SOÑAMOS CON UN CESAR INDUSTRIALIZADO

SOÑAMOS CON UN CESAR INDUSTRIALIZADO

Soñar es comenzar a construir el mañana. El Cesar, un departamento pujante y ejemplo de desarrollo para la Costa Caribe, pero azotado por la violencia, así lo ha entendido.

07 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Ayer, los diferentes estamentos gubernamentales, los gremios, la clase política y la sociedad cesarense en general, dijeron sí y acudieron masivamente al Foro El Cesar que soñamos , convocado por EL TIEMPO-Caribe.

El foro ciudadano, realizado en Valledupar, fue un espacio abierto para que todas aquellas personas que quieren el departamento y ven la paz como un trabajo colectivo, expusieran sus puntos de vista, sus proyectos y sus sueños.

La riqueza minero-energética, la agroindustria y el desarrollo comercial, son apenas puntos de referencia para proyectar a la tierra del Cacique Upar hacia el empoderamiento de una nueva era . Así lo señaló el gobernador del Cesar, Mauricio Pimiento Barrera.

Al acto, realizado en el salón Luis RRodríguez Varela de la Gobernación, asistieron también el alcalde de Valledupar, Elías Ochoa Daza; Carmen Peña Visbal, editora regional de EL TIEMPO; Eduardo Becerra Cuello, gerente regional de EL TIEMPO; Clara Inés Uribe, directora de Fenalco en el Cesar; José Jaime Luna, director de la Asociación de Municipios Mineros del Cesar (Asominero); Campo Elías López, de la Fundación para el Desarrollo del Cesar; Miguel Pallares Gutiérrez, gerente del proyecto Parque Industrial de Valledupar; Jaime Murgas Arzuaga, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Leche (Analac); Alfonso Campo Soto, ex viceministro de Transporte; Luis Fernando Rincón, alcalde de Aguachica y Juan Francisco Meza, director de proyectos de la Fundación País Libre.

Por razones de fuerza mayor, Rafael Santos Calderón, vicepresidente de Relaciones con la Comunidad de EL TIEMPO, no pudo asistir al foro como lo tenía programado, pero hizo llegar su mensaje para que fuera leído en la instalación del evento.

Queremos extender los brazos del periódico a esta querida ciudad, a esta región tan cercana a los afectos de la familia Santos y de todos los que laboramos en esta Casa. Brazos, solidaridad y oídos para escuchar con atención a sus más importantes dirigentes, pero sobre todo avalar como compromiso ineludible los anuncios que aquí hagan aquellos ciudadanos a quienes les duele en lo más profundo del alma lo que está sucediendo en estas fértiles tierras agrícolas, de esos cantos que como ríos irrigan de punta a punta el tejido colombiano , decía la misiva de Santos Calderón.

Con respecto al departamento, dijo en su mensaje que el inmenso potencial de sus gentes, de sus tierras, de su clase dirigente, nos compromete con la inaplazable necesidad de que al Cesar se le escuche y atiendan sus gritos de súplica y de angustia. No pueden ir como lastimeros reclamos a Bogotá y rebotar como un inútil eco que a veces se pierde en las marañas de un Estado indolente y burocratizado, que no ve más allá de sus propios ojos .

Por su parte el alcalde, Elías Ochoa Daza, señaló que cada persona tiene su propio sueño sobre la forma como quiere ver el departamento y lo importante es que podamos integrarnos y realizar un solo sueño colectivo . Sostuvo el mandatario que su sueño personal es ver al Cesar industrializado.

El gobernador Pimiento Barrera recordó que este es un pueblo que está tratando de empujar las puertas de la adversidad y lo puede lograr, en parte, gracias a los recursos naturales que posee y al talento de sus gentes.

Señaló que la paz, aquella quimera en que se nos ha convertido la convivencia pacífica por la acción de los grupos violentos , es necesario buscarla con acciones conjuntas en donde tenga una participación activa la población civil. Por lo tanto, el Cesar que soñamos es el resultado de un pueblo que se niega a permitirle más espacio a los violentos , puntualizó el mandatario seccional.

Finalmente, los expositores del foro, en sus disertaciones, coincidieron en afirmar que el Cesar necesita fundamentar su futuro sobre las bases de un desarrollo sostenible, reestructurando y ampliando las bases productivas.

Los intercambios tecnológicos, la alternativa de la palma africana, los frutales y la reforestación como sustitutos del algodón, son propuestas que junto con el proyecto del Parque Industrial de Valledupar y la participación del Gobierno con inversión social garantizan las bases para un futuro próspero y en paz.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.