EL MUNDO DE FUTURO

EL MUNDO DE FUTURO

Estimulados en alto grado por las películas de la llamada ciencia ficción, entre otros factores, los terrícolas solemos dedicarnos a toda suerte de imaginaciones sobre el universo del futuro, y en ese universo, de nuestro propio mundo en los años por venir. No escasean las fantasías al respecto, pero la verdad es que en su mayor parte carecen de suficiente objetividad y no contemplan los reales problemas.

12 de junio 1997 , 12:00 a. m.

La verdad del mundo del futuro va a ser bien distinta, y muy poco placentera, según informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Las perspectivas del medio ambiente mundial son negativas, por cuanto los hombres siguen empeñados en ser los principales depredadores del planeta. Ya, por ejemplo, el cuarenta y siete por ciento de las tierras en América Latina han dejado de ser fértiles, por la erosión de los suelos. Y si el actual ritmo de deforestación continúa, en menos de cincuenta años estará destruido el cuarenta por ciento de los bosques. Por otra parte, aunque el agua puede llegarnos con los cometas, a finales del siglo XXI no muy lejos la cuarta parte de los habitantes terrestres no podrán consumir agua, por la pérdida de las fuentes hídricas.

A todo lo anterior hay que agregarle la destrucción de la capa de ozono, además de otros graves factores deteriorantes. Veinte institutos regionales multidisciplinarios y numerosos expertos en el área ambiental son enfáticos en sus predicciones, para indicar que no obstante los positivos avances tecnológicos de todos los días el ambiente del futuro el mundo del porvenir va a terminar siendo poco menos que irrespirable. No se trata propiamente de la perspectiva más satisfactoria.

Frente a todo lo anterior, hay que resaltar el avance de la tecnología en sus aspectos positivos. Para la época que citamos, habrá avances sorprendentes en los métodos tecnológicos, en muchos campos de la ciencia que hoy son explorados, y, en consecuencia, en la vida del ser humano.

Colombia, según datos entregados ayer, habrá sobrepasado los 50 millones de habitantes y será el tercer país más poblado de Hispanoamérica. Frente a esta perspectiva, vemos el futuro no con temor, pero sí con la certeza de que tenemos urgente necesidad de que se tomen prevenciones, para que los fenómenos naturales de sequías o grandes inviernos no tomen por sorpresa a los millones de habitantes que poblarán nuestro Hemisferio y cuyos problemas serán similares.

El aumento de la población colombiana creará, lógicamente, déficit muy comprensibles en la vivienda, en la educación, en el medio ambiente, etc. Pasar de los 50 millones en un lapso no muy largo es dar un salto demasiado brusco, quizá poco planificado, con todas las consecuencias. Pero ante el enigma de si el presente es mejor que el futuro, lo claro es que debemos ser conscientes de preservar la naturaleza y prepararnos para los días que nos esperan.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.