EL ABIERTO DE E.U. ESPERA A WOODS

EL ABIERTO DE E.U. ESPERA A WOODS

El segundo torneo de los que componen el Grand Slam, el Abierto de los Estados Unidos, regresa este jueves a la capital, Washington, después de 33 años. El escenario será la cancha del Congressional Country Club, originalmente diseñada por Devereux Emmet en 1924 y rediseñada en 1930 por Donald Ross.

08 de junio 1997 , 12:00 a. m.

En 1957 Robert Trent Jones diseñó nueve hoyos y años más tarde remodeló los nueve primeros para convertir a Congressional en un campo de 27 hoyos con 18 de ellos para competencia.

Congressional siempre ha creado controversias. En los 80, Rees Jones realizó un nuevo rediseño debido a que los miembros del club consideraron que la cancha tenía mucho tiro ciego, y entonces se elevaron los tees y los greens buscando dejar un tiro más franco a la bandera.

El otro debate fuerte se ha generado a raíz de que la cancha termina con un par tres, lo cual para muchos no es lo apropiado para cerrar un torneo de la categoría de la US Open.

Además, el mal estado que presentaron los greens cuando se jugó en 1995 el US Senior hizo pensar a la USGA en cambiar el lugar del US de 1997 a otra cancha.

Pero en este campo, par 70 de 7.213 yardas y tan controvertido, lo que los aficionados al golf estamos esperando es que aparezca nuevamente la figura de Tiger Woods en acción en un Major.

Todos nos preguntamos si será capaz de mantener la frialdad que tuvo en los aterradores greens del Masters de Augusta, si podrá colocar, como lo hizo allí, sus potentes drives en fairways y si seguirá mirando el hoyo como si tuviese un potente lente de aumento, para repetir en Congressional la hazaña de Augusta.

Frenesí es lo que despierta Woods entre los aficionados y él es consciente de lo que representa su primera aparición como profesional en el US Open, sabiendo que su gran rival en récords es el gran oso dorado Jack Niklaus, que ganó este torneo en su primera aparición en 1962.

Los aficionados a este deporte sabemos lo difícil que es ganar. En el golf no se enfilan títulos como jugando coca. Ganar un torneo en el Tour americano es una proeza y si es un Major, una hazaña.

Por esto, si Tiger no gana el US Open nada ha pasado, su prestigio y calidad permanecerán intactos.

Siempre he dicho que el golf es un juego tan complicado que no da mucho espacio para las predicciones, pero cuando se trata de los torneos grandes la emoción y pasión se nos despierta y en definitiva nos hace tomar partido. Por ahora diré que a pesar del inmenso favoritismo de Tiger , él no es mi candidato al título.

Muchos dirán: jugar así es muy fácil, el resto contra Woods. Yo tengo que decir que en el caso de Tiger , por ahora, la única forma de hacerlo es así.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.