LÍMITES Y LÍMITES

LÍMITES Y LÍMITES

Para quien, como el alcalde Bromberg, se ha formado en la cantera mockusiana de las autolimitaciones en el ejercicio del poder, no cabe la manera olímpica en que desestimó las críticas que se le hicieron por la influencia que pudo tener Raúl Barragán en la bochornosa salida de Alberto Villate, director de Planeación, de la Administración Distrital.

17 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Conflicto de intereses?, dice Bromberg. Cuál conflicto? Al mismo tiempo que la revista Semana publicaba una foto del candidato Mockus con Barragán, Bromberg negaba saber que el asesor de su administración era a su vez asesor de Mockus, y luego agregaba que si así fuera, no creía que hubiera algún tipo de incompatibilidad en que Barragán realizara los dos trabajos .

A incompatibilidad legal, imagino yo, que se refería Bromberg Y que tal la incompatibilidad moral? Sí, esa que tan hábilmente diferencian los políticos tradicionales de la legal para hacer sus pilatunas, pero que supuestamente en el diccionario de Mockus comparte significado con esta última.

Y es que la influencia de Barragán ha sido tan grande que generó un agrio enfrentamiento dentro del gabinete que solo vino a destaparse con la salida de Villate. Se mete en temas que no le tocan e interviene en donde no debe. En la administración de Antanas usurpaba funciones y se creía su dueño , dice de Barragán Alicia Eugenia Silva, Secretaria de Gobierno, y muy cercana a Mockus.

Ahora viene a descubrirse que Barragán no solamente recomendó personalmente a una buena cantidad de los altos funcionarios de la administración Mockus, sino que puso a dos de sus viejos ex compañeros de trabajo, Pedro Buenaventura y Adolfo Viana en la Empresa de Teléfonos y en la Secretaría de Obras, y además a sus dos primos, Efraín Becerra, como Secretario Privado y luego de Tránsito, y a Mario Noriega como asesor de transporte, quien en últimas terminó enfrentando a Villate por diferencias en torno al Plan JICA.

Claro que no existe ningún impedimento legal al nepotismo. Pero es bien grave que el alcalde Bromberg ni siquiera supiera, porque así lo dijo, que los dos asesores y su Secretario de Tránsito fuesen primos. Grave si Barragán lo ocultó a propósito escudado en los diferentes apellidos de cada uno de ellos. Porque lo que tocaba en este caso, tratándose de la administración antipolítica , era anunciarlo públicamente desde el mismo momento en que asumieron sus cargos y defender abiertamente la idoneidad profesional de cada uno de ellos. Callarlo o no darle importancia podía no ser ilegal pero si poco ético.

Los límites éticos no pueden ser más estrictos para los políticos que para los antipolíticos o acomodarse a las circunstancias. Ni es bueno el nepotismo ni tampoco que Mockus y Bromberg compartan asesor pagado por el Distrito. Los demás son apenas límites legales.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.