TRAS EL RASTRO DE OTRAS 19 VIDAS...

TRAS EL RASTRO DE OTRAS 19 VIDAS...

Antonio María Amaya, comerciante de 42 años, partió una mañana de viaje para Venezuela, pero nunca llegó a ese país. José Molina Cárdenas, de 85 años, salió a tomar el sol al andén de su vivienda en el barrio KennedyLlano Grande y nunca se volvió a saber más de él. La publicista Yolanda Correa, empleada de un juzgado de Bogotá, viajó con un abogado a Chocontá el 23 de octubre de 1994 y aún no se sabe dónde están.

07 de junio 1997 , 12:00 a. m.

Estas son algunas de las historias de hombres y mujeres que un día salieron de sus casas o de sus lugares de trabajo y desaparecieron.

EL TIEMPO publica hoy la decimaprimera entrega sobre las personas desaparecidas en Colombia en colaboración con la Oficina de Identificación y Desaparecidos de la Fiscalía Seccional de Bogotá y del DAS. Campaña que se realiza el primer sábado de cada mes como una forma de servicio a la comunidad.

1. Ingrid Milena Quintana Reyes.

El pasado 31 de mayo, mientras estaba en su casa, esta joven de 20 años recibió una llamada telefónica de una mujer que supuestamente pertenecía a una agencia de modelaje llamada TV y Modelos , con la que ya había tenido contactos previos.

La mujer le dijo que la esperaba en el mismo lugar donde siempre se habían visto en días anteriores a la llamada. Ingrid Milena salió de su casa a las 9 de la mañana de ese día y no volvió.

2. Antonio María Amaya Cuando salió de la casa de su hermano, el 5 de mayo de 1995, aseguró que iba para Caracas (Venezuela). Allí, supuestamente, llevaría a arreglar algunos artefactos eléctricos. Tiene 42 años y es comerciante.

Los familiares que lo vieron por última vez afirman que llevaba sus maletas y dijo que viajaría por tierra a Caracas. Las autoridades venezolanas dijeron que nunca llegó a esa ciudad.

3. Víctor Julio Castañeda Garnica.

Desapareció el 18 de abril del año pasado en el sector de Bosa. Tiene 50 años, padece una enfermedad mental y por esa razón casi nunca salía de su casa. Sin embargo, afirman sus familiares, ese día salió porque a su padre lo habían hospitalizado y quería saber de su estado de salud, pero nunca volvió. Responde al nombre de Uyo . La última vez que lo vieron caminaba por el puente peatonal de Soacha.

4. Willmar Gutiérrez Ospina.

Es un misterio la forma cómo desapareció este joven de 24 años que salió de su casa el 27 de enero de 1996, en compañía de varios amigos taxistas a disfrutar del Festival de la Panela en Villeta (Cundinamarca).

Algunas versiones señalan que Willmar se bajó del vehículo en el que viajaba, al parecer, para encender un cigarrillo y se recostó en una de las barandas del puente sobre el río Oiba y accidentalmente cayó al río.

5. Remigio David Lara Chávez.

Vendedor ambulante de frutas de 42 años. Su familia dice que se encontraba muy angustiado porque vendía poco y la fruta se le estaba dañando. Por causa de los problemas económicos estuvo dos veces en tratamiento siquiátrico. Salió de su casa, localizada en el barrio Isla del Sol, el 19 de febrero del año pasado, y jamás llegó a su lugar de trabajo. Todavía lo esperan en la casa.

6. José Molina Cárdenas.

El 2 de mayo del año pasado, este anciano de 85 años salió a tomar el sol al antejardín de su vivienda, localizada en el barrio KennedyLlano Grande. La última vez que lo vieron sus familiares fue en el andén frente a su casa y desde entonces no han vuelto a tener noticias de su paradero.

7. Jaime Márquez Sandoval.

Se encontraba tomando en una taberna y departiendo con unos amigos. Después de un rato, salió del establecimiento y les dijo sus compañeros que iba a visitar a una amigo. Hasta el día de hoy nadie sabe dónde está. Tiene 18 años, es carpintero y desapareció el 7 de septiembre del año pasado.

8. Jorge Ramírez Guerrero.

Tiene 29 años y desapreció el 26 de septiembre del año pasado en el sector de Bosa. Cuentan sus familiares que el día de su desaparición estuvo tomando con un grupo de amigos. En esos días le comentó a sus familiares que estaba temeroso porque había sido amenazado de muerte debido a una relación sentimental que sostenía. La última vez que lo vieron estaba en el barrio Santa Fe El recuerdo.

9. Yolanda Correa Correa.

Salió de su apartamento y dijo que se iba para Chocontá (Cundinamarca). Sus compañeros del juzgado tercero de familia de Bogotá aseguran que salió con un abogado de ese despacho. Desde ese 23 de octubre de 1994 nunca se volvieron a tener noticias de ella ni del abogado. Tiene 38 años y es publicista.

10. María Peña.

Todos los días por la mañana salía de su vivienda en el barrio La Estrada a caminar por los alrededores. Era la única distracción que tenía a sus 80 años de edad. El 13 de noviembre de 1995 cuando salió a uno de sus cotidianos paseos se demoró más de lo acostumbrado. No ha vuelto a la casa.

11. Jorge Eliécer Medina López.

Algunos conocidos de la familia afirman que el rastro de este contratista de 45 años se perdió en Puente Quetame, el 27 de febrero del año pasado, cuando realizaba una diligencia. Sus familiares dicen que ese día salió de Guayabetal, donde vive, a cobrar un cheque para pagarle a los obreros que manejaba en Villavicencio (Meta). Fue visto por última vez en la avenida Boyacá frente a La Sevillana, en Bogotá.

12. Absalón Ariza Vargas.

Albañil de 27 años. El 2 de mayo de 1995 salió de la casa en la que vivía en arriendo, localizada en Suba. Nunca regresó a su residencia y sus familiares no han tenido noticias de su paradero.

13. Fernando Rojas Toro.

Estaba desesperado porque no conseguía empleo y su familia lo veía salir diariamente en busca de una actividad en la que ocuparse. La última vez que los vieron sus familiares fue el 6 de mayo pasado, estaba en la casa y no tenía planes de salir. Aún no saben qué rumbo pudo haber tomado.

14. José Saúl Garzón Garzón.

El 7 de abril pasado, en la mañana, este anciano de 80 años se levantó y le dijo a sus familiares que iba a dar una vuelta por el barrio y nunca volvió. Algunos vecinos del barrio Bosa lo vieron caminando por los alrededores.

15. Justiniano Sandoval García.

El drama de su familia empezó el 29 de junio del año pasado, cuando Justiniano salió de paseo con su novia. Cuentan testigos que ambos iban caminando por el puente de Honda cuando su novia empezó a gritar pidiendo ayuda, pues el joven había caído al río. Sin embargo, sólo le alcanzaron a ver las manos cuando se deslizaba por las barandas del puente.

Aunque se acudió a los organismos de socorro para encontrarlo, su cuerpo nunca fue hallado. Algunas personas aseguran haberlo visto por la Avenida Las Américas en Bogotá, en estado de indigencia.

16. Andrés Enrique Jiménez Arias.

Estudiante de 20 años. Desapareció el 19 de noviembre del año pasado en Ciudad Berna. Por esa época se hallaba deprimido por la muerte de un amigo cercano. Salió de su casa ese día y no se despidió de ninguno de sus familiares. Sus familiares lo esperan con las cartas que dejó ese día, en las que manifiesta la depresión que lo embargaba.

17. Juan Carlos María Molina Pippolo.

Comerciante uruguayo de 34 años. Sus familiares recuerdan que el 10 de octubre de 1994 viajó a Medellín y se hospedó en un hotel llamado irónicamente El Encuentro . Los empleados del hotel aseguran que estuvo allí pero que viajó para Caucasia (Antioquia) y nunca regresó.

Su esposa cree haberlo visto en Bogotá, en el sector de la carrera 30, cerca a la clínica San Pedro Claver. Pero, cuando se bajó del vehículo para reconocerlo ya había subido a un bus.

18. Raúl Sosa.

Tiene 30 años y sufre de ataques epilépticos. Desapareció el 30 de mayo de 1995. El último día que lo vieron sus familiares se encontraba susceptible y hacía reclamos por todo. Su mamá le recomendó que saliera a caminar y se calmara. El le hizo caso y salió, pero nunca regresó a la casa.

19. Pasqualino Bisan.

Desapareció el pasado lunes 21 de abril. Es ciudadano italiano, de 43 años. Salió de su residencia localizada en el barrio El Cortijo de Bogotá a comprar cigarrillos en el supermercado Carrulla de ese sector.

Vestía una camisa y un pantalón de paño gris claro, camisilla blanca, gabardina verde oscuro hasta la rodilla y botas media caña color vino tinto de cremallera. Tiene 1,70 de estatura, ojos verde oscuro, cabello castaño canoso, bigote rojizo poblado. Habla poco español. Según versiones de habitantes del barrio La Victoria del sur de la capital, a la salida de Villavicencio, Pasqualino Bisan fue visto en esa zona.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.