ESTABA PROHIBIDO HASTA REÍR

ESTABA PROHIBIDO HASTA REÍR

Nos movían constantemente. Caminábamos a diario durante 10 ó 15 horas y nunca duramos más de 15 días en un solo lugar.

16 de junio 1997 , 12:00 a. m.

No nos amarraron, pero la disciplina era estricta. Nos levantaban a las 4:30 de la mañana... un comandante de la guerrilla nos hablaba diariamente y durante una hora, de lo que ellos piensan y a todos nos regalaron un almanaque con la foto y una escritura de Tirofijo . Hacíamos cualquier cosa, menos jugar fútbol. Estaba prohibido hasta reír .

Este es el testimonio de John Jairo Cárdenas, uno de los diez infantes de Marina que ayer recuperaron la libertad tras cinco meses de calvario en la selva.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.