EL MISIONERO VESTIDO DE AZUL

EL MISIONERO VESTIDO DE AZUL

Su nombre no es desconocido para la afición colombiana, especialmente para los hinchas de Millonarios. De él se ha dicho que fue el último gran 10 que tuvo el equipo de las 13 estrellas. Llegó a Bogotá en 1982 y le bastaron dos temporadas para quedarse definitivamente en el salón de los ídolos del equipo capitalino.

12 de junio 1997 , 12:00 a.m.

Carlos Angel López, El Zurdo , también conocido como El Misionero , por ser de Misiones (Córdoba, Argentina), tiene los ojos pequeños y unas grandes arrugas. Los años dejan su huella al pasar. Su negrísimo pelo aún no delata ninguna cana. Tampoco su cuerpo ha ganado kilos. Se ve bien metido en la sudadera gris del Club Real Santa Cruz, equipo del que es técnico de divisiones inferiores. López, que se dio el gusta de jugar hasta los 40 años (terminó su carrera en el Bolívar de La Paz, donde estuvo 8 años), es el invitado de hoy de EL TIEMPO: Antes que nada, debo decir que siento una alegría enorme el poder enviar a través de este periódico un saludo enorme a toda la gente de Colombia, especialmente de Bogotá. Allá viví dos años lindos. No me voy a olvidar nunca de esa época, la más hermosa de mi vida. El mejor recuerdo que tengo de Colombia es mi hijo, que es bogotano.

En Millonarios viví mis mejores momentos como jugador de fútbol. Hoy día, cuando estoy a punto de cumplir 45 años, siento un poco de tristeza por no haberle dado a esa afición el título, que por ese entonces esperaban tanto. Los directivos conformaron un muy buen equipo, pero no se pudo lograr el objetivo.

Tengo en la memoria a Pedro Alberto Vivalda, que en paz descanse, que era nuestro arquero; Gutiérrez De Piñérez, Nano Prince, Van Tuyne, Pocillo López, Morales, Diego Umaña, Cheché Hernández, que a veces también jugaba en ese puesto; yo era el 10; y adelante teníamos a Juanito Moreno, fue el primero que estuvo en esa punta; vino el paraguayo Enrique Villalba y en la izquierda estaba Alejandro Barberón. Luego vinieron otros, Wílmar Cabrera, el uruguayo, que también estuvo conmigo... Nosotros peleamos hasta último momento, pero era difícil lograr el campeonato porque había equipos muy fuertes como los de Cali y Medellín.

Vestir esa camiseta azul fue increíble, tal vez por eso es que luego estuve con la celeste del Bolívar. Claro, en Colombia también tuve 6 meses en el Junior de Barranquilla, pero no fue lo mismo.

Hace 5 años me retiré del fútbol y ahora estoy en otra faceta, la de la enseñanza. Ser técnico es mas ingrato: si las cosas por ahí no salen el primero que se va es uno. Ahora me encargo de las divisiones inferiores del Real Santa Cruz y esta Copa América es muy importante para nosotros porque comenzamos un cursillo técnico con los entrenadores de los equipos que tienen que jugar en esta plaza (Colombia, Brasil, México y Costa Rica), y porque tendremos la oportunidad de ver a Colombia y Brasil, que deben ser de los pocos países que respetan el fútbol lírico, el fútbol técnico. Por eso creo que este grupo es el mejor en la Copa. Porque vamos a ver el fútbol que a todos nos gusta.

Lamentablemente la Copa América quedó metida entre las eliminatorias, por eso no se van a ver todas las figuras del continente. Sin contar a Brasil, hubiera sido lindo que todos estuvieran aquí.

En nombre mío y de mi familia me despido enviando un cariño muy grande a los colombianos, especialmente a la gente de Bogotá, a esos hinchas de Millonarios que quiero muchísimo. Chao, ojalá que nos podamos ver pronto .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.