SALSEROS, PERO CON MUCHO SABOR ANDINO

SALSEROS, PERO CON MUCHO SABOR ANDINO

Ya se habían presentado ante el jurado en el Coliseo, pero venía lo más difícil. Llegarle a los cerca de 10.000 turistas en la plaza de Ginebra. Después de 15 minutos en tarima y los gritos de otra , otra , otra se convirtieron en la garantía de que habían logrado calar en el público.

02 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Al final, Opus II, el trío nariñense los complació con Cafetero y la plaza les volvía a pedir más y más, pero su turno había terminado. Bajaron del escenario y vinieron los apretones de mano y las felicitaciones.

La felicito niña, usted toca muy bien la flauta , se le acercó y le dijo un despistado espectador, pues lo que hizo que la gente ovacionara a Julieta no fue la flauta, sino la quena.

Desde hace 7 años, la joven está dedicada en cuerpo y alma, como ella lo dice, a la quena, el instrumento de origen latinoamericano que ahora interpreta con maestría. Con la quena yo aprendí y crecí y es el que me ha dado muchos triunfos , decía mientras terminaba de guardar el tiple, instrumento que también domina.

Julieta Martínez tiene 20 años y es estudiante de contaduría pública en Pasto, labor que combina con los ensayos diarios, que junto con su hermano Ricardo en la guitarra y Javier Mesa, con la bandola y tiple, dedican al estudio del folclor colombiano.

Pero mientras se aprenden un fórmula matemática, hacen un cálculo o un trazo, en el caso de Ricardo quien es dibujante arquitectónico, también hay tiempo para la rumba en las frías noche de Pasto.

Somos muy rumberos, nos gusta la salsa, pero como esa música está muy bien cultivada, nosotros seguimos difundiendo nuestro folclor , comenta Javier.

Cuatro horas de ensayo, a veces más, porque quieren llegarle a la gente con un buen trabajo. Nosotros trabajamos el acople, la dinámica y la expresión fundamentalmente, para lograr una excelente calidad del trío , dice Javier, quien está dedicado a la bandola y al tiple desde cuando tenía 7 años.

Cuando está en tarima no piensa en otra cosa que en la obra. Y no hay duda. La concentración con la que Javier puntea las doce cuerdas de su tiple o da un golpecito a la bandola, permite que las miradas se centren en él.

Y Ricardo, el hermano mayor de Julieta, 5 años de experiencia con la guitarra, es un convencido de su talento, de lo que toca y transmite. Aunque señala el poco apoyo que les dan a los artistas colombianos, cree que han cumplido el objetivo, en los dos años que lleva el trío.

La música extranjera nos tiene invadidos; queremos llegarle al corazón de los colombianos, por eso vamos a cuanto festival nos invitan. Para surgir no nos podemos mostrar de la puerta de la casa para adentro , dice.

De esas invitaciones han surgido los frutos. El trío, dirigido por el maestro José Revelo ya grabó su primera producción bajo el nombre Desde el alma de colombianos, con el que pretenden abrir camino en el campo de la música en el país..

Ricardo remata con que vivimos en un país donde la cultura está en un segundo plano. El Gobierno prefiere invertir en armas que en música, la que realmente nos podría dar otra imagen ante el mundo .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.