Secciones
Síguenos en:
LA REUNIFICACION EN LOS PATIOS

LA REUNIFICACION EN LOS PATIOS

Wilson Tovar no figura en los registros de Proexpo. Sin embargo, exporta hace tres meses talegados de excedentes de hortalizas sembradas en el patio de su casa, situada en un barrio marginal de Cúcuta, a las poblaciones venezolanas de San Antonio y Ureña. Aunque sus ingresos por este concepto no superan los 35.000 pesos, le han servido para equilibrar, además del balance nutricional de la dieta de su familia, sus maltrechas finanzas.

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
19 de septiembre 1990 , 12:00 a. m.

Tovar es uno de los beneficiarios de un plan de huertas comunitarias desarrollado gracias a un convenio de asistencia técnica del gobierno de Alemania occidental, con la participación del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), para la prestación servicio de atención de salud básica primaria en barrios de Cúcuta y en el municipio de Los Patios.

El convenio global, que se realiza bajo la responsabilidad del Servicio Seccional de Salud de Norte de Santander y el Hospital Regional Erasmo Meoz, es único en su género y se ofrece al país como un modelo de solución a los múltiples problemas que enfrentan las comunidades marginadas y los municipios colombianos en el nuevo esquema de la descentralización.

Nosotros dice Ulrich Knobloch, el experto alemán responsable del proyecto entendemos que la salud no es simplemente la ausencia de enfermedad, que se resuelve con la atención médica, sino el resultado de la interacción de factores económicos, sociales y educativos .

Con esta filosofía, el equipo de expertos colombo-alemán decidió eliminar en la zona de influencia del proyecto lo que ellos denominan factores de riesgo para la salud .

En Los Patios, por ejemplo, además de las 30 huertas que ya están en funcionamiento, promovieron la creación de una microempresa comunitaria para la recolección de basuras con la participación de nueve hombres y tres mujeres pertenecientes a familias del municipio.

Hoy, la Pre-Cooperativa del Servicio de Aseo del Municipio de Los Patios recoge, con tan solo cinco carros manuales y un tractor, más de nueve toneladas diarias de basura producidas por 8.400 suscriptores. Cada uno de ellos paga en promedio 250 pesos mensuales.

De esta forma, están logrando eliminar el riesgo de enfermedades producidas por las basuras y promoviendo la consolidación de procesos de economía informal.

Para garantizar que la microempresa tuviera continuidad, la alcaldía del municipio, que asume la responsabilidad del cobro a los usuarios, firmó con ella un contrato por 1.700.000 pesos mensuales por la recolección. Esto le permitirá asumir las deudas iniciales contraídas para su creación por 11 millones de pesos con el Convenio Colombo-Alemán.

Tal es el grado de éxito del proyecto, que la gobernación de Norte de Santander autorizó el fin de semana pasado la iniciación de microempresas con las mismas características en los barrios marginales de Cúcuta.

De otra parte, en el mismo municipio de Los Patios, que solo tiene cinco años de creado y sin embargo es el tercero de Norte de Santander, el convenio construyó la unidad de atención básica primaria. A ella se le dotó con una sala para el manejo de partos de bajo riesgo, que de alguna forma disminuirá la presión por servicios sobre el hospital Erasmo Meoz.

Como si fuera poco, se ha promovido la creación de cooperativas de drogas para lograr el abaratamiento de los medicamentos y de programas de educación en salud con la gente de los barrios de Cúcuta y el municipio.

En el fondo de todas estas realizaciones dice Knobloch hay un principo claro: se debe propiciar la participación de la comunidad en la solución de sus propios problemas. Nosotros no estamos regalando pescados, estamos enseñando a pescar . Reunificación: Esta misma filosofía, que excluye el paternalismo, orienta otros treinta proyectos de Alemania occidental en Colombia.

La agencia alemana para la cooperación técnica (Deutsche Gesellschaft Fur Technische Zusammenarbeit, GTZ), por ejemplo, invierte en promedio siete millones de dólares, representados en costos de asesorías, aportes financieros y materiales, para 12 de ellos, incluidos los de Cúcuta.

La GTZ es una entidad autónoma y está encargada de ejecutar los programas de cooperación técnica. Tiene un presupuesto de mil millones de dólares y trabaja en 102 países con cerca de 5.000 personas.

Nosotros dice Edgar von Knebel, quien dirige los programas para América Latina no realizamos los proyectos, sino que asesoramos o aportamos los que son realizados y dirigidos por instituciones estatales o privadas colombianas .

Knebel, quien presidió el fin de semana anterior la reunión de evaluación en Cúcuta de todos los expertos que participan en los proyectos de cooperación de la GTZ, dijo que Colombia, sin exageraciones, es un país modelo para el mundo: La receptividad es muy buena, muchas veces las instituciones encargadas aportan mucho más de lo que les corresponde .

Los tropiezos que han enfrentado se deben esencialmente a los cambios de funcionarios de los municipios por las elecciones cada dos años y a los obstáculos aduaneros para la legalización de equipos importados.

Interrogado por el efecto de la reunificación de las dos alemanias sobre estos convenios, dijo que a corto plazo sí se van a reducir los recursos en general para la cooperación técnica . Sin embargo, existe un creciente interés por parte de los países desarrollados por la asistencia técnica a los países de Tercer Mundo.

Pero esta asistencia en caso particular de Colombia, que libra la guerra contra el narcotráfico, excluye la asistencia técnica para su combate frontal.

Aunque, según Knebel, existen varias propuestas del Gobierno colombiano en este sentido, si se aprueban proyectos será dentro del marco de la filosofía de la cooperación técnica normal.

Nosotros vemos el problema de la droga como un problema de desarrollo. Muchas veces los campesinos que están cultivando coca lo hacen porque no tienen la posibilidad de cultivar otros productos para garantizar ingresos para ellos y sus familias. Por eso creemos que los proyectos normales de desarrollo rural también influyen sobre el problema. Definitivamente, en la lucha directa el gobierno alemán no se va a meter , dijo Knebel.

Lo cierto es que a la luz de la nueva realidad alemana y de los resultados actuales, en julio del año próximo Colombia renegociará estos proyectos.

Es problable que se redefinan prioridades, pero seguramente se mantendrán los proyectos relativos a la conservación del medio ambiente y al fortalecimiento del nuevo municipio colombiano. RECUADRO En qué cooperan los alemanes? Además de participar en el proyecto de atención básica primaria en barrios de Cúcuta y el municipio de Los Patios en Norte de Santander, son muchos otros los frentes de cooperación bilateral en que trabajan los alemanes. Entre ellos se destacan: Control de la erosión en la cuenca del Río Checua. Este proyecto lo desarrolla con la Corporación Autónoma Regional (CAR). El aporte de los alemanes incluye un crédito que se paga con un período de gracia de 10 años; y la asitencia técnica por medio de la GTZ, que tiene un valor de 8 millones de marcos. Se busca el reestablecimiento de la capa vegetal desaparecida y la estabilización de la que se encuentra el peligro de desaparición.

Introducción de un Sistema de Asistencia Técnico Integral Pecuaria, se llama el proyecto que la GTZ desarrolla con el Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) desde 1980. En la cuarta etapa, que está en curso, se está trabajando a través de los centros diagnóstico del ICA en 11 sectores del país un sistema de monitoreo de hatos ganaderos, especialmente bovinos.

Con este monitoreo se trata de obterner información a nivel de fincas ganaderas sobre el rendimiento de los animales, el comportamiento de las pasturas y también sobre la parte económica de la finca.

La información es procesada en los centros diagnósticos por medio de microcomputadores y devuelta a los ganaderos con recomendaciones.

Pesenca: Programa Especial de Energía Eléctrica de la Costa Atlántica. El objetivo del programa es colocar fuentes de energía renovables y no renovables, como el sol, el agua, el estiércol y el viento, al servicio del desarrollo agroindustrial. Hasta el momento estas fuentes alternativas se habían desaprovechado en la Costa Atlántica por la carencia de equipos tecnológicos que hicieran posible su utilización.

Otros son: asesoría a la Dirección Nacional de Impuestos Nacionales, el biogas como fuente alternativa de energía y asistencia a municipos de Nariño en lo relativo a planeación y desarrollo. Además, se espera la iniciación el próximo año de un programa de conservación de la Ciénaga Grande.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.