Secciones
Síguenos en:
LA GUERRILLA TENDRÁ QUE ENTREGARSE: GIL

LA GUERRILLA TENDRÁ QUE ENTREGARSE: GIL

La cada vez más intensa presión del Ejército sobre la guerrilla está encaminada a lograr que los insurgentes no tengan otra opción que entregarse a la Justicia y abandonar la lucha armada. Nuestro objetivo es el de acorralarlos, aislarlos, golpearlos y colocarlos en condición de que vean que no tienen otra alternativa , dijo ayer el comandante de las Fuerzas Militares, general Ramón Emilio Gil, en entrevista con este diario.

El alto oficial justificó la adquisición de material bélico durante la década anterior y dijo que Colombia dispone de una capacidad disuasiva que le garantiza la protección de su soberanía.

Ahora agregó estamos fortaleciendo el frente interno para combatir a todas las manifestaciones delincuenciales . El futuro es bien optimista Localizar a Tirofijo o al cura Pérez no es su obsesión.

Y no lo es, porque considera que es más importante lograr que los dos legendarios jefes guerrilleros se queden solos. Así, dice, caerán en cualquier operación militar o se verán forzados a someterse a la Justicia.

El general Ramón Emilio Gil Bermúdez, comandante de las Fuerzas Militares, asegura que no es exceso de triunfalismo. Por el contrario, afirma que hay señales muy claras que muestran que el declive de la subversión es cada día mayor.

El alto oficial dialogó con este diario y justificó, además, la adquisición de material bélico durante la década pasada. Señor general, este año la ofensiva de las FF.AA. se ha traducido, según informes oficiales, en la muerte de más de 250 guerrilleros y la captura o muerte de una docena de hombres importantes en la estructura de los frentes. A qué atribuye usted esos resultados? El país ha tomado conciencia muy clara de quiénes son los que delinquen y se ha dispuesto de tal manera que repudia a estos criminales y se adhiere a las Fuerzas Armadas en una forma que antes no había ocurrido. Este factor se ha convertido en información constante que nos ha servido para aplicar con eficiencia nuestra fuerza y a colocar a estos delincuentes en un estado de aislamiento tal que donde quiera que vayan son denunciados y perseguidos.

Entonces, cada vez ellos, los subversivos, ven que tienen que esconderse. Se les ha quitado la iniciativa y se han reducido sus posibilidades de actuar impunemente. Los buenos resultados han ido sucediéndose de tal manera, que cada día son mucho más considerables. El futuro para nosotros es bien optimista. En el alto Gobierno hay algún grado de desconcierto porque con respecto a la guerrilla hay una especie de calma chicha y los comandantes subversivos no volvieron a aparecer. Qué está pasando? Desde hace algún tiempo, diría unos cuatro o cinco años, estas organizaciones llegaron al máximo a que pudieron haber llegado y desde entonces vienen declinando, van directo a su extinción. Lo que pasa es que como mantienen una capacidad de delinquir y hacer daño hay una enorme necesidad de que la Fuerza Pública acelere ese proceso a través de su acción.

De lo que se trata es de acelerar un proceso que no vamos a esperar a que se desarrolle, especialmente con los costos tan dramáticos que se dan a través del terrorismo. Diría que tarde o temprano y más bien temprano, la subversión en el país tiene que acabarse.

Porqué están perdidos los cabecillas? Porque perdieron el rumbo y ya ni siquiera se atreven a mencionar qué es lo que están haciendo; ya ni siquiera tienen un discurso para motivar a su gente; difícilmente sostienen a estos grupos motivándolos en función del producto del botín.

Tampoco tienen capacidad de movilización de masas, de realizar acciones en donde se vea el apoyo popular; lo perdieron definitivamente y la existencia de una organización así, desde el punto de vista revolucionario, contradice todos los principios.

Ahora están llegando informaciones que cada vez nos ubican con mayor precisión al lugar donde están. Lo que va a ocurrir es que si esos cabecillas siguen perdiendo cada vez más la gente que integra sus grupos y el apoyo de la población y nuestra eficiencia lleva a dislocar todas sus organizaciones, en un momento cualquiera estos mismos cabecillas van a encontrarse dentro de las bajas que nosotros efectuamos.

Ellos tendrán que acogerse a las condiciones que el gobierno ha planteado para la gente que quiere reincorporarse a la vida normal del país. Nuestro objetivo es el de acorrararlos, aislarlos, golpearlos y colocarlos en condición de que vean que no tienen otra alternativa que entregarse a la Justicia y abandonar la lucha armada. Parece que ya es generalizado el fenómeno de deserción en las filas guerrilleras, hasta el punto que en una semana se entregaron 16 de ellos.

Hay muchas causas para ello. La carencia de una meta o una base ideológica y el hecho de que se hayan dedicado a todo tipo de actividades delictivas, sin freno.

Eso crea muchas dificultades en la misma dirección de una organización, porque surgen como cuestión principal las ambiciones de tipo personal, supremamente nocivas, que tienden a romper.

Es allí donde nosotros hemos encontrado tan quebrantadas a estas organizaciones, porque han tenido problemas de gente que se ha ido con la plata, de gente que ha pretendido montar su propia organización y no obedecen, montan su propia empresa.

Además, el manejo de esos dineros ensangrentados que tiene la subversión lleva a que la distribución no se haga y por eso los bandidos rasos apenas reciben para su sustento.

Esto explica por qué los bandoleros se están saliendo de todas las organizaciones y cada día se incrementa más eso; entonces muchos no saben que hay tantas posibilidades de salirse, de sobrevivir y de reincorporarse a una vida normal. Pero les estamos dando a conocer todas esas posibilidades y eso les ha causado mucho malestar a los cabecillas. Por eso cada día estamos recibiendo a gente que ha salido de esos grupos y que se acoge a la Justicia. Se están cumpliendo los decretos que pretendieron cerrarle el paso al flujo de dineros a la guerrilla, provenientes de muchas empresas contratistas y del mismo gobierno? Creo que a los subversivos todavía les está llegando dinero de diferentes fuentes, pero estas medidas sí han reducido considerablemente ese flujo y tendrán que idearse formas diferentes.

Y pueden que las encuentren, pero cada vez tendrán mayor dificultad y sabemos que este es un factor que tiene desesperados a los subversivos. General, la Contraloría dijo en un informe que en la década pasada el gasto militar se hizo sin ningún tipo de planeación y se ejecutaron megaproyectos que no produjeron resultados. Qué opina de ello? Depende desde el punto de vista de donde se miren. Pero hay que dejar en claro que el país siempre necesita contar con una fuerza disuasiva y tiene que estar a toda hora atento para que su soberanía e integridad sea respetada. No podemos manejar irresponsablemente la defensa de nuestra soberanía y en ese sentido ese gasto se justifica.

Ahora tenemos la prioridad encaminada a fortalecer el orden interno porque nosotros en este momento estamos atendiendo bien todo lo relacionado con la vigilancia de nuestras fronteras. Está de acuerdo con el fallo de la Corte que eliminó la posibilidad de que las FF.MM. cumplieran labores de Policía Judicial. Qué consecuencias tendrá en el control de la delincuencia? En un momento estuvimos deseando contar con esas facultades de Policía Judicial porque al fin y al cabo cuando uno cuenta con sus propios elementos puede hacer un uso de ello más adecuado.

Efectivamente, la actividad de Policía Judicial contribuye mucho a la actividad de inteligencia, donde más se reflejan los resultados. Pero ya encontramos la solución a lo que podría ser una deficiencia creada al perder esas facultades: y es através de la integración que hemos tenido con la Fiscalía, que se va a encargar de esas funciones y por eso creo que da lo mismo y puede ser hasta mejor que eso ocurra. General, se terminaron las fricciones con la Procuraduría y las acusaciones de que el Ministerio Público torpedeaba las operaciones militares? Cuando se presentan mal entendidos, algunas actuaciones dan lugar a que alguien se sienta afectado. Pero desde el punto de vista institucional, las relaciones son magníficas ahora.

Lo que se necesita es una toma de conciencia, una profundización en el conocimiento de lo que es cada institución y de la función que cumple; pero la Procuraduría se ve como una institución que apoya y favorece nuestras acciones y lo que hace la Procuraduría es señalarnos los límites dentro de los que debemos actuar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.