REALMENTE SEGUIMOS SIENDO PESIMISTAS

REALMENTE SEGUIMOS SIENDO PESIMISTAS

Los empresarios están cansados de que sus críticos los acusen de preocuparse solo por sus balances y vivir prácticamente a espaldas del país.

16 de junio 1997 , 12:00 a. m.

De hecho, ya anunciaron que el primer paso para vincularse más activamente al discurrir nacional será el montaje de una veeduría cívica con el fin de seguir de cerca las próximas elecciones presidenciales.

El presidente del Consejo Gremial, Juan Manuel Ospina, en entrevista con El TIEMPO, rechaza la acusación de que el sector privado se está involucrando demasiado en la actividad partidista y explica que si hacer política es preocuparse por los temas públicos que conciernen al futuro del país, estaríamos haciendo política, pero política con mayúscula .

El Consejo Gremial estudia la creación de una veeduría ciudadana para las próximas elecciones presidenciales. No confía en la imparcialidad del gobierno? Hay que tener en cuenta que estamos hablando de las primeras elecciones después del remezón político que significó el proceso 8.000, lo que nosotros vemos como la gran oportunidad para que el país saque conclusiones importantes.

A raíz de eso viene una gran inquietud: qué pueden hacer las organizaciones ciudadanas para garantizar procesos que se constituyan en fuerzas de consolidación de las instituciones y no en disolventes? El seguimiento a los procesos electorales es rutinario en Estados Unidos y Europa, lo mismo que a la actividad parlamentaria, independientemente de que se tenga o no confianza en el gobierno.

No se puede entender esto como si el gobierno transmitiera la sensación de no ser imparcial? Creo que hay que poner dos elementos sobre la mesa. El primero es que esto es un problema que trasciende la simple coyuntura y más bien apunta a falencias del Estado y a la apatía de los ciudadanos.

El segundo es que estamos en una coyuntura electoral, donde hay un gobierno que sigue siendo cuestionado por sectores muy importantes de la sociedad. No es ningún misterio decir que del lado empresarial hay enormes reservas hacia el gobierno Samper, y no han disminuido.

Además, aunque se trate de decir lo contrario, todos los signos visibles son que Horacio Serpa es el candidato del gobierno en el proceso electoral; entonces, yo creo que eso obliga a redoblar los cuidados para que esa simpatía que creo es innegable, del gobierno en cabeza del mismo señor Presidente, no vaya a producir situaciones que lamentar.

Carlos Holmes Trujillo como ministro del Interior es garantía de imparcialidad? Es tan evidente la cercanía del ministro del Interior al doctor Serpa que allí tampoco estamos descubriendo el agua tibia. Eso obliga al doctor Holmes a ser especialmente cuidadoso en su gestión frente a las elecciones cosa que él ha prometido y a la gente hay que creerle lo que dice, porque guerra avisada no mata soldado...

Hay quienes dicen que ustedes se están metiendo demasiado en política...

Creo que tendríamos que partir de una definición de política. Si hacer política es preocuparse por los temas públicos, por los temas colectivos que conciernen al futuro del país, estaríamos haciendo política, pero política con mayúscula.

Si es entrar a jugar a favor de unos candidatos, jamás lo haríamos. Esto no quiere decir que los empresarios no tengan preferencias políticas.

A mí me llama la atención una cuestión. Hasta el 8.000 la crítica era que los gremios sólo se preocupaban de su p y g, que eran los representantes del capitalismo salvaje y el llamado era que levantáramos los ojos de los balances y que miráramos el país. Y cuando lo hacemos nos dicen: ustedes sólo se pueden preocupar de los temas estrictamente económicos y lo que tiene que ver con el sector productivo. Dónde estamos, entonces? Si alguna enseñanza nos debe dejar el 8.000 es que los temas públicos son cruciales para todos los ciudadanos.

Antes de la pasada campaña presidencial se decía que el nombre del presidente Samper suscitaba resistencias entre gremios y empresarios, por ciertos antecedentes populistas. Serpa no los asusta más? A nosotros nos preocupa que quien vaya a llegar a la presidencia tenga claridad sobre el futuro de la economía. Debe haber un manejo muy responsable. La posición de Colombia ante la comunidad internacional requiere igualmente una acción muy fuerte, así como el conflicto armado y la delincuencia rampante.

Para enfrentar esos desafíos es indispensable que quien vaya a ser Presidente dé seguridad en esos campos y no sea proclive a tentaciones populistas. Yo no creo que esto caiga en cabeza del doctor Serpa. Decir que los sectores empresariales son antiserpistas... bueno, las encuestas muestran que no es el candidato con las mayores simpatías entre ese grupo de la sociedad colombiana, eso es objetivo. Pero que se vaya a conformar un frente empresarial antiserpista eso no se ha planteado.

Y es seguro que también hay sectores que ven con buenos ojos al doctor Serpa, por encarnar una fuerza política muy importante.

Usted considera que el tema económico va a ser más importante en las próximas elecciones de lo que sucedía en el pasado? Nosotros sí creemos que el tema económico es absolutamente crucial, porque el país está en una encrucijada y esta es una oportunidad que no se puede desperdiciar para hacer un debate sobre lo que ha sucedido con la economía en los últimos años.

Creemos que hay que hacerle unos ajustes fundamentales al camino que hemos seguido y que alrededor de ese tema los candidatos van a tener que hacer planteamientos de fondo que impliquen rectificaciones.

Es posible que el proceso electoral genere tal incertidumbre como para acabar de deteriorar aun más la situación económica? Normalmente los debates no son en momentos propicios para la economía. Adicionalmente, dada la situación delicada que atravesamos, lo que los candidatos digan va a tener inexorablemente consecuencias, buenas o malas, pero se genera incertidumbre porque se abre la posibilidad de cambios en las reglas de juego.

Qué le pareció el debate a la extradición en la Comisión Primera de la Cámara? Creo que fue un debate complejo, intenso, que evidenció que el tema de la extradición en Colombia no se puede discutir serenamente; es un asunto que está lleno de connotaciones y augura una situación muy complicada.

Lo que sí puedo decir es que la segunda vuelta va a ser difícil, muy complicada, lo cual hace difícil aventurar cómo quedaría ese proyecto de acto legislativo, e inclusive si pueda sobrevivir a esa segunda vuelta. Nosotros pensamos que va a ser indispensable que haya expresiones públicas claras sobre este asunto dirigidas al Congreso.

Cómo recibió el pronunciamiento de la Corte Suprema de Justicia sobre el proyecto de descongestión carcelaria? Creemos que nos dio la razón. Está exactamente en la misma línea de lo que manifestamos una semana antes, cuando le pedimos al gobierno que se pronunciara sobre los cambios introducidos al proyecto, los cuales consideramos inconvenientes.

El Consejo Gremial no se ablandó después de su pronunciamiento sobre la vinculación del proyecto de extradición con el de descongestión carcelaria? No, porque esa carta refleja exactamente la inquietud del Consejo, que era darle a conocer al Presidente nuestras preocupaciones por el desarrollo del proyecto de reforma del sistema carcelario, que podía generar unos resultados altamente inconvenientes para el país. Esa era nuestra posición y no se modificó.

No se dejó solo al presidente de Asocolflores? Creo que la posición del Consejo sobre estos temas ha sido clara, la carta que se le envió al presidente fue acordada unánimemente. En el caso concreto del doctor Gómez Martínez creo que emitió unas opiniones muy respetables, pero no reflejaban el sentido exacto de los discutido en el Consejo.

El ministro de Hacienda dijo que ya habíamos tocado fondo y que el segundo semestre del año va a ser mejor...

Creo que es normal que cuando uno tiene la responsabilidad del manejo de la economía busque elementos que puedan generar optimismo. Pero nosotros sí vemos con preocupación las grandes variables de la economía, ya que no se han hecho las modificaciones necesarias para decir que el escenario es de recuperación.

Nos preocupa la decisión del Banco de no bajar las tasas de interés; creemos que todavía hay un margen que se puede recorrer. El escenario de revaluación no se ha modificado todavía y creemos que es importante evitar que la banda cambiaria se mueva en los extremos, y en general nos preocupa el tema fiscal, que es irracional, y está amenazado por las negociaciones precipitadas que se vienen haciendo con diferentes estamentos de la sociedad. Realmente seguimos siendo pesimistas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.