EN BOLOS, EL PÚBLICO HIZO LA MEJOR JUGADA

EN BOLOS, EL PÚBLICO HIZO LA MEJOR JUGADA

Las tribunas estaban llenas y parecía la final del torneo, aunque era apenas la primera jornada. Así se vive en Bogotá la pasión de los bolos.

10 de junio 1997 , 12:00 a. m.

El Campeonato Nacional de Primera Categoría también hace parte del Festival de Verano, organizado por el IDRD con el patrocinio de la Casa Editorial EL TIEMPO. Este torneo es una de las mejores muestras de la sana competencia deportiva.

Un total de 89 deportistas desfilaron por las pistas de la Corporación de Bolos El Salitre durante la inauguración. Minutos después, ya vestidos con la indumentaria deportiva, comenzó la fiesta. Abrazos, saludos afectuosos y sonrisas se tomaron los alrededores.

Pero la cordialidad y los deseos de suerte no eran solo entre los miembros del mismo equipo: las jugadoras pasaban mesa por mesa saludando a sus competidoras. Esta es una característica que distingue al bolo de otros deportes.

La asistencia de público supero las expectativas de los mismos organizadores: ellos esperaban mucha menos gente por causa del partido de fútbol entre Uruguay y Colombia. Esto demuestra que el bolo también tiene su afición, forjada en gran parte por los títulos internacionales que se han ganado en los últimos años.

El torneo está plagado de figuras. Sara Vargas, la campeona mundial, estaba en las pistas defendiendo los colores de Bogotá. María Clara Salazar, que viene de ganar el viernes pasado el Americano Juvenil de Bolos, estaba representando a Antioquia. Hilda de Rey, ganadora del Torneo Bogotano, el más importante del país después del Nacional, era otra de las cartas bogotanas. Eso para no mencionar a otras figuras como Luz Adriana Leal, Paola Gómez y Clara Juliana Guerrero. Todas ellas contaban con hinchada propia, incluso entre sus mismas competidoras.

Además del fervor de los deportistas, el bolo ofrece un buen material para los estudiosos del lenguaje gestual. Después de cada tiro, la gente puede ver, sin mirar el marcador, cómo le fue a cada competidor: si saluda con la palma de la mano extendida, el tiro fue bueno, pero si saluda con el puño apretado, es malo.

En este y muchos otros detalles, el bolo quiere marcar diferencia con otros deportes. Aún no es una práctica popular, pero basado en los resultados deportivos, cada vez gana más espacio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.