EXTINCIÓN POR $ 10 MIL MILLONES

EXTINCIÓN POR $ 10 MIL MILLONES

La colombiana que el día de su cumpleaños fue condenada en Estados Unidos a 12 años de prisión tras declararse culpable de haber traficado con más de 30 toneladas de cocaína y marihuana y entregar más de 150 mil millones de pesos a la justicia estadounidense ayer comenzó en firme a perder su fortuna en Colombia.

11 de junio 1997 , 12:00 a. m.

En un documento de 40 páginas, la Dirección Nacional de Estupefacientes pidió a la Fiscalía General de la Nación aplicar la Ley de extinción de dominio a más de 30 propiedades de Sheila Miryam Arana de Nasser, dueña del ocupado Hotel El Prado de Barranquilla.

Las propiedades, representadas en modernos edificios, centros comerciales, casas y hasta lotes de engorde, pertenecen a la sociedad Promociones y Construcciones del Caribe Limitada y están valorados catastralmente en más de 10 mil millones de pesos, aunque su valor comercial supera los 30 mil millones (ver recuadro).

Esta nueva petición de extinción de dominio, debidamente soportada, se logró gracias al trabajo conjunto entre esta Dirección, el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) y la Policía Nacional , dijo el director de Estupefacientes, Joaquín Polo Montalvo.

Esto demuestra agregó la voluntad del Gobierno Nacional para aplicar la extinción de dominio y las bondades de una ley que a largo plazo le va a dejar importantes recursos al país .

El imperio de los Nasser empezó a conocerse a mediados de 1979 cuando soldados de la Segunda Brigada, con sede en Barranquilla, confiscaron 50 camiones cargados con 170 toneladas de marihuana.

En ese entonces las autoridades sindicaron a Julio Nasser David, esposo de Sheila Arana, de ser el propietario del gigantesco embarque.

Hasta abril de 1994 era poco lo que se sabía de Sheila Nasser. La sorpresa para las autoridades colombianas fue mayor cuando la Policía de Suiza la capturó en ese país por el delito de lavado de dólares y le congeló cuentas bancarias con 150 millones de dólares.

De inmediato, los Nasser fueron acusados por tribunales de Estados Unidos de haber introducido a Florida un contrabando de 27,5 toneladas de cocaína y casi media tonelada de marihuana entre 1976 y 1984.

En diciembre de 1994 Sheila Miryam Arana de Nasser aceptó renunciar a los 150 millones de dólares que tenía depositados en un banco suizo tras declararse culpable de contrabando de cocaína y marihuana.

Un mes más tarde fue extraditada a Miami (Estados Unidos) y el 28 de febrero del mismo año, el día que cumplía 54 años, fue sentenciada el 28 de febrero de 1996 a 12 años de prisión por contrabando de drogas a Estados Unidos.

Adicionalmente, el juez federal Donald L. Graham, sentenció a Arana de Nasser a pagar una multa de cuatro millones de dólares y a cinco años de libertad bajo palabra una vez cumpliera su condena.

La persecución de los bienes de Sheila Arana en Colombia se inició el 21 de marzo último.

Ese día la Policía y la Fiscalía ocuparon el tradicional Hotel El Prado de Barranquilla y 48 empresas más de propiedad de la familia Nasser Arana, cuyo proceso para extinción de dominio lo adelanta la Fiscalía.

Además de El Prado, las autoridades también ocuparon la Compañía de El Prado Limitada, Promociones y Construcciones del Caribe Limitada, Promociones y Construcciones Limitada, Casa de Cambios Namus, Campo Verde Limitada, Gran Compañía de Hoteles Limitada y Hoteles e Inmuebles de Colombia Limitada.

Integran también la lista de bienes ocupados, la Inmobiliaria Hoteles del Caribe Limitada, Inversiones Hoteleras del Litoral Limitada, Edificio Maguey, Galería Villa Arte, Centro Comercial Villa Country, Boulevard de la 54, Suramericana de Hoteles Limitada, Promotora Hoteles Barranquilla e Inversiones Prado Caribe Limitada, entre otras.

La Fiscalía también expidió seis órdenes de captura que cobijan a las siguientes personas: Carlos Alberto Nasser Arana, Jorge Nasser Arana, Claudia Patricia Nasser Arana, Julio César Arana David, Jairo Abraham Arana María y David Hazbún Lombana. Ninguno de los mencionados fue aprehendido.

LOS PASOS Qué pasos deberá seguir la Fiscalía para decidir la suerte de esos bienes, según la ley de extinción del dominio (ley 333 de 1996)? Si encuentra méritos, la Fiscalía podrá iniciar la acción de extinción de dominio sobre aquellas propiedades al parecer adquiridas con dineros de la mafia. El objetivo es quitar los bienes mal habidos a sus propietarios y pasarlos al Estado. Tiene un plazo de 20 años para tramitar el recurso.

A través de un fiscal, la Fiscalía General adelantará el procedimiento. Esta acción es totalmente independiente de un recurso penal.

Si se concluye sobre la procedencia de la declaratoria de extinción de dominio, la Fiscalía enviará de manera inmediata el expediente al juez regional en los asuntos de competencia. El juez regional dictará la respectiva sentencia sobre la extinción.

Los bienes y recursos sobre los cuales se declare la extinción de dominio, sin excepción alguna, ingresarán al Fondo para la Rehabilitación, Inversión Social y la Lucha contra el Crimen Organizado y serán asignados por el Consejo Nacional de Estupefacientes a proyectos de educación, recreación, entre otros.

Las propiedades La Dirección Nacional de Estupefacientes pidió aplicar la extinción de dominio a propiedades de Sheila Arana de Násser. Estas son: El Edificio Centro Ejecutivo, ubicado en Barranquilla, tiene 42 locales comerciales, dotados con baños privados, zona de exhibición y sala de ventas.

El Edificio Centro Ejecutivo II, ubicado en Barranquilla en la carrera 55 entre calles 72 y 74, consta de seis locales comerciales; seis parqueaderos y una oficina con salón y baño.

Centro Comercial Boulevard 54, ubicado en Barranquilla en la carrera 54 con calle 74, tiene 28 locales comerciales con salón, baño privado y cocineta; siete oficinas con salón baño privado y cuarto de aire acondicionado y 21 garajes para vehículos livianos.

Seis oficinas (301, 501, 601, 801, 1001, 1101) ubicadas en el Edificio Corpavi de la carrera 54 con calles 72 y 74, en Barranquilla.

Una casa quinta ubicada en el norte de Barranquilla, en la carrera 54 entre calles 75. La residencia está demarcada con el número 76-56.

Una casa en la carrera en el barrio El Prado de Barranquilla.

Una casa quinta en Barranquilla, ubicada dentro de un solar y distinguida con el número 75-44.

Tres lotes en el norte de Barranquilla en las calles 77,74 y 72.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.