ROSALÍA ARTEAGA NO TRAJO LA CALMA

ROSALÍA ARTEAGA NO TRAJO LA CALMA

Tras una madrugada de frenéticas negociaciones la democracia ecuatoriana vio el domingo, por fin, una luz al final del túnel. Lamentablemente, unas declaraciones de Rosalía Arteaga, designada ayer como nueva Presidenta de la República en forma temporal , devolvieron anoche la incertidumbre a este país.

10 de febrero 1997 , 12:00 a.m.

El principio de lo que todo el mundo creyó sería el fin de la crisis política ecuatoriana, que durante los últimos tres días mantuvo a este país con tres Presidentes , comenzó con la confirmación de que las Fuerzas Armadas le habían retirado su respaldo a Abdalá Bucaram.

Hacia las 10 de la noche del sábado el General José Grijalba, jefe militar del área de Loja, de gran importancia por ser fronteriza con Perú, declaró a una radio local que las Fuerzas Armadas, tras un frío y detallado estudio de la situación , habían decidido no respaldar al señor abogado Bucaram .

Ya está fuera de sus funciones , agregó.

El Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas mantuvo silencio ante esta breve pero crucial declaración del general Grijalba, pero el propio Bucaram se encargó de confirmar la noticia.

Hacia las dos de la mañana de ayer domingo, el mandatario informó al país que efectivamente había sido separado del poder, denunció que Ecuador ha quedado en manos de una dictadura civil y advirtió que los usurpadores del poder llevarán al país a una grave crisis económica .

Entre tanto, en Quito, Fabián Alarcón, ex presidente del Congreso, presentaba al legislativo su renuncia como Presidente Interino de Ecuador, cargo en el que fue designado la noche del jueves pocos minutos después de que el Parlamento adoptara la destitución del presidente Abdalá Bucaram por incapacidad mental , una figura consignada en la constitución ecuatoriana desde principios de siglo.

Alarcón presentó su decisión como un esfuerzo para la unión de todos los ecuatorianos , pero esa altura de la madrugada era claro que se trataba de un paso previo al lanzamiento de un plan de solución a la crisis.

Y en efecto, a las 3 y 45 de la mañana los 46 diputados que se hallaban en ese momento en la sede del Congreso -tras una maratónica jornada que comenzó a las 4 de la tarde y la cual no asistieron los 35 miembros de la bancada del Partido Roldosista Ecuatoriano (el de Abdalá)-, aprobaron una resolución que convirtió a Rosalía Arteaga, hasta ahora vicepresidenta, en la primera mujer en ocupar la silla presidencial en 166 años de historia republicana de este país, y definió los pasos para salir de la crisis.

Seis puntos La resolución, respaldada por 45 de los 46 diputados (el Congreso unicameral tiene 82 miembros), y apoyada por las Fuerzas Armadas, estableció: 1. Que queda ratificada la destitución de Abdalá Bucaram en virtud del artículo 100 de la constitución, es decir, por incapacidad mental para ejercer el cargo.

2. Encargar la Presidencia de la República, en forma temporal , a Rosalía Arteaga mientras el Congreso Nacional designa un Presidente Interino de la República.

3. Que el Presidente Interino gobernará hasta el 10 de agosto de 1998 y será nombrado por la mayoría absoluta de los miembros del Congreso (mitad más uno).

4. Que el Tribunal Supremo Electoral convocará a elecciones durante el período del Presidente Interino para escoger al hombre que ocupará la presidencia de la República del 10 de agosto de 1998 al 10 de agosto del año 2002.

5. Que una vez posesionado el Presidente Interino, Rosalía Arteaga Serrano volverá a su cargo de vicepresidenta.

6. Que queda sin efecto la Presidencia Interina de Fabián Alarcón, que reasume como presidente del Congreso.

Con la llegada del día, el Comando Conjunto de las FF.AA. ratificó mediante un comunicado la destitución del polémico Bucaram, que duró menos de seis meses en el poder, y se declaró subordinado a la autoridad legítimamente elegida por el Congreso Nacional .

Mientras que el Congreso anunció que el martes a las 4 de la tarde se reunirá en sesión extraordinaria para elegir al Presidente Interino a la mayor brevedad posible.

Posesión al mediodía Más tarde, pocos minutos antes del mediodía, Rosalía Arteaga arribaba a la plaza de la independencia, donde se encuentra el Palacio de Gobierno para posesionarse como presidenta.

El lugar ofrecía un aspecto radicalmente opuesto al que tuvo durante la crisis.

Ya no había barricadas ni alambres de púas que impidieran el paso de la gente. Ya no había rastro del penetrante olor a gas lacrimógeno que dominó el ambiente durante las 72 horas anteriores y los soldados en traje de combate, fuertemente armados y con brazaletes blancos, fueron reemplazados por Granaderos del Tarqui, la tradicional guardia presidencial que viste con elegantes uniformes rojos y azules cuyo diseño data del siglo pasado.

Con este marco, que completaban unas dos mil personas con banderas ecuatorianas en la plaza de la Independencia, Rosalía Arteaga hizo su entrada al Palacio de Carondelet donde rodeada por lo más alto de la cúpula militar, encabezada por el general Paco Moncayo, héroe de la guerra con Perú en 1995 y actual ministro de Defensa, asumió como nueva jefa de estado.

Durante la ceremonia realizada en el salón Amarillo del Palacio de Carondelet, decorado con los retratos de todos los ex presidente de Ecuador, Arteaga dedicó palabras especialmente elogiosas para los militares ecuatorianos.

En estos días he recuperado la fe en los seres humanos gracias a la decencia, honestidad y desinterés de nuestras Fuerzas Armadas, ejemplo para América y el mundo, que han dado a la clase política una lección histórica . Luego de su discurso recibió, entre algunas lágrimas, el saludo de familiares, amigos y militares.

Se pensó que era el fin de la crisis. Pero horas más tarde una declaración de la nueva Presidenta de Ecuador echó por tierra estas ilusiones.

La manzana de la discordia Puesto que, efectivamente, en la actual Constitución de la República no existe la capacidad del Congreso para designar Presidente, el propio Parlamento, en cuya capacidad confiamos, deberá encontrar las reformas legales permanentes para que pueda realizar ese cometido.

Traduzco: Arteaga, desconociendo el acuerdo político con el Legislativo, dijo que el Congreso no está en capacidad de elegir al Presidente Interino y que si quiere hacerlo, deberá primero tramitar una reforma constitucional. Y para que no queden dudas, esta posición fue ratificada anoche por el ministro de Gobierno de Arteaga, el constitucionalista Gil Barragán.

Una reforma constitucional sería demorada y además, la ley establece que para que sea aprobada necesita el consenso de las dos terceras partes del Parlamento de 82 escaños y la firma del Presidente, que puede rechazarla. En una frase: Arteaga trata quedarse más tiempo en el poder.

El principal perjudicado con esta maniobra es Fabián Alarcón, de nuevo presidente del Congreso, y que según fuentes consultadas por EL TIEMPO en Quito, sería electo sin problemas como Presidente Interino de Ecuador hasta el 10 de agosto de 1998 si se respeta el acuerdo tal y como está: es decir, votación por mayoría absoluta (mitad más uno de los 82 diputados).

Alarcón, declaró anoche a la televisión ecuatoriana que el martes, de acuerdo con lo establecido, el Congreso procederá a elegir al Presidente Interino.

Surge así un nuevo enfrentamiento por el poder. Acatará Artega la elección del Presidente Interino o lo desconocerá refugiándose en la Constitución? Y qué papel jugarán esta vez los militares: rodearán como ayer durante su posesión a Arteaga o harán respetar el acuerdo político logrado en la madrugada del domingo? Continúa la zozobra en Ecuador.

Reacciones César Gaviria Secretario general de la OEA Tengo una gran confianza y una gran esperanza de que los ecuatorianos encuentren una vía pacífica para defender la democracia , resentida, infortunadamente, con la crisis de los últimos días.

José Angel Gurria Ministro de Relaciones Exteriores de México Aunque las cosas parecen aclararse en Ecuador es un asunto estrictamente interno de ese país... México no tiene ninguna posición... sólo está pendiente de la evolución de las cosas .

Stalin Vargas Presidente de la Unión Nacional de Educadores de Ecuador Ratificamos como una victoria del pueblo la destitución de Abdalá Bucaram y señalamos que estamos de acuerdo con la resolución que tomó el congreso .

María Emma Mejía Ministra de Relaciones Exteriores de Colombia Los ecuatorianos deben tener confianza, porque Latinoamérica está ahí , para ayudarlos a vencer la crisis que atraviesa. En ese sentido, los colombianos respetamos cualquier decisión que tomen las autoridades ecuatorianas , siempre y cuando ésta se enmarque dentro de la normalidad parlamentaria y constitucional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.