CAFÉ: LA BONANZA NO ES POR ESCASEZ

CAFÉ: LA BONANZA NO ES POR ESCASEZ

Los compradores del café quieren retomar el manejo del mercado y ser dueños absolutos del negocio. Y es por esa razón que en parte se explica la bonanza de precios que ha ocurrido en los mercados mundiales de café. La supuesta escasez parece ser sólo un sofisma de distracción.

10 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Lo que en realidad hay detrás del auge de precios es la clara acumulación de inventarios por parte de las grandes multinacionales de procesamiento de café como Nestlé o General Foods.

Esta conclusión quedó en evidencia durante la última reunión de Londres. A raíz de esta teoría se presentaron fuertes discusiones entre quienes creen que este hecho puede volver a suceder y los que no se convencen de ello.

La disputa se originó cuando se habló de la falta de claridad respecto al destino de más de cuatro millones y medio de sacos que fueron vendidos por los productores según los reportes que se analizaron en la reunión.

La propia Federación Nacional de Cafeteros dice en un informe interno que la Asociación de Países Productores de Café (APPC) informó que hay evidencia de que los tostadores de todo el mundo han aumentado sus inventarios propios y que el inventario de libre disponibilidad no ha aumentado .

Agrega que aunque no se dispone de mecanismos que permitan una exacta medición de los inventarios, sin embargo los mejores analistas indican que estos han aumentado en los Estados Unidos y Alemania , es decir, donde hay grandes compradores.

Las ventas sí crecen El argumento de que hay bonanza pero muy poco café para vender no es tan claro. Las cifras al respecto son elocuentes. las exportaciones en los últimos doce meses (marzo del 96 a marzo del 97), superan las registradas en los mismos tres ciclos anteriores.

Entre marzo de 1996 y el mismo mes de este año las exportaciones llegaron a 80 millones de sacos, cifra que superó en más de cuatro millones de sacos a lo registrado en el mismo período anterior.

Además, el déficit de producción 97-98, que es el que ha enloquecido los precios, será menor al esperado.

Gran parte de la desorganización del mercado se debe a la importancia que ha tomado Colombia. Antes los precios se disparaban cuando habían heladas en Brasil; esta vez la escasez de suaves y las restricciones internas en Colombia, como fue la de limitar el cupo de los exportadores privados, fueron causas importantes para que esta coyuntura se presentara.

El consumo en aumento? Los tostadores aseguran que esa situación se debe a un aumento en el consumo. Esta premisa no es digerible por un grupo importante de productores, que hacen referencia a la última encuesta de consumo que se hizo en Estados Unidos, la cual demostró que por el contrario, al menos en ese país, se ha disminuido.

Los que rechazan un posible aumento en el consumo de café aseguran que quienes comercializan el grano están acumulando existencias con el único fin de ser de nuevo quienes manejen el negocio , que se les ha embolatado con la escasez de existencias en los últimos meses.

Además, se dice que son varios los productores que están reportando menos café del que en realidad tienen para vender, con el fin de mantener el precio alto. Al tiempo están vendiendo cantidades superiores a las del cupo que ellos mismos se impusieron.

Según un experto cafetero, solo Colombia está cumpliendo con el cupo de exportación, pero más por la escasez del grano. Mientras tanto, el resto de países están aprovechando la minibonanza para sacar al mercado todo el café que tienen disponible .

Un análisis de la Asociación Países Productores de Café (APPC) dice que el déficit del mercado para este año será de 2,4 millones de sacos y no de 7 millones. La producción mundial se calcula en 97,6 millones de sacos frente a una demanda de 100 millones.

Ese cambio en las proyecciones se origina en la producción brasileña para el año cafetero 97-98. Según informes preliminares estaría entre 20 y 22 millones de sacos, pero según la Asociación de Productores estará entre 24 y 25 millones, de no presentarse un hecho extraordinario, como una helada o el fenómeno del Niño, por ejemplo.

En este momento, Brasil está exportando más café del que se comprometió a vender y a precios inferiores hasta en 90 centavos a los del suave colombiano. Algunos analistas creen que se les adelantó la cosecha.

Si Brasil sigue exportando al ritmo actual superará la cuota a la cual se comprometió, que era de 16 millones de sacos al 30 de junio y sus ventas llegarán a 18,3 millones de sacos.

Colombia exportó entre enero y abril 2 650.000 sacos de café verde fresco y 1 300.000 sacos de existencias (café reposado). Las proyecciones totales para el año, según el compromiso de productores, es de 11 650.000 sacos.

Al ser Colombia uno de los pocos países que respetan el acuerdo (Indonesia tampoco exporta porque se quedó sin grano), los analistas del tema insisten en que los precios actuales no se compadecen con la situación real del mercado y que necesariamente tendrán que disminuir.

De esta manera, son los mismos productores los que están propiciando que el mercado vuelva a depender a los compradores y que sean estos los que definan precios.

Qué se viene? De acuerdo con un informe de la APPC, en las próximas semanas se producirá una corrección en los precios de la libra de café en el mercado de Nueva York. Lo que de hecho ya ha estado sucediendo.

No obstante, las perspectivas de precios del próximo año son buenas. Debido a las consecuencias de posibles heladas en el Brasil los fondos que invierten en futuros sobre café no van a liquidar todas sus posiciones en espera de un nuevo repunte en los precios.

Además, el fenómeno de El Niño de nuevo aparece como una amenaza para la producción de Brasil y Colombia, lo que también es un buen augurio del comportamiento de los precios.

Por otro lado, las perspectivas en los principales países consumidores son buenas. Japón presenta datos muy buenos en sus niveles de empleo y crecimiento, en Estados Unidos la economía marcha también a buen ritmo y en Europa hay buenos síntomas.

Esto indica que los precios altos no serán una razón suficiente para que la gente deje de tomar café en los países más ricos del mundo.

ver( LAS EXPORTACIONES DE CAFE VAN EN AUMENTO) ver( A PESAR DE LA ESCALADA DE PRECIOS)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.