PREMIO CPB AL DIRECTOR DE EL TIEMPO

PREMIO CPB AL DIRECTOR DE EL TIEMPO

Llegó hace 50 años a EL TIEMPO. Como respaldo profesional traía el diploma, con tinta fresca aún, que lo acreditaba como abogado del Colegio Mayor de Nuestra Señora del Rosario. Traía el conocimiento de las leyes, pero también el pensamiento en el periódico y en el periodismo, oficio que lleva en la sangre, heredado de su padre, Enrique Santos, Calibán, a quien él considera el mejor columnista de la época.

12 de febrero 1997 , 12:00 a.m.

Es don Hernando Santos Castillo, director general de EL TIEMPO, quien ayer fue galardonado con el Premio a la Vida y Obra de un Periodista, otorgado por el Círculo de Periodistas de Bogotá, y que se agrega a otros que bien ha merecido, como el Príncipe de Asturias, de España; el María Moors Cabot, de Estados Unidos, y el Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar, también a la Vida y Obra.

Ha sido, igualmente don Hernando, un aficionado práctico del toreo y un boxeador frustrado. Duras actividades que le enseñaron que las disciplinas humanas se deben comenzar por abajo, porque todo en la vida es oficio, es experiencia . Por ello, a pesar de haber podido empezar en los pisos altos, con mayor comodidad, limpio, mandando, resolvió más bien iniciar en el sótano, con el overol puesto, aprendiendo, untándose de tinta, y obedeciendo. Lo demás va llegando , suele decir desde entonces.

Han sido muchas experiencias gratas que don Hernando cuenta en amenas charlas, a manera de lecciones para los que van llegando, intercalando anécdotas, hazañas y olvidos sobre antiguas ediciones de tiempos pasados.

Aunque todavía se sonroja, cuenta que una vez, después de una larga jornada, extenuado pero satisfecho, se hallaba ya en su casa, reposando al calor de la piyama. De pronto entró una llamada del jefe de armada de EL TIEMPO para decirle que entre el carro se había llevado la matriz de la primera página que debió haber entregado de paso hacia su casa, en los talleres de la calle 12 con carrera 18. Quizá haya sido esta otra de sus marcas, pues casi nunca se ha visto a un jefe de redacción en piyama en las rotativas del periódico.

Y así, edición tras edición, este diario ha ido pasando por sus ojos, con su aporte, bajo su orientación,. Y es que don Hernando hizo experiencia en la sección internacional, en la redacción, pasando por casi todas las secciones, hasta llegar a ser Jefe de Redacción, junto con su hermano Enrique Santos Castillo, hoy Editor General de este diario. Después ascendió a la subdirección, hasta que en 1981 llegó a ser director de EL TIEMPO.

Vida y obra de un periodista en la que ha tenido que tomar decisiones grandes, en momentos en los que los ojos del país han estado puestos sobre EL TIEMPO. La salida de Klim del periódico creo que ha sido una de las más importantes, de las que más recuerdo. Lo fue porque era luchar contra un gran columnista. Se decía inclusive que el periódico se acababa si Klim se retiraba , comenta.

Esa fue una decisión de empresa. Mas han sido muchos los asuntos políticos que también lo han desvelado. De las más difíciles fue defender a López Michelsen cuando querían tumbarlo. Era una situación distinta a la de hoy, en la que también pasamos por un momento muy complicado , dice.

Con más de 70 años, 50 en el periódico, 15 como director, no me vengan a enseñar periodismo , suele decirles en algunas discusiones pasajeras a sus hijos y a los editores, cuando debe hacer un reclamo. Pero don Hernando tiene la ventaja de que sabe escuchar y transigir, y con esos más de 70 años, 50 en EL TIEMPO y 15 como director, sabe también dar la razón.

Han pasado así esas cinco décadas, que han traído muchos satisfacciones, varios premios, algunos sinsabores. Ha quedado la experiencia, la que aplica ahora el director. Ya más reposado, sin los aceleres de otros tiempos cuando subía unas 20 veces diarias las escaleras de los seis pisos del edificio de la Avenida Jiménez, porque le tiene fobia a los ascensores. Subidas y bajadas, en las que a veces les ganó la partida a los mensajeros cuando se trataba de traer una fotografía desde el séptimo piso: ellos en el elevador y el a mil.

Hoy, aquellas carreras vespertinas las ha sustituido por el reposo de revisar la entrañable y completa colección de estampillas, adorar y consentir a sus hijos y nietos, releer los clásicos o los libros nuevos; escuchar música que, según dice, es lo único que le tranquiliza . Y en estos tiempos taurinos suele contarles a los toreros y a sus amigos en los condumios sus faenas frente a los toros de verdad, especialmente aquella inolvidable a un semental toreado de casi 500 kilos, con Gabriel de la Casa, después de la cual dijo que ya se podía morir tranquilo.

Los galardonados Los Premios Nacionales de Periodismo CPB, que este año llegaron a su XVI versión, fueron distribuidos de la siguiente manera: En prensa el máximo galardón le fue otorgado a Ignacio Gómez, de El Espectador, por su trabajo sobre las actividades en Colombia del alemán Klaus Mauss. En esta modalidad también fueron nominados Alfonso Ospina, de El País de Cali, y Néstor Alfonso López y su equipo, de la revista La metro de El Mundo de Medellín.

El premio a la modalidad de radio le fue concedido al equipo del noticiero Contacto F.M., por su entrevista a Fidel Castro, en Turquía. También fueron nominados Diana Montoya, de Caracol, por su entrevista a cuatro premios Nobel, y Francisco Tulande, de R.C.N., por su trabajo Expedición al corazón de la ballena .

En el área de televisión la distinción le fue otorgada a Consuelo Cepeda por su trabajo Campaña Unidos por la Vida , que fue transmitido en los noticieros de televisión del país. Marta Rojas, del Noticiero 24 horas, y Jesús María Garzón, del informativo R.C.N. 7:30, fueron nominados por sus trabajos El poder de los para , entrega del EPL, y Milicia dolorosa , respectivamente.

El premio al mejor trabajo fotográfico le fue entregado a Juan Carlos Escobar, del diario Nuevo Día de Ibagué, por su trabajo Guerrillero muerto . También fueron nominados Miguel Menéndez, de EL TIEMPO, y Luis Emiro Mejía, de El Espectador.

En caricatura, el galardón se lo llevó Alvaro Montoya Gómez, por la serie de trabajos en las páginas editoriales de El Nuevo Siglo. Ruben Darío Bustos, de EL TIEMPO fue nominado por su trabajo Ernesto Samper Visa No .

En la modalidad de camarografía el ganador fue Hernando Herrera por su trabajo en el programa Travesías-Caminos , de Audiovisuales.

Finalmente, se otorgó una mención a la mejor tesis de grado a Yandi Ruiz y Mary Alexandra Santamaría por el trabajo Lo privado hecho espectáculo en los noticieros de televisión , de la Universidad Central.

El jurado estuvo integrado por Ana María Busquets de Cano, Patricia Lara, Rodrigo Lloreda, Juan Gossaín, Darío Arizmendi, Gustavo Castro Caicedo y Luis Suárez.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.