AL SANTA FE SOLO LE FALTÓ UN GOLECITO

AL SANTA FE SOLO LE FALTÓ UN GOLECITO

Faltando 11 minutos para terminar el juego, Santa Fe mantenía el menor de los males. Perdía apenas 1-0 con el Lanús, en Buenos Aires. Entre las posibilidades negativas, esta era el límite entre lo malo y lo peligroso en el primer duelo de la final de la Copa Conmebol.

21 de noviembre 1996 , 12:00 a.m.

Pero llegó esa desconcentración en la defensa del equipo que orienta Pablo Centrone. Orlando Garcés, que tuvo una noche fatal, le hizo vista al delantero. Francisco Wittingham se quedó parado... Nadie presionó. El recién ingresado Lacoseglia, entonces, ante esas libertades, templó un centro bombeado a todo el punto penalti.

Y allí, parado, sin saltar, el más chiquitito en estatura del grupo argentino, el volante Miguel Santiago Ibagaza, cabeceó al piso, como si estuviera presentando un examen, a la base del palo izquierdo del portero Rafael Dudamel, que voló pero no llegó a la pelota.

Ibagaza dio dos pasitos hacia adelante antes de lograr el impacto. Oscar Upegui se limitó a acompañar la pelota con la mirada. Grígory Méndez, uno de los destacados de la noche, perdió la marca... La pizarra se puso 2-0, y así terminó el partido.

El juego resiste dos tipos de análisis. Uno, el del lado argentino. Tal vez los muchachos de Lanús piensen que los bogotanos la sacaron barata , que fue mucho más la iniciativa ofensiva local, que fallaron un par de goles increíbles...

Desde la otra orilla, se puede decir, que Santa Fe respetó mucho al rival en el primer tiempo y que cuando levantó su nivel para la segunda etapa, demostró que Lanús no es ese monstruo terrible , ese equipo tumba gigantes que le pintaron antes de comenzar el partido.

Sí. Santa Fe en El Campín, después del temple que mostró, por ejemplo, contra el Vasco Da Gama hace ocho días, puede esperar remontar la diferencia en contra y llevarse su primer título internacional en toda la historia.

En el comienzo del juego, los cardenales fueron muy tímidos en defensa, por pasajes abusaron de la pasividad y en ataque fueron nulos. Roberto Vidales pasó inadvertido, Pacho Wittinghan fue impreciso y Farley Hoyos se equivocó siempre: prefirió la jugada individual y en esa siempre perdió.

Lanús, por su parte, a pesar de mantener la iniciativa y el control de la pelota, no era contundente. Tal vez pesó mucho la ausencia de su motor en la mitad del campo, el internacional Hugo Morales, que no jugó por lesión.

En el complemento Santa Fe tuvo una virtud. Salió a pelear el partido en la mitad del campo, no aguantó más en el borde las 18, y parecía, por momentos que neutralizaba al rival, a pesar de que en ataque fue muy tímido.

Pero llegó esa jugada faltando 11 minutos y el más chiquitito de los argentinos le clavó ese cabezazo...

Con el 1-0, la cosa era más manejable. Ojalá , dentro de 15 días, a Santa Fe no le falte ese golecito .

Así jugaron los equipos: Lanús: Carlos Roa; Juan Serrizuela, Gustavo Falaschi, Gustavo Siviero y Abel Bressán; Oscar Mena, Daniel Cravero, Ariel Ibagaza y Gastón Coyette (Claudio Lacosegliaz); Ariel López (Milton Coimbra) y Claudio Enría (Gonzalo Belloso).

DT: Héctor Cúper.

Santa Fe: Rafael Dudamel; Nelson Flórez, Grígory Méndez, Orlando Garcés y Oscar Upegui; Jorge Salcedo, Roberth Villamizar, Nelson Hurtado y Roberto Vidales (Ramón Penayo); Francisco Wittingham y Farley Hoyos (Gustavo Díaz).

DT: Pablo Centrone.

El arbitraje del chileno Carlos Robles, apenas aceptable.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.