TRES MUJERES, TRÁS DEL APELLIDO DE UN INFANTE

TRES MUJERES, TRÁS DEL APELLIDO DE UN INFANTE

Un apellido mantiene en vilo a tres jóvenes negras de Puerto Tejada. Estas mujeres esperan el regreso del infante de Marina Alexander Zape, uno de los militares liberados por las Farc, para que reconozca a los hijos que tuvo con cada una de ellas.

17 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Las tres se enteraron de que eran amantes del mismo hombre el año pasado cuando Zape decidió ingresar a la Armada Nacional. El les dijo que iba a convertirse en militar para buscar un sueldo fijo con el fin de cumplir con sus obligaciones como padre, pero de tres niños distintos.

Se despidió por turnos. Antes de irse, Mery Vélez le recordó que tenía dos meses de embarazo; Juliet Mina le dijo que esperaba tenerlo de regreso cuando diera a luz a su hija; y Adriana Castillo solo le recomendó que respondiera por esos niños que venían en camino y por el bebé que ella acababa de tener.

Aunque nunca se han sentado a discutir el tema, las mujeres decidieron esperar a que Zape terminara de prestar su servicio militar para que les dijera si en realidad estaba dispuesto a darles su apellido a los niños y si finalmente iba a escoger a una de las tres para casarse.

Pero la guerrilla estuvo a punto de dejarlas con la duda. Las Farc se lo llevaron y casi nos dejan con los crespos hechos. Fueron cinco meses de incertidumbre. Ninguna de nosotras ha denunciado sus hijos y por poco se quedan como si no tuvieran un papá . dice Castillo, una cocinera de 20 años de edad.

Cuando la guerrilla se les llevó a su hombre a través de las selvas del Chocó, las tres se convirtieron en parientes del mismo dolor. El drama las convirtió en damnificadas de la guerra, aunque evitaban encontrarse de frente en las estrechas calles del barrio Granada, en donde viven separadas por unas cuantas cuadras.

El pasado domingo las unió de nuevo la liberación de Zape, que deberá regresar en las próximas horas a este pueblo del norte del Cauca. Por eso, ahora no quieren enfrentarse entre ellas, solo desean dejarlo también en libertad posible para que decida lo que quiera. Pero que se defina y responda de una vez por todas! , dice Ceneida de Vélez, madre de Mery.

Las madres de estas jóvenes intentan no meterse en el enredo, aunque esconden a su hijas de las cámaras de televisión y de los curiosos para evitar que el chisme dejé de dar más vueltas por el barrio.

Pero de nada les sirve porque la historia desbordó los límites de la intimidad y todos llegan a las esquinas, en donde se reúnen las negras más enteradas, para escuchar los detalles nuevos de la historia.

Incluso, María Valencia, una negra de 50 años que ha tenido hijos con tres hombres distintos, dice que algunos parecen estar dispuestos a realizar un juego de apuestas para establecer con cuál mujer se quedará Zape.

Claro que conociendo a estos hombres, puedo asegurar que no se quedará con ninguna. Los machos solo nacieron pa tener hijos y hacerse los locos , agrega mientras al frente de ella una multitud de niños descalzos juega sobre el polvo amarillo de la calle.

Adriana Castillo también cree que Zape no tiene la culpa de nada porque es simplemente un hombre .

Ellos tienen derecho a ser así, en cambio a una mujer se nos ve feo tener varios hombres. Así es la vida por acá , señala y luego advierte que hará lo posible para que su hijo Esteban Alexander, de un año y ocho meses, no tenga más de una mujer como lo hacen su papá, sus tíos, sus amigos, sus vecinos y como Zape, por supuesto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.