SU LIBERTAD, UN PASO A LA MUERTE

SU LIBERTAD, UN PASO A LA MUERTE

La pregunta del por qué razón Andrés Arturo Gutiérrez Maya, el joven sicario que el 22 de marzo de 1990 acribilló a Bernardo Jaramillo Ossa, se encontraba libre en Medellín donde fue asesinado junto a su padre, originó ayer una aguda controversia. Mientras en Bogotá el juez primero de menores dijo a EL TIEMPO que el pasado 22 de noviembre entregó el joven al director de la Escuela San José de Medellín, Elmer Saldaña; en la capital de Antioquia el capuchino José Yenildo Becerra desmintió esa versión y dijo que en ese centro situado en el barrio Fontidueño, de Bello nunca conocieron al joven homicida y que jamás fue puesto bajo su protección.

04 de enero 1992 , 12:00 a.m.

Gutiérrez apareció ayer asesinado junto con su padre, Fabio de Jesús Gutiérrez Santamaría, 48 años, en la cajuela de un automóvil que fue abandonado en el exclusivo sector de El Poblado, al suroriente de Medellín.

Su cadáver y el de su padre fueron encontrados a las 4:40 de la tarde del jueves en un sector solitario de la calle 16A sur con la diagonal 47A, sector Santa María de Los Angeles, barrio El Poblado, en el Mazda 323, rojo, LI 3512.

La Sección de Policía Judicial e Investigación (Sijin) dijo que las placas son falsas y el automotor había sido robado el 4 de octubre del año pasado en la capital antioqueña. La identificación original es QA 3482.

En el acta de levantamiento de los cadáveres, realizado por la juez permanente 116 de Instrucción Criminal, se estableció que el padre tenía un balazo en la cabeza y dos heridas con arma blanca en el cuerpo.

El joven presentaba dos disparos en la cabeza. Ninguno tenía señales de tortura. Pese a que los cuerpos estaban en el baúl, uno de los zapatos tenis del muchacho estaba en el interior del automóvil.

Inicialmente, las autoridades reportaron el doble homicidio de un supuesto comisionista y su hijo a bordo de un vehículo en el sector de El Poblado. Pero después se aclaró la verdadera identificación. Los padres de Andrés, Fabio y Amparo Maya, vivían hasta hace dos meses en el barrio La Palma, un sector popular al norte de Medellín.

Allí los vecinos dijeron que se trasladaron al barrio Aranjuez, en la comuna Nororiental. Gutiérrez y su padre fueron sepultados ayer a las 10, en Jardines Montesacro en el municipio de Itagí, sur del Medellín. Al sepelio sólo asistieron unas 15 personas. Versiones encontradas No obstante, conocida su muerte, diversos sectores se preguntaron por la presencia de Gutiérrez en Medellín.

El director de El Redentor, situado en el sur de Bogotá, sacerdote José Antonio López, afirmó que el joven terminó su proceso y el señor juez de menores consideró que ya debía salir en razón del tiempo porque era necesario volverlo a una vida normal, por eso el juez consideró que debía regresar a su casa .

López dijo que Gutiérrez había ingresado a El Redentor el pasado 12 de febrero de 1991 y que durante ese año el joven presentó exámenes del icfes para validar tercero bachillerato e hizo un curso de capacitación automotriz.

El sacerdote dijo que cuando Gutiérrez recobró su libertad el 22 de noviembre se sabía del riesgo que se corría con devolver el joven a Medellín y añadió que éste le manifestó sus temores en relación con un hombre conocido como Fernando que había sido su contacto en el complot contra Jaramillo, que había sido dado por muerto en dos ocasiones pero que seguía vivo.

Creo que el riesgo lo conocía, el medio al que pensaba volver, pensaba esquivarlo y como vemos no logró esquivarlo, el riesgo lo conocía por eso estuvimos viendo la forma de que no estuviera en esa ciudad, pero lamentablemente se nos quedó en un proyecto , dijo López.

En diciembre pasado Gutiérrez le envió a López una tarjeta escrita el 16 de ese mes en la que el joven le dijo: le agradezco de todo corazón todo lo que usted hizo por mi, por su apoyo moral y espiritual, por el camino del bien que me trazó y por devolverme la fe en Dios .

Por su parte, el juez primero de menores en Bogotá dijo que a finales de noviembre había entregado el joven al director del centro de rehabilitación San José, Elmer Saldaña, a quien hizo las recomendaciones para la custodia del joven.

El funcionario dijo además que su traslado obedeció a que había culminado la etapa de rehabilitación en El Redentor y añadió que se tenía la opción de enviarlo a Cajicá, pero que no fue posible porque allí se destina a los jóvenes que han cometido delitos leves.

El juez dijo que en repetidas ocasiones el equipo pedagógico de Gutiérrez había pedido su libertad pero agregó que tras considerar esa petición llegó a la conclusión de que no era el momento.

Finalmente dijo que Gutiérrez nunca contaba con vigilancia especial y que tampoco había sido asistido por ningún abogado dentro del proceso por la muerte de Jaramillo.

Las afirmaciones del juez contrastan con las emitidas ayer por miembros de la comunidad capuchina de San José quienes dijeron que cuando se trata de muchachos con problemas tan serios con las autoridades, como el caso de Gutiérrez, éstos son enviados al Redentor en Bogotá. A la vez que reafirmaron que el joven sicario no había sido entregado a su custodia.

Voceros de la comunidad dijeron que los jóvenes que van a ese centro son enviados por orden del juez pero no están involucrados en casos graves y por tanto, pueden salir de allí cuando quieran o incluso ser expulsados por mal comportamiento.

Ayer el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) condenó el crimen y dijo que prestaría toda su colaboración en la investigación. Maza en La Picota? De otro lado ayer trascendió que el 9 de diciembre Gutiérrez hizo una denuncia ante el Juzgado 14 de Instrucción Criminal de Pereira. En ella aseguró ante el juez Luis Fernando López que cuando llevaba dos semanas recluido en la cárcel La Picota en Bogotá lo visitó el general Miguel Maza Márquez, para pedirle que declarara contra Pablo Escobar como autor intelectual del crimen de Jaramillo.

Según esa versión el alto oficial le habría ofrecido diversos beneficios económicos a cambio de su declaración.

Además Gutiérrez le dijo al funcionario que él se negó y que días después, luego de que fuera capturado Gustavo Adolfo Meneses, El Zarco , recibió la visita de dos hombres que se identificaron como emisarios de Maza, quienes le ofrecieron dinero a cambio de que dijera que él conocía a El Zarco , sindicado también por el crimen de Jaramillo.

Ayer, fuentes de la Casa de Nariño no dieron ningún crédito a las acusaciones y dijeron que resultaba imposible creer que una persona de las condiciones morales del general Maza, hubiera visitado a Gutiérrez en la prisión.

En diálogo con EL TIEMPO el alto oficial calificó de una burda patraña la denuncia de Gutiérrez que, según él, fue orquestada por las mismas personas que ordenaron la muerte del joven sicario y su padre, con el único fin de dejar circulando falsas versiones.

Gutiérrez, dijo el general, fue detenido infraganti en la comisión de un crimen. La investigación que se adelantó tras el magnicidio de Jaramillo en la que apareció comprometido Pablo Escobar y El Zarco fue ordenada por el Gobierno nacional y adelantada por un equipo interdisciplinario .

Jamás visité La Picota, no conozco esa cárcel dijo Maza a EL TIEMPO. Es un montaje muy mal hecho. Primero lo ponen a declarar en contra mia y luego lo matan .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.