SUELDOS DE ESTRELLAS:

SUELDOS DE ESTRELLAS:

Señor Defensor:\ La Asociación Colombiana de Actores, Directores y Dramaturgos (Acto), en ejercicio del derecho previsto en el inciso final del artículo 20 de la Constitución Política de nuestro país, de la manera más respetuosa nos permitimos solicitar la rectificación de la noticia aparecida en la página 10B, sección Tendencias, de la edición del domingo 27 de mayo, por las siguientes razones:

07 de junio 1997 , 12:00 a. m.

1. La información a que nos referimos, en el supuesto de que fuese cierta, viola el derecho fundamental a la intimidad personal y familiar de nuestros afiliados, previsto en el artículo 15 de la Constitución.

2. Además de lo anterior, la descomposición que vive el país coloca en grave peligro la integridad de los actores al hacerlos aparecer como personas poseedoras de grandes fortunas, potencialmente víctimas de la delincuencia.

2. Los pretendidos sueldos, que en la práctica no lo son por cuanto los actores devengamos honorarios, no llegan a las cifras que presenta la información, y en algunos casos el ingreso no llega siquiera a la quinta parte de lo presentado por el periodista. De los honorarios ocasionalmente devengados, por cuanto no hay continuidad en nuestra labor, debemos asumir costos necesarios para subsistir en el medio que alcanzan a más del 50% de los ingresos.

4. Las personas vinculadas al medio superan el millar y la información tomó aproximadamente el 3%. Los restantes actores trabajan en ocasiones con tarifas inferiores al salario mínimo legal, como lo presenta la información.

5. La Asociación ha venido trabajando en busca de obtener la anhelada seguridad social para el gremio, pero informaciones como la que solicitamos se rectifique causan perjuicio a nuestra aspiración al presentarnos como privilegiados en materia de ingresos.

6. Consideramos que este tipo de datos que individualmente gozan de reserva, aún para efectos tributarios, no son motivo de noticia y es cuando menos una irresponsabilidad su publicación por lo ya anotado.

LUIS A. VELASCO PARRA, ALI HUMAR (y siguen 62 firmas).

Bogotá ***\ Señor Defensor: Más que preocupado por el hecho de que hayan publicado la cifra que supuestamente devengo, me ocupa una reflexión sobre el marco de acción que está adquiriendo el periodismo en Colombia, si es que tiene algún marco de acción.\ He aquí lo pensado: Sobre qué postulado de periodismo o de teoría de la información se basa la acción de hacer públicos datos de naturaleza privada de las personas que tenemos un oficio de dominio público? Lo público es el producto del oficio o la persona? Que yo gane 25 millones de pesos mensuales es falso. Pero ese no es el punto. El punto es que, así fuera cierto, cuál es el derecho que tiene un medio de información de publicarlo sin mi autorización.

Los ingresos de una persona en Colombia son una de las razones fundamentales por las que se comienza a quebrantar su seguridad, la otra son sus convicciones políticas.

Habrá quien sostenga que parte del show es la danza que hacen los millones en las arcas de las estrellas... Eso quizás sea cierto en la industria del espectáculo pero no en Colombia, en donde a lo más que llegamos es a una buena artesanía de la diversión, y en cuya situación actual el secuestro no es solamente arma política sino conducta delincuencial común que se confunde con el raponazo, la extorsión o el atraco callejero. Evidentemente. Esto no es Hollywood! Y mi hija de seis años no camina por Sunset Boulevard sino por las calles de un barrio de una de las ciudades más violentas del mundo.

Cómo quisiera tener un espacio para conversar con el periodista anónimo que escribió el artículo y con los otros tantos que, en Colombia, están seriamente creyendo que lo light es una filosofía y no la droga despenalizada con la que nos estamos alucinando para no ver la realidad monstruosa que mientras fantaseamos con ídolos de plástico está creciendo bajo nuestro asfalto para terminar de triturarnos con sus tentáculos de miseria, violencia e inconsciencia.

MAURICIO NAVAS TALERO Bogotá R: La redacción informa que se trató de un trabajo en equipo, por lo cual no apareció firmado, y los datos fueron suministrados por fuentes de las programadoras. También estima que no hubo violación de la intimidad porque esta es una información de acceso público y, según sentencia de la Corte Constitucional, el concepto de vida privada con respecto a los personajes públicos se relativiza y se integra a la vida privada .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.