NO SEAMOS TAN INGENUOS!

NO SEAMOS TAN INGENUOS!

Si a usted le dijeran que es un ingenuo, incauto e inocente, en otras palabras que es un confiado a la hora de comprar electrodomésticos, qué pensaría?

16 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Se molestaría? Diría: no, qué va, yo no soy de esos ? Ingenuo? Confiado? Jamás! Pero no esté tan seguro. Por lo menos así lo afirma José Fernando Ceballos, jefe del grupo de Protección al Consumidor de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), cuando dice: El consumidor colombiano es muy confiado, muy inocente y muy ingenuo. No consumimos, sino que nos venden . No es reflexivo en su compra y no analiza bien sus opciones de compra .

Un poco atrevido, pero cierto.

Aunque el 85 por ciento de las quejas que llegan a la SIC tienen que ver con la calidad de los electrodomésticos y solo en Bogotá la entidad recibe 200 quejas mensuales, representa un índice muy pequeño frente a la gran cantidad de personas que compran artículos de este tipo.

La gente no sabe reclamar, no sabe exigir una garantía sobre su producto y lo peor de todo, no sabe comprarlo.

Y no se trata de un juego, pues al fin y al cabo son artículos cuyo costo representa un esfuerzo económico grande para quien lo adquiere.

Prefiero calidad En primer lugar, el consumidor debe ubicar establecimientos con una razón social ya acreditada que respalde su compra.

Por otro lado, todo producto que se venda en el mercado debe estar dotado de condiciones de calidad.

Por eso, todos los establecimientos comerciales, incluidos los sanandresitos y las personas naturales que ejercen el comercio, deben responder por la calidad de los artículos que vendan.

Lo que la SIC quiere es que en la relación comercial entre establecimiento y cliente haya completa información y honestidad entre las partes , asegura Nelly Matallana, economista de la División de Protección al Consumidor de la SIC.

En el caso de artículos extranjeros, el importador hace las veces de productor para todos los casos, especialmente para el otorgamiento de la garantía.

El consumidor debe solicitar la garantía del artículo antes de la compra y debe constar por escrito.

Pero, qué pasa cuando un producto sale defectuoso? Qué hacer? El consumidor debe dirigirse al proveedor del producto. Si se niega o se presta el servicio pero el producto sigue fallando, se puede dirigir a la SIC o a las alcaldías municipales con el fin de que se inicie una investigación administrativa. Esto no tiene ningún costo para el consumidor.

La investigación lleva a establecer la verdad de los hechos. Se solicita explicación al productor por la falla del artículo. Si no contesta, se le notifica mediante un edicto.

Finalmente, la SIC saca un veredicto que puede culminar en sanción o en exoneración de la responsabilidad.

Actualmente la sanción es mínimo de 5 salarios mínimos legales y máximo de 150, que corresponden a 25 millones de pesos.

Entre las causales de exoneración al productor del artículo están el uso inadecuado del artículo por parte del consumidor; la revisión del aparato por parte de un tercero; y el hecho de no cumplir con las especificaciones técnicas previstas.

Las investigaciones administrativas son rápidas y se activan inmediatamente sucede la queja.

La SIC está en la obligación de atender todas las reclamaciones y tiene tres años para sancionar al establecimiento. Por eso la reclamación se debe presentarse durante la vigencia de la garantía, no después.

El plazo para dar una solución depende de cada caso en particular. En lo corrido del año se han causado 40 sanciones y se han archivado 149 investigaciones.

Lo que usted debe saber antes de comprar Antes de realizar la compra de un artículo electrodoméstico, tenga en cuenta que usted como consumidor tiene unos derechos sobre el artículo que adquiere: - Reclamar información suficiente y veraz sobre el producto, que corresponda a la realidad.

- Exigir productos de calidad.

- Que se cumpla la garantía.

Además, el consumidor debe exigir que las instrucciones y los catálogos vengan en español y no en otro idioma.

- Que todo esté por escrito. Se trata de un contrato de compra y, si no hay una prueba de él, usted no puede exigir ningún tipo de respaldo después.

- Que haya prueba clara de todo dinero que entregue al establecimiento que le vende. Pedir factura con membrete del establecimiento es un imperativo.

Por su parte, el establecimiento comercial que vende tiene varios deberes sobre los productos que comercializa: - Dar información general al consumidor sobre la procedencia, origen y modo de utilización del artículo, que no induzca a error.

- Las garantías deben estar estipuladas en el contrato de venta.

- El productor responde por las condiciones de calidad del artículo. El que responde por la garantía es el proveedor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.