Secciones
Síguenos en:
N.YORK: QUIÉN PUSO LA BOMBA

N.YORK: QUIÉN PUSO LA BOMBA

Las autoridades estadounidenses investigan en busca de pistas las reivindicaciones del atentado con una potente bomba que destruyó varias plantas subterráneas del World Trade Center de Nueva York el viernes y causó la muerte a cinco personas y heridas a otras 700. La explosión, que causó un incendio, provocó el pánico entre los miles de personas que trabajan en las torres gemelas de Nueva York, el segundo edificio más alto del mundo con 110 plantas.

Las autoridades municipales de Nueva York dijeron que cinco personas murieron en la explosión, desmintiendo informes anteriores que hablaban de siete muertos.

Entre las llamadas anónimas recibidas por la policía para reivindicar el atentado, hubo dos relacionadas con el conflicto yugoslavo: una de militantes croatas y otra de un grupo desconocido, el Frente Serbio de Liberación, que dijo que era en represalia por la intervención de Estados Unidos y de la ONU en la ex Yugoslavia.

Hoy comenzará la operación estadounidense de suministros aéreos a regiones de Bosnia Herzegovina, donde varias localidades musulmanas asediadas por fuerzas serbias llevan meses sin ayuda humanitaria.

El lunes se reanudarán en Nueva York las negociaciones de paz sobre el conflicto bosnio, mediadas por Cyrus Vance y David Owen.

Fue una bomba , dijo anoche el Gobernador del estado de Nueva York Mario Cuomo, quien consideró probable que fuera un atentado terrorista.

Era la primera personalidad en confirmar oficialmente que la explosión se debía a un artefacto explosivo, aunque un responsable del departamento de bomberos de Nueva York había indicado que debía tratarse de una bomba de quizás hasta 100 kilogramos de explosivos plásticos.

La bomba agregó Cuomo fue colocada en un piso del área del garaje en el nivel B2, que no está lejos de los automóviles del Servicio Secreto que tiene sus oficinas en el World Trade Center, en el corazón financiero de Manhattan.

Entre esos automóviles no estaba el coche presidencial, utilizado para las visitas a Nueva York. El presidente Bill Clinton tiene previsto venir el lunes a New Brunswick, Nueva Jersey muy cerca de Nueva York.

Ningún pueblo o fuerza extranjera jamás nos hizo algo parecido antes. Hasta ahora eramos invulnerables. Este es el tipo de cosas que ocurrieron en Lockerbie , subrayó Cuomo, refiriéndose al atentado terrorista libio con bomba que destruyó un avión de Pan Am en diciembre de 1988 sobre esa localidad escocesa, causando la muerte de 270 personas.

Pronosticó que los expertos en explosivos tendrían muy rápidamente información sobre la explosión y la bomba, pero el peligro de la presencia de material inflamable en el lugar del atentado obstaculizaba anoche las pesquisas entre los escombros. Un portavoz del FBI dijo que no se habían encontrado todavía fragmentos de la bomba. El temor al terrorismo llevó al FBI y a otros servicios estadounidenses a tomar medidas especiales de seguridad en torno a la Casa Blanca, el Capitolio y otros edificios federales en Washington.

También estuvieron en estado de alerta los tres aeropuertos del área de Nueva York, así como las estaciones de trenes y otros medios de transporte público de la ciudad.

Expertos estadounidenses en antiterrorismo indicaron que la reivindicación del atentado más creíble podía ser la del Frente Serbio de Liberación. El autor de la llamada parecía tener información sobre el lugar de la explosión, que no era del dominio público, dijeron fuentes en Washington.

Pero las autoridades van a mantener la mente abierta e investigar todas las posibilidades , agregaron.

Otra llamada era supuestamente de militantes croatas. Da la casualidad de que el viernes se descubrió una bomba en una bolsa junto a la embajada estadounidense en la capital de Croacia, Zagreb. El artefacto pudo ser desactivado. Los motivos serbios Es difícil entender qué motivo podrían tener ahora los croatas para una acción terrorista contra blancos estadounidenses. En los años 70 hubo unos cuantos actos de terrorismo croatas, incluido el secuestro de un avión estadounidense.

En cambio, Estados Unidos no ha escatimado las condenas a Serbia y a los serbios bosnios en el conflicto yugoslavo. También ha presionado para el reforzamiento de las sanciones económicas decretadas contra Belgrado por su papel en la guerra en Bosnia y ha denunciado como criminales de guerra a varios líderes serbios.

Igualmente, Washington ha criticado el plan de paz preparado por Vance y Owen, por creer que premiaría a los serbios bosnios por su agresión militar y limpieza étnica y castigaría a los musulmanes, las principales víctimas.

La fuerte criminalidad y la plaga de las drogas en Nueva York abren muchas posibilidades para los investigadores del atentado, que se produjo en el segundo aniversario del final de la ofensiva estadounidense y aliada contra Irak.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.