de guías indígenas en caminatas por senderos de interpretación trazados para conocer la vegetación como bosque de galería y el bosque de la zona.

Se recorren los antiguos caminos, parte de la civilización Tairona, que comunican la zona costera con las grandes ciudades de la Sierra, como Teyuna (Ciudad Perdida). Visita a las terrazas-mirador con arquitectura tairona y mirador hacia el panorama de la madre Sierra en su flanco noroccidental, además de poder apreciar la variedad de flora donde se identifican más de 189 especies y la diversidad de fauna de la región.

También podrá disfrutar, de un baño en las refrescantes aguas del río Manzanares y una siesta en hamaca en medio de la paz y la tranquilidad que ofrece la naturaleza serrana.

Para las caminatas se recomienda zapatos adecuados, ropa ligera y fresca; no se permiten los artículos químicos como repelentes, bloqueadores solares o cremas. Tampoco se permite cazar o recolectar material vegetal o mineral.

LA GUAJIRA Parque Encarnación Riohacha Esta belleza natural, que aunque no ha sido declarada de manera oficial, se encuentra a sólo 2 kilómetros de Riohacha y a 100 metros del Valle de los Cangrejos.

Este lugar poco visitado y publicitado, es un acogedor paraje adonde llegan las garzas y demás aves a empollar sus huevos y a engalanar con su belleza para hacer más agradable el momento de esparcimiento lejos del bullicio propio de la ciudad.

Para cualquier turista que desee llegar hasta este lugar le resulta más económico que ir a cualquier otro de la Guajira, pues pueden hacerlo a pie o en carro de servicio público por la módica suma de 10 mil pesos ida y regreso.

Por no ser tan conocido, sus únicos pobladores son los indígenas wayúu, de allí que sus visitantes deben llevar carpas si desean pasar la noche en este paradisíaco lugar.

Además de contemplar a las garzas, otro de los atractivos de este lugar es el mangle no tradicional que se encuentra en otras regiones de la Costa Caribe. Algunos observadores internacionales, de los muy poco quizá que han llegado hasta allá afirmó la expresión Aquí se detuvo la naturaleza por unos minutos, para extasiarnos con su belleza .

ATLANTICO Santa Verónica Barranquilla Una gran extensión de playa de suave arena y un mar de aguas azules, hacen parte de Santa Verónica, un lugar apto para los juegos náuticos y la pesca.

Santa Verónica es una playas atlántica a la cual se llega por la carretera que conduce a Puerto Colombia, la nueva vía al mar, a 45 minutos de Barranquilla y una hora de Cartagena.

Este lugar es corregimiento del municipio de Tubará (Atlántico) y su actividad gira en torno al turismo, especialmente los fines de semana, cuando recibe a cientos de personas no solo provenientes de Barranquilla, sino de poblaciones vecinas. Igualmente ofrece una variedad de árboles frutales, que además de ser comercializados, le brindan sombra y frescura al lugar.

Sus playas son amplias y muy limpias, escenario perfecto para los juegos de playa, lo mismo que en el mar, donde constantemente se ven surfistas y esquiadores.

Santa Verónica cuenta con cabañas que ofrecen alojamiento hasta para ocho personas. Y como no cuenta con una amplia infraestructura hotelera, los habitantes de la región adecuaron sus viviendas para recibir a los visitantes. El costo por día oscila entre los 30 y 50 mil pesos diarios.

A escasos minutos del lugar, incluso se puede llegar a pie, se encuentran los centros recreacionales El Descanso, de la Caja de Compensación Cajacopi, y Turipaná de Comfamiliar, sitios de donde generalmente llegan visitantes a las playas de Santa Verónica.

El lugar no ofrece transporte directo. Se llega a través de vehículos contratados (un taxi expreso con aire acondicionado desde Barranquilla tiene una tarifa de 30 mil pesos).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.